Walter Vargas: «No podría pensar mi vida sin el fútbol»

Por Bernardo Falvella (ber_falve@hotmail.com)

Edición: Florencia Romeo (florenciaromeo06@gmail.com)

Walter Vargas es uno de los periodistas con mayor trayectoria dentro del periodismo deportivo. Inició su carrera como cronista de boxeo pero supo incursionar en otras disciplinas como el fútbol. Además se formó en la rama de la psicología social, herramienta que le permitió enriquecer su carrera profesional.

Caracterizado y reconocido por su pluma intelectual y crítica, Vargas trabaja como comentarista de fútbol en la señal deportiva internacional ESPN, desde hace más de veinte años.

En un mano a mano con El Café Diario, el escritor y comunicador platense habla sobre su reciente libro ‘Hay pelota (y otros relatos)’, donde presenta una propuesta de contenido diferente respecto a producciones de años anteriores.

El nuevo trabajo de Walter Vargas, publicado por Ediciones Al Arco, con relatos en los que el fútbol es un ítem destacado.

¿De qué trata ‘Hay pelota (y otros relatos)’?

Todos mis relatos son escritos con alegría, pero en este caso se tratan de anécdotas más cariñosas que tengo muy grabadas de mi niñez. ‘Hay pelota…’ cuenta la historia de un barrio pobre, en el que transcurren varios días sin jugar a la pelota (cuando éramos chicos no era tan fácil tener una pelota de fútbol). Un día llega un primo mío y me dice “hay pelota, vamos al campito que está a la vuelta de casa”, recuerdo que había llovido mucho. Lo curioso de la situación es que terminamos jugando al fútbol con una pelota de rugby que trajo un amigo.

¡Impensado!

Realmente, je, pero era raro también cómo fue que una pelota de rugby llegó a ese barrio, porque era un típico vecindario marcado por el frigorífico y los jornaleros que no tenía mucho que ver con nuestra cultura.

¿Cuándo decidió publicar el nuevo libro?

Se dio. Cuando empiezo a escribir historias lo hago sin proponerme una fecha estimada de publicación, porque es una cuestión que a veces depende de encontrar el editor en el tiempo adecuado. De hecho, este libro vengo produciéndolo hace un par de años, en las distintas etapas de la pandemia, y algunos textos hasta antes. La cuestión es que el año pasado la gente de Ediciones Al Arco me dijo que para principios de 2021 querían publicar un libro mío y desde entonces nos pusimos a trabajar en conjunto.

Presentación del libro en la Cervecería Dunn de La Plata, una ciudad que respira fútbol.

¿Cómo vivió el proceso de producción del libro?

Primero que nada con alegría, porque escribir es una de las cosas que más me importan en la vida. Sobre todo cuando uno sabe que nuestras historias van a ser leídas por otros, eso genera una suerte de responsabilidad y tensión.

¿Qué objetivo se propuso con la escritura de ‘Hay pelota…’?

Quise añadir algunas historias personales que no tienen relación con el deporte. En 2004 había publicado ‘Del diario íntimo del chico rubio’ donde todos los textos eran futboleros, incursioné en producción de poemas y otro ensayos sobre fútbol, y hasta me animé a escribir una crítica sobre nuestra profesión, la de los periodistas deportivos en el libro ‘Periodistas Depordivos’.

De todo un poco…

Cuando ‘Hay pelota…’ ya estaba listo, charlé con editorial Al Arco para ver si les parecía bien añadir unos textos de tinte personal, y estuvieron de acuerdo con la idea de que hubiera diversos matices dentro del libro. Entonces agrego textos vinculados a mi juventud, otros que refieren a la vida adolescente de mi madre trabajando como empleada doméstica en casa de uno de los seres más nefastos de la historia argentina, el almirante Emilio Massera, y también algunas anécdotas de viajes que realicé por Europa, especialmente Praga y Brujas, ciudades que amo. En definitiva, el objetivo fue mutando en el camino, pero siempre con la intención de mostrar algo distinto y atractivo para el público.

Vargas: «Mi identidad como persona se conforma de una variedad de texturas, pero antes que todo lo demás, me considero un futbolero»

¿Es verdad que fue bastante puntilloso y exigente con su escritura?

Bastante. De hecho, una vez que terminé de escribir el libro y pulir ciertos detalles para entregarlo a la editorial, ya no lo leí más. Me conozco, porque siempre empiezo a encontrarle defectos, que un texto es débil o que le falta un buen remate, entre otras cosas. Me genera cierta tensión.

¿Que se van a encontrar los lectores en su nuevo libro?

Van a encontrar historias simples, algunas costumbristas por así llamarlas. Con fuerte impronta futbolera, pero con textos que seguramente sorprendan a quienes no conocen tanto de mi vida. También pueden leer algunas historias con un tono menos solemne que cuando suelo hablar de fútbol, diría con un tono humorístico.

¿Por qué su elección de escribir nuevamente sobre fútbol?

Ya desde los años ’90, cuando trabajaba con Víctor Hugo Morales y otros reconocidos colegas, escribí ensayos vinculados a la psicología social y analizaba el fútbol como fenómeno social. Y  es allí donde explico que mi identidad como persona se conforma de una variedad de texturas, pero antes que todo lo demás, me considero un futbolero, de manera que es el deporte una de las cosas que más tiempo ocupa en mi cabeza y que sobrevuela.

También trabaja con el fútbol.

Claro, no es un dato menor que mi trabajo depende del fútbol y me da de comer, jaja, por lo que sería raro no estar ligado. Pero admito que es una de mis principales devociones.

¿Cuáles son las temáticas que más lo inspiran a escribir?

Depende, si hablamos de fútbol, o si nos referimos a la poesía. A la poesía le vengo ofreciendo mucho tiempo de inspiración últimamente. Vengo trabajando en un libro de poesía hace dos años y que creo es uno de mis mayores desafíos literarios, donde propongo replantearnos sobre el “ser”, el “qué somos”, de dónde venimos y hacia dónde vamos. El sentido de la existencia. Es más, si me apurás un poco, este tema es uno de los que más me ocupa actualmente. Desde joven me siento una especie de filósofo amateur.

¿Qué otros proyectos tiene por delante en materia de literatura?

Comencé a escribir otro libro sobre fútbol, que en principio deseo terminar para febrero. También tengo la intención de culminar uno sobre boxeo, deporte que me encanta. A lo largo de mi carrera escribí diversos tipos de ensayos, pero mi asignatura pendiente es sin dudas construir una novela corta. Sería mi gran gusto antes de culminar el ciclo como escritor.