«Wastwater» muestra la desesperación humana en situaciones límite

Por Patricia Sobrino (www.instagram.com/turmia.ok)

Edición: Carla Scardino (elcafediariopuntocom@gmail.com)

La obra de teatro Wastwater, una producción brasileña que hizo su primera temporada entre el 11 de junio y el 8 de julio de 2022 en el Teatro Pequeno Ato de San Pablo, Brasil, con gran éxito, se presentará en Buenos Aires el 8 y 9 de octubre. Los actores hablan en portugués, por eso contará con subtitulado al español a través de una pantalla audiovisual.

Su autor, Simon Stephens, es uno de los principales exponentes de la dramaturgia inglesa actual y cuenta con más de 30 obras de teatro, entre adaptaciones de textos clásicos y contemporáneos (como Casa de muñecas, de Ibsen, y La gaviota, de Chejov), y obras que reflexionan sobre el mundo actual y sus grandes problemáticas: violencia, paternidad, soledad, racismo.

La obra transcurre en suelo inglés. Foto: promoción de la obra.

El Café Diario entrevistó al director de esta puesta, Fernando Vilela, quien se explayó sobre la pieza.

La obra está basada en un texto de Simon Stephens. ¿De qué habla?

El texto, escrito hace más de 10 años, aborda la desesperación de los seres humanos ante situaciones extremas, intensificada por un contexto de violencia silenciosa, que se presenta de diferentes maneras.

¿Por qué eligió este nombre para la obra teatral?

Wastwater es el lago más profundo de Inglaterra y su nombre fue elegido precisamente por esa dualidad entre superficie y profundidad que propone el autor: quiénes somos y nuestros roles frente a los demás son sólo la capa superficial que nos rodea.

¿Cómo trabajó la puesta en escena?

La obra está ambientada en el aeropuerto londinense de Heathrow. Allí, tres parejas se enfrentan a una elección definitiva sobre su futuro y sus historias se entrelazan. Frieda y su hijo Harry, que mantienen una relación posesiva, se encuentran por última vez antes de un viaje de ida. Lisa y Mark, una pareja de amantes, entran en un juego de seducción y límites, pero dejan desbordar viejos dolores y traumas. Y Sian y Jonathan, fuera de la vista, llegan a un acuerdo terrible y sin salida sobre un tema delicado.

¿Cuál es el tema principal de la obra?
Aquello que no queremos que salga a la luz, que venga a la superficie. La obra provoca que el público se cuestione cómo nos comportamos ante todos los cambios en nuestra realidad.

¿La pandemia lo movilizó a elegir esta obra y esta temática?

El proceso de la obra se dio antes de la pandemia. El covid-19 acrecentó los sentimientos de soledad y miedo, especialmente cuando hablamos de finitud e incertezas, porque además de la pandemia, y en conjunto con ella, el mundo atravesó innumerables procesos de revolución, de posicionamiento. El espectáculo carga ecos de esos tiempos también.

¿Qué es lo que le llamó la atención en el texto de Simon Stephens a la hora de elegirlo?

La construcción habilidosa de los diálogos, de las imágenes y de la atmósfera. La forma en que trata y desarrolla las sensaciones, los sentimientos y los personajes. Es una forma bastante aguda que exige una disposición para eso. El montaje en inglés, de 2011, fue elogiado por los críticos por provocar una sensación de incomodidad y apelar a las crisis existenciales.

¿Qué técnicas o procedimientos escénicos utilizó en la puesta de esta obra?
Estar en situación y reaccionar de manera verdadera a los estímulos del texto y de los otros actores en escena. El juego. Nosotros cada noche partimos del aquí y ahora para atravesar y ser atravesados, tarea simple pero a la vez muy compleja.

La obra teatral de producción brasileña se presentará en Buenos Aires. Foto: promoción de la obra.

¿La obra deja algún mensaje?
No sé si la obra llega a tener una enseñanza o un mensaje. Yo la veo como una experiencia de alta escucha, de imágenes fuertes, puntual, de juego. Es increíble la oportunidad de establecer contacto con las dramaturgias, con otras cabezas y pensamientos, porque eso expande nuestras opciones en la elección de caminos, de puntos de vista en la vida y en el trabajo.

Wastwater
Sábado 8 de octubre a las 20
Domingo 9 de octubre a las 20.30
Teatro El Grito (Costa Rica 5459, CABA)
Entrada general por Alternativa Teatral