Tramway de Buenos aires, un paseo histórico en pleno corazón de Caballito

Por Patricia Sobrino (www.instagram.com/turmia.ok)

Edición: Florencia Romeo (florenciaromeo06@gmail.com)

Si bien el tranvía dejó de funcionar en la ciudad de Buenos Aires hace casi 60 años, en el barrio de Caballito sigue presente, porque todos los fines de semana la Asociación Amigos del Tranvía ofrece paseos gratuitos y charlas informativas a todos aquellos que deseen conocer este tradicional medio de transporte.

El Café Diario entrevistó a Ernesto Falzone, secretario de la institución, para hablar sobre la labor que realizan y algunos detalles de la historia de este medio de transporte.

¿Cuándo y con qué finalidad se creó «Amigos del Tranvía»?
La ONG fue creada en 1976, para congregar a todas las personas aficionadas a este medio de transporte, rescatar su historia y divulgar el desarrollo que está teniendo en muchos lugares del mundo.

¿Cuándo se iniciaron los paseos en tranvía?
Hay muchos miembros de nuestra  asociación a los que les gusta recordar los antiguos tranvías, por eso en 1980 se creó este museo rodante de viejas unidades que funciona todos los fines de semana y feriados. El Tramway Histórico de Buenos Aires es un recorrido que se hace en el barrio de Caballito en un circuito comprendido entre las calles Emilio Mitre, avenida Rivadavia, Hortiguera y Directorio. Arrancamos en la esquina de Emilio Mitre y Bonifacio.

¿Quién opera las unidades?

El servicio es operado en su totalidad por aficionados, sin distinción de condición social, edad ni de género, ya que la asociación es abierta para todo aquel que quiera participar. De hecho hasta tenemos una Motorwoman, Guadalupe, que es conductora diplomada de tranvías.

Primer tranvía que adquirió la asociación para realizar los paseos gratuitos. Foto: Patricia Sobrino.

¿Los coches que se utilizan para los paseos son originales de la época de auge de este medio de transporte?
Sí. El primero que  tuvimos vino desde Europa, más precisamente de la ciudad de Porto, en Portugal ya que los tranvías que operaron en Buenos Aires habían desaparecido, no quedaba ninguno. Los portugueses nos vendieron un vehículo de su colección que, por suerte, resultó ser igual a un modelo que hubo en Buenos Aires, que pertenecía a la compañía Lacroze y por eso, cuando llegó, lo pintamos con los colores que usaba esa empresa. Es un coche que tiene 95 años pero está en perfecto estado de conservación, alcanza una velocidad de 45 kilómetros por hora y tiene capacidad para 30 pasajeros. Pero ese no es nuestro único tranvía. Tenemos más de una decena de vehículos operativos que hemos ido reconstruyendo con el tiempo.

¿Quién se encarga de la restauración y mantenimiento de los tranvías?
Con los años se han ido incorporando a la asociación personas a las que les gusta hacer la parte de mantenimiento, restauración y reparaciones. Los fines de semana, en un sector del taller ubicado en Emilio Mitre y Bonifacio, van reconstruyendo los tranvías. Actualmente contamos con una escuadrilla de 11 vehículos y cada fin de semana va saliendo uno diferente a realizar los paseos.

El Tramway Histórico de Buenos Aires, circulando por el barrio porteño de Caballito. Foto: Patricia Sobrino.

¿La Asociación Amigos del Tranvía recibe algún tipo de ayuda estatal o privada?
Somos una ONG. No pertenecemos ni al gobierno de la Ciudad, ni al Nacional. Tampoco a un emprendimiento de ninguna empresa. No recibimos ningún subsidio del Estado, ni lo queremos recibir. Lo único que hacemos es vender algunos souvenirs que tienen que ver con el tranvía. En la asociación, desde el primer día nos planteamos que nuestras actividades serian realizadas por los voluntarios, totalmente ad honorem. Cada uno de nosotros tiene su trabajo en la semana, vivimos de otra cosa y los fines de semana venimos a la asociación a hacer lo que nos gusta. Acá no cobramos ningún salario. La mejor compensación que tenemos es que todos los fines de semana la gente nos llene los tranvías, y nos damos el lujo de brindarles viajes de manera gratuita.

¿La ONG brinda algún otro servicio además del museo rodante?
Tenemos una biblioteca  que cuenta con literatura universal de todo tipo, y libros específicos sobre los tranvías.

Los tranvías en Buenos Aires  y el mundo

En su época de esplendor, los tranvías eran el transporte habitual y ocupaban el lugar que hoy ocupan los colectivos. Buenos Aires tenía una red de 850 kilómetros y más de 100 líneas tranviarias que cubrían lugares alejados del centro porteño como Quilmes, Temperley y Olivos. Llegó a haber más de 4000 tranvías circulando continuamente. Muchas líneas de colectivos actuales conservan el número que tenían en el tranvía, como sucede, por ejemplo, con la línea 22, que une Retiro con Quilmes.

¿Cuándo y por qué desaparecieron los tranvías de Buenos Aires?
Los tranvías de Buenos Aires desaparecieron hace casi 60 años, los sacaron de circulación por decreto en 1961 y circularon simbólicamente por última vez en 1962. Pero esto no pasó sólo en  Argentina. Después de la Segunda Guerra Mundial, la industria automotriz, ex industria bélica, quedó ociosa y había que conquistar el mercado vendiendo autos a todos. Y la manera de hacer esto posible fue sacar el transporte público que en ese momento eran los tranvías.

El tranvía es un medio de transporte que no contamina, ya que se alimenta de energía eléctrica y no utiliza combustible. ¿Existe alguna posibilidad de un retorno del tranvía para frenar los problemas del medio ambiente?
En 1973, con la crisis del petróleo, en Europa empezaron a poner tranvías en muchos lugares, ya antes de todo este auge del cuidado de la ecología. En la actualidad más de 450 ciudades como por ejemplo Barcelona, París, Bruselas, lo tienen implementado por su bajo costo y además para hacer frente a las crisis ambientales y de movilidad. Francia actualmente tiene más de 20 ciudades con tranvía y aquí en Argentina, en Mendoza está el metro-tranvía que es la columna vertebral del transporte de la ciudad.

Agenda

El próximo 22 de octubre la Asociación Amigos del Tranvía va a participar de «La Noche de los Museos» y el tranvía va a funcionar hasta las 2 de la mañana. También el público va a poder entrar al taller para ver todos los vehículos restaurados en exposición y disfrutar de  actividades artísticas y musicales.
Los paseos habituales salen de Emilio Mitre 500, en el barrio de Caballito. Consultar días y horarios en http://www.tranvia.org.ar/bpfl