Tribus urbanas a la vuelta de cada esquina

Por Pablo Kulcar

Se trata de grupos que conforman comunidades emocionales, adquieren una identidad y comparten una experiencia común. Estas tribus mantienen su cohesión y sólo el desarrollo individual de cada uno, en lo laboral, los obliga a emigrar físicamente.

Lo que une a los integrantes de estos grupos no es un territorio fijo ni el consenso racional y duradero, sino otras cuestiones como las de género, estéticas, estilos de vida, preferencias sexuales y, algunas veces, religiosas.

Tienen un denominador común que es un detonante aglutinador. Muchas veces la adoración a un grupo musical. Superan lo que podría ser un club de fans, ya que la comunicación entre ellos está construida alrededor de ese grupo, de las igualdades identificadoras que se establecen, y de la necesidad de llevarlas a la acción socialmente.

Con la globalización de la cultura y la instalación de las redes sociales, las tribus, se sienten pertenecientes a esta cultura mundo que borra las fronteras y multiplica las posibilidades de crecer, dándoles un impulso motivador para idealizar sus identificaciones y llevarlas a ciertos estamentos de verdad.

Cada tribu tiene estilos, estéticas, formas de relación entre ellos, actividades y sobre todo rituales que reafirman la pertenencia, generalmente instrumentados en ceremonias conformadas por elementos identificatorios que los separan de otros grupos.

Uno de los aspectos que comparten es la elección de un lugar físico especifico en la ciudad del que se apropian simbólicamente y allí instalan sus reuniones conformando el acontecimiento que los configura como tribus, en un espacio sienten les pertenece. Aunque se vean a sí mismos con una personalidad globalizada, siempre mantienen como esencia la cercanía al grupo que siguen o la consigna a la que adhieren.

Muchas veces estas tribus urbanas tuvieron en la historia un crecimiento exponencial con consignas políticas o de conducta frente al poder establecido, como lo fueron Las Panteras Negras en los Estados Unidos y Los Punks en Inglaterra.

Es importante tener en cuenta que no todas las tribus urbanas tienen el mismo grado de complejidad o una identidad marcada. En ocasiones, estos grupos son simplemente conjuntos que forman los fanáticos de un artista o de una tendencia. Los seguidores de Justin Bieber, que se autodenominan believers, pueden ser considerados una tribu urbana.

En otros casos, la tribu urbana se sustenta en diversas creencias o en una ideología. Los punks, por ejemplo, forman una tribu urbana que se opone al Estado y a la religión, promueve la anarquía y defiende la autogestión.

Por su falta de integración al resto de la sociedad, hay tribus urbanas que se consideran peligrosas para el resto de la comunidad. Algunas ramas de los Skinheads (o cabezas rapadas), por citar una tribu urbana conflictiva, son neonazis y suelen perpetrar ataques contra judíos e inmigrantes.

Hippies

En primer lugar, cabe mencionar que el término que define a esta tribu urbana es a menudo usado de forma despectiva y sin conocimiento de sus verdaderas características. Se trata de un grupo que surgió en la década de 1960 en Norte América como respuesta a la injusticia que vivieron las personas involucradas en la guerra de Vietnam. Más tarde, esta cultura se expandió a nivel internacional e influenció de forma considerable a la generación de su época, además de inspirar a otras tribus.

Con respecto a su atuendo, es común que lleven el cabello largo y vestimenta de colores llamativos. Además, suelen lucir diversos complementos elaborados a mano, en algunos casos con mensajes textuales, pero también con símbolos gráficos. Los Hippies promueven un mundo sin violencia, una vida en la que reine la paz y el amor entre todas las razas. Es correcto asegurar que su forma de pensar es anarquista, y practicaban el amor libre, cosa que escandalizo a los EE.UU. de los años 60. También es justo recordar que esa subcultura es la que comenzó con la experimentación de drogas fuertes (heroína, metanfetaminas hachís y otras) en tiempos en que no se conocían los verdaderos efectos de su uso.

Skinheads (Cabezas Rapadas)

Los primeros representantes de esta tribu urbana se oponían al sistema y no tenían una ideología bien definida. Los partidos de ultra derecha lograron atraer a algunos de ellos, y así se formó la idea de que las cabezas rapadas eran nazis.

Además de raparse la cabeza, Los Skinheads suelen vestirse con prendas similares a los uniformes militares, con pantalones vaqueros y botas. Los grupos más agresivos suelen atacar a los homosexuales, a los negros y a los judíos, en su búsqueda de “limpiar” la sociedad.

Raperos

Esta tribu urbana también suele ser denominada cultura hip-hop y surgió en la década de los ’70, en los barrios de clase baja de Nueva York. Al principio, la mayoría de Los Raperos eran negros. Lejos de lo que hoy en día se entiende por rap, al menos lo que los medios masivos presentan, esta música pretendía difundir mensajes que se oponían a la injusticia del sistema, y promovía un estilo de vida opuesto a la violencia arbitraria y al racismo.

Una de las características de estas tribus es el conocimiento de los elementos identificatorios. Por ejemplo, en el caso de la música, se construye una vestimenta asociada al grupo al que siguen, y es sumamente importante un conocimiento de la obra artística del mismo ya sea canciones, letras, nombres y vida privada.

Como leyenda urbana, esa obra será modificada para que instituya esta centralidad ideológica que les haga sentir que los lazos que los unen se alimentan de situaciones verídicas o imaginarias a las que intentan reproducir en el relato y muchas veces en su actitud.

En la Argentina

Podemos nombrar a Los Rolinga tribu identificada con el grupo The Rolling Stones, quienes construyeron características que los hacen reconocibles.

En otro tiempo fueron furor Los Emos (abreviatura de Emocional), que tuvieron como mayores características el pelo largo que ocultaba uno de sus ojos con el propósito de mostrar que sentían vergüenza de una parte de la sociedad, y a su vez intentaban esconderse de ella.

También Los Góticos estuvieron por un tiempo más a la vista. Son parte de un movimiento que nació en el Reino Unido a fines de los años ’70. Sus aspectos culturales identificatorios son la literatura y las películas de terror, que sostienen su particular mirada oscura.

Cada persona se integra a un lugar, a un territorio, pero esto no significa que sienta que ese sitio lo identifica, que es su lugar de pertenencía. Seguramente la construcción de estas tribus es la manera a través de la cual ellas pueden sentirse parte de ese lugar que habitan, mostrando sobre todo esas características simbólicas que les permiten construirse a sí mismos como individuos, y poder sumarse al tejido social. Ya sea en un imaginario grupo selecto, personal y globalizado desde su calle, su esquina, o su propio barrio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *