«Tarascones»: con la fuerza de Tupá y la delicadeza de un verso

Por Lola López (www.instagram.com/quailola)

Edición: Florencia Romeo (florenciaromeo06@gmail.com)

El urutaú es un pájaro más bien particular. Por empezar, tiene una forma bastante rara que le permite mimetizarse totalmente con el tronco del árbol donde se posa y a eso se le suman dos elementos que lo hacen inolvidable: canta por la noche y su canto, más que canto, es un lamento que se parece mucho pero mucho a un llanto dolorosísimo de mujer. Así, no es raro que, en medio de la noche, en la selva misionera, se escuche el buuuu juuuu juuu que pone los pelos de punta.

Aunque sorprenda, la palabra “urutaú” se escucha en una obra de teatro en plena calle Corrientes. ¿Cómo se llegó a eso? ¿Es una obra sobre la biodiversidad? ¿Sobre la selva? ¿Sobre los pueblos originarios? En principio se diría que no (aunque en la escenografía había paredes con dibujos de palmeras y pájaros –no el urutaú-, y hubo varias palabras en guaraní): más bien se trataba de la maravillosa comedia negra “Tarascones” que, como el urutaú, tiene sus particularidades.

Té, sanguchito y un crimen.  Foto: Mutuverria.

Primero, cuatro actrices que la rompen (y a la vez andan en unos tacazos tales que da miedo que se rompan si se caen de ahí arriba); segundo, una estética que de algún modo remite a la película “Delikatessen” de Jeunet y Caro, y tercero (hermosamente tercero) que los textos están en rima. Sí, los diálogos riman, como si Lope (de Vega) hubiera despertado para meter mano con sus ritmos, gestos y picarescas, así que de pronto esta comedia negra a secas se convierte en un bocado para saborear con ávida lentitud. 

«Te estamos mirando«. Foto: Alejandra López.

Más allá de las risas que se disparan durante toda la obra (y en especial en momentos desaforados como cuando Martita lanza un sinfín de adjetivos acerca de su empleada doméstica paraguaya), ir a ver «Tarascones» es entrar en un mundo reflexivo y sensorial a la vez, donde las cosas que nos hacen reír también nos dan algunas puntadas en el costado, quizás porque nos reconocemos (sin querer) en algunas de ellas.

 ¿Y lo del urutaú? Ah, es parte del corazón de la obra. Hay que ir para entender. 

Ahí va el cadáver del can. Foto: Mutuverría.

“Tarascones”, de Gonzalo Demaría

Dirección: Ciro Zorzoli

Elenco: Paola Barrientos, Alejandra Flechner, Eugenia Guerty y Susana Pampín

Teatro Metropolitan Sura

Av. Corrientes 1343, CABA

Martes a las 20 y sábados a las 20:30

Entradas por Plateanet