Un refugio para la asistencia y rehabilitación de la fauna autóctona de Misiones


Por Guillermo Tagliaferri (guilletaglia60@gmail.com)

Edición: Florencia Romeo (florenciaromeo06@gmail.com)

A un paso de las Cataratas de Iguazú, una de las grandes maravillas naturales del planeta, y lindante con el Parque Nacional Iguazú, la naturaleza tiene otro sitio para conocer y admirar: el refugio de animales silvestres GüiráOga, un establecimiento enclavado en la selva misionera y dedicado al rescate, cuidado, conservación y protección de la fauna autóctona.

Sus objetivos son: rescatar a los animales del tráfico de fauna, atropellados en las rutas, heridos por cazadores furtivos o entregados voluntariamente por la población; liberar a los que tengan posibilidades de sobrevivir en la naturaleza y recuperar a los que no cuentan con esa posibilidad para la reintroducción de sus crías, e investigar y desarrollar programas de educación para concientizar sobre la necesidad de protección de la fauna silvestre y del monte misionero.

El refugio GüiráOga tiene abierto el acceso a los turistas, en visitas guiadas y explicativas, todos los días de 9 a 17 horas. 

Jorge Anfuso, creador y director del refugio junto a Silvia Elsegood, brindó detalles del establecimiento que trabaja por el bienestar de la fauna, en una entrevista con El Café Diario.

¿Cómo comenzó la historia de GüiráOga?

Junto a mi esposa llegamos a Misiones, contratados por la Fuerza Aérea, para erradicar las aves del aeropuerto, por el peligro que significaba cuando se introducían en las turbinas de los motores de los aviones. Tenía que ser un método ecológico y nosotros, como naturistas, utilizábamos halcones peregrinos entrenados. Finalizado el contrato, íbamos a volver a Buenos Aires, pero surgió un proyecto con el Ministerio de Ecología de la provincia, con el que teníamos relación. Nos cedieron unas tierras y el 23 de agosto de 1997 abrió sus puertas el refugio. 

¿Al principio sólo se dedicaban a las aves?

Sí. GüiraOga significa, en guaraní, Casa de los Pájaros. A los dos años empezamos a incluir también a toda fauna salvaje de la provincia de Misiones. Ya cuando estábamos trabajando en el aeropuerto, en muchas ocasiones nos habían traído animales heridos para atenderlos y recuperarlos. 

Jorge Anfuso y Silvia Elsegood, fundadadores y directores del refugio. Foto: GüiráOga.

¿Cómo fueron los comienzos del refugio?

Fueron fundamentales dos personas, dos baluartes importantes, como asesores técnicos: Juan Carlos Chévez y el veterinario brasileño Wanderlei de Moraes, que hasta el día de hoy nos sigue asesorando de manera honoraria. No es fácil la tarea, se deben cumplir muchos pasos y respetar protocolos. Mucha gente piensa que recuperamos al animal herido, la abrimos la jaula y ya está, pero no es así. 

Rutas peligrosas y cazadores sin escrúpulos

¿Cómo llegan los animales lastimados o heridos al refugio?

Tenemos móviles recorriendo toda la provincia y nos traen los animales heridos. También Gendarmería, la policía y los guardaparques nos acercan animales decomisados. Las principales causas son atropellamiento en las rutas, caza furtiva y animales que son criados como mascotas.

Una vez que los animales llegan al refugio, ¿cuáles son los pasos?

Primero son atendidos por nuestros veterinarios para evaluar su estado y tomar las medidas adecuadas a tiempo. Lamentablemente algunos llegan muertos, pero a los heridos les hacemos todo lo posible por curarlos. Algunos necesitan pasar por una cuarentena. Luego pasan a sitios de recuperación y luego a recintos de rehabilitación. Una vez garantizados su buen estado de salud y la capacidad de interacción con el medio, reproduciendo las pautas típicas de conducta de la especie, son liberados en su hábitat natural.

Tucán rescatado, que llegó con cortes de plumas primarias y secundarias, plumas timoneras rotas, pododermatitis bilateral, y se sometió a un largo proceso largo de rehabilitación. Foto: GüiráOga.

¿Los automóviles en las rutas son el mayor peligro para los animales heridos?

Sí, hacemos relevamientos y elaboramos bases de datos y sólo en el norte de Misiones hay un promedio de 3000 atropellamientos por año. Yaguaretés, pumas, ocelotes, osos meleros, muchas aves también. Un porcentaje menor son víctimas de cazadores furtivos y las crías que quedan huérfanas son criadas en nuestro refugio. Durante la pandemia, aumentó la cantidad de gente que iba a cazar al monte. Ahora, afortunadamente, bajó mucho. 

Animales silvestres en casas particulares

¿Qué pasa con los animales silvestres que son tenidos como mascotas?

En esta provincia está terminantemente prohibido, y existe mucho control. Si son descubiertos, son decomisados y sus dueños deben pagar multas y son sometidos a un proceso. Otros nos entregan voluntariamente a esos animales. Pero es casi imposible reinsertarlos en su hábitat, porque fueron criados como mascotas y no sobrevivirían en un bosque o una selva. 

Esta cría de ocelote sufrió heridas y su madre murió atropellada por un auto. El cachorro tenía apenas un mes y medio de vida, creció y fue liberado en su hábitat. Foto: GüiráOga.

¿Qué es la Isla Palacio?

Es una isla de 200 hectáreas, sin población humana –excepto al personal que trabaja en esta estación biológica–, donde rehabilitamos a los animales nacidos en cautiverio. Es un área selvática protegida. Hay corrales y jaulas, que tienen las puertas abiertas. A través de un reflejo condicionado los animales son alimentados, se les deja la comida para que la encuentren. Con el paso del tiempo, el animal va aprendiendo a cazar y a tener su independencia. Y cada vez regresa menos a la jaula, hasta que termina adaptándose totalmente a su hábitat. Los mamíferos, suelen llevar un radio collar y por telemetría es posible determinar su ubicación. Una vez determinado su buen estado de salud, después de varios meses de monitoreo se los trampea, y se los lleva a otra área protegida como un Parque Provincial, para liberarlo definitivamente. Antes son sometidos a análisis y controles para comprobar que estén perfectos de salud.

Veterinarios de GuiráOga en acción, curando a un animal herido. Foto: GuiráOga.

Difundir, explicar y concientizar

¿También realizan tareas de educación?

Sí, para eso hacemos las visitas guiadas. Se les explica a los visitantes qué hacemos y por qué. Tenemos muchas historias para contar. La gente, en los últimos años, fue tomando mucha conciencia ambiental. Acá se enteran de cómo se recupera un animal herido y cómo se realiza todo el proceso de adaptación, y notamos que se sensibilizan mucho al conocer las historias. Además, es nuestra única fuente de ingreso, ya que no contamos con otro tipo de ayuda económica. Un dato para destacar es que somos el único establecimiento de este tipo declarado de interés municipal, provincial y nacional. 

Refugio GüiráOga
Ruta Nacional N° 12, Km. 1638
Puerto Iguazú, Misiones, Argentina
Código Postal: 3370

Acceso a los turistas, en visitas guiadas y explicativas, todos los días de 9 a 17. 

Teléfono: +54 (3757) 423-980
Whatsapp:+54 (3757) 534246
Whatsapp: +54 (3757) 302400