«Virginia y Victoria», semblanza de lo que pudo haber sido

Por Luján Gassmann (lujangtv@gmail.com)

Edición: Florencia Romeo (florenciaromeo06@gmail.com)

En rigor de verdad, el encuentro no existió, pero ¿por qué no imaginarlo? Eso es lo que sucede en la obra teatral «Virginia y Victoria«, creación de Irene Chikiar Bauer, que la escribió y dirigió. La pieza recrea las alternativas de un supuesto encuentro entre la escritora inglesa Virginia Woolf con la escritora y mecenas argentina Victoria Ocampo. Si bien se conocieron, porque la argentina era la responsable de la traducción y publicación de las obras al español de la inglesa, la obra imagina un encuentro y un diálogo, por cierto, fascinantes.

En esta cita juntas rememoran su relación, la amistad, un hecho que las distanció y sus ideas sobre la escritura, la sociedad de la época, el amor y el feminismo. La obra está protagonizada por Gloria Morgan, que interpreta a Virginia Woolf y Malvina Ocampo, en el rol de Victoria Ocampo.

Gloria Morgan y Malvina Ocampo componen a Virginia Woolf y Victoria Ocampo, respectivamente.
Foto: @gacomposto.

Un desafío, un descubrimiento, un sueño cumplido

Tras el exitoso estreno, El Café Diario entrevistó a Gloria Morgan para hablar de la obra y sobre la preparación del personaje.

¿Qué significa, en lo personal, hacer esta obra?

Para mí, actuar en “Virginia y Victoria” es la confirmación de que los deseos se pueden cumplir. Cuando conocí a Irene, la directora y dramaturga de la obra, en 2019, comentó al pasar que me parecía un poco a Virginia y pensé: “¡Ojalá no sea sólo por la nariz alargada y la mirada un tanto triste!”. El comentario despertó mi inquietud y confieso que, hasta el momento, no sabía, ni había leído demasiado sobre esta grandiosa mujer. Mientras más la conocía, más crecía mi deseo de interpretarla, de encarnarla. 

¿Qué le genera Virginia Woolf?

Ahora los domingos y en cada ensayo, tengo la suerte de poder navegar en su poesía. Eso representa un placer inmenso, también gratitud y mucha responsabilidad, porque entiendo que el público, que la leyó y la imaginó, ya tiene una idea y una construcción de cómo pudo haber sido, cómo fue, cómo se movía, cómo miraba, qué ritmo tenía al caminar, etcétera y, por supuesto, no querría desilusionarlos. Incluso, siento la responsabilidad de que aquellos espectadores que no la conocieron, tengan el deseo de leerla o saber más acerca de su vida y obra.

¿Cómo armó el personaje?

El hecho de que la obra tenga la mayoría de los textos escritos o dichos por la misma Virginia, hizo que rápidamente pudiera sentirme cerca de ella. La poesía es tan hermosa que las mismas palabras van guiando las emociones. También a la inversa, está cargada de imágenes. El primer momento del proceso creativo tuvo que ver con eso, con analizar su biografía. Tuvimos la suerte de que sea Irene quien nos pudiese contar, al haberlo hecho con tanta pasión, algunos de los aspectos más significativos de su vida y de su obra. Al poco tiempo, podíamos estar de acuerdo en cómo hubiese reaccionado Virginia en tal o cual circunstancia, como si ya la conociéramos. 

Ambas actrices flanquean a Irene Chikiar Bauer, autora y directora de la obra. Foto: @gacomposto.

¿Usó elementos extra para poder sacar mejor el personaje?

Hay un audio en el que Virginia recita un poema, lo escuché varias veces y me inspiró a componer al personaje con una particular cadencia al hablar y esa cadencia se trasladaba también al cuerpo e, incluso, a su manera de pensar. También me apoyé en muchas de las fotos que vi de Virginia, sus posiciones, la mirada, todo lo que sentí y fui imaginando que le aportaba al personaje, se lo obsequié encantada.

¿Qué legado dejaron estas mujeres, tan revolucionarias?

Todas las luchas que representan a las mujeres encuentran argumentos y vigencia en muchos de los ensayos y libros que ellas escribieron, tanto Virginia como Victoria. Las imagino en cada marcha encabezando con convicción las causas que nos unen a ellas.

¿En lo personal, qué le genera este trabajo?

Tengo una emoción muy grande al hacer esta obra. Una mezcla de sensaciones. Por un lado, siento que puedo inspirar e incentivar a otras mujeres a que escriban, que visibilicen sus necesidades, sus deseos, sus inquietudes, pero también me apena sentir que, en algunos aspectos, las cosas no han mejorado demasiado en materia de derechos para las mujeres.

¿Cómo es la respuesta del público?

Muchos de los comentarios que recibo personalmente después de las funciones se refieren al parecido físico o que se han divertido, pero lo más lindo es cuando nos dicen que los personajes están ahí, vivos, vigentes y en un cielo de diamantes. Hay quienes nos dicen que quieren saber más después de ver la obra. Eso es un objetivo logrado y un incentivo para seguir.

«Virginia y Victoria»

Domingos a las 17

Teatro Payró

San Martín 766, CABA

Entradas por Alternativa teatral