Un sabor cero kilómetro

Por Lola López Quai
Lola.elcafediario@gmail.com

Es cocinera y tiene su propio restó. Hasta ahí, nada especial.
Pero Alina Ruiz vive en una chacra productora de melones y sandías, así que en el verano se pone un pañuelo en la cabeza y junto a sus padres vende esas tremendas cucurbitáceas al costado de la ruta.

Los fines de semana, sí, recibe a sus invitados/clientes en el restaurante que montó en su propia casa donde ofrece un menú de 6 pasos que es diferente a todo lo que se refiere a propuestas de comida. Y todo, acompañado de manteles, vasos y servilletas que son una bendición al tacto.

Alina Ruiz, en Instagram @alinaruizcocina. (Foto: Lola López Quai)

“Guateado”. ¿Entendí bien?

Sí. Es una comida que recupera las técnicas de cocción de los pueblos originarios, donde las carnes se cocinaban bajo tierra con fuego. Es un caparazón de barro en cuyo interior hay un lienzo que contiene carne, mandioca, cebolla y condimentos. Pero ese es el tercer plato. Empecemos por lo primero.

¿Qué es “lo primero”?

Este un árbol de madera en miniatura en cuya copa hay cuatro pancitos de mandioca que simbolizan las plantas de pomelo que abundan por aquí.

Los sorrentinos del Restaurante de campo Anna entran por los ojos. (Foto: Lola López Quai)

Mmm… ¡qué esponjosos! ¿Y ahora qué viene?

Sorrentinos rellenos de charqui (carne secada al sol) con salsa de zapallo cabuto que tiene este color taaaan taaaan anaranjado.

¿Hay postre?

(Risas) A falta de uno, dos. Pero primero tres granitas para limpiar la boca y así pasar con fluidez de lo salado a lo dulce. Los sabores son de sandía, de ucle (el fruto de un cactus) y de pomelo.

De acuerdo, pero volvamos a los postres…

Empezamos con un brownie de algarroba con un semifreddo de cedrón y jalea de naranja ácida llamada apepú. Luego, alfajorcitos de harina de mandioca y té negro en hebras. Sienta por un instante el aroma de esta infusión…

Alina, ¿cómo define su cocina?

Mi comida es “Kilómetro Cero”, de la chacra al plato. Y es verdaderamente así porque todo esto que vamos a comer fue producido a pocos metros de donde estamos ahora.

Recuérdenos dónde estamos.

En una chacra en el monte chaqueño y a 110 kilómetros del Parque Nacional El Impenetrable.

Pancitos de mandioca, un manjar a metros de El Impenetrable. (Foto: Lola López Quai)

¿En qué se inspira para cocinar?

Siempre en los sabores tradicionales de mi tierra con un toque gourmet tanto en la presentación como en la combinación de ingredientes.

¿Y qué le dicen sus comensales?

(Risas) Se sorprenden, me preguntan cómo hice las recetas, disfrutan de los platos, cierran los ojos para sentir mejor los sabores…

De algún modo, es más que “venir a comer”…

Es una experiencia visual, olfativa y táctil, que acaricia el paladar y va un poco más allá.

El Cafe Diario punto com

Medio cooperativo. Periodismo.

2 comentarios sobre “Un sabor cero kilómetro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *