Tantra: las respuestas a las dudas que genera este culto

Por Lola López (www.instagram.com/quailola)

Edición: Florencia Romeo (florenciaromeo06@gmail.com)

El Tantra es un tema que genera intriga y muchas consultas, pero sobre el cual cuesta encontrar material adecuado y confiable para entender realmente de qué se trata.

Por eso, para salir de dudas, lo mejor es consultar a los expertos. El Café Diario entrevistó a Olga Tallone, sexóloga, psicóloga y maestra de Tantra, para averiguar de qué trata este tipo de espiritualidad (y no caer en el típico chiste o referencia a las declaraciones de Sting). 

¿Qué es Tantra?

Una práctica espiritual. Un culto ritual y sagrado. Es un culto porque tiene que ver con la entrega, y es ritual porque un rito es un acto de significación, algo que tiene sentido para nosotros. Tantra apunta a sacralizar el cuerpo y la mente donde «sagrado»/espiritual significa que el acto tiene mucho de mí y de la persona con quien me vinculo. 

Olga Tallone dirigiendo una sesión de Tantra. Foto: Escuela de Tantra Clásico.

¿Para qué sirve Tantra?

Para expandir el conocimiento, para abrir la mente al disolver prejuicios, tabúes y trabas emocionales. Tantra es tiempo plano (el presente) y es relajación a través de la alegría. Nos enseña a sobrevolar lo cotidiano, a verlo de otra manera. Nos brinda un estado contemplativo (no meditativo) que nos permite ver el todo. Tantra es una forma más humana de transitar la vida.

¿Qué es la sexualidad tántrica?

Lo contrario de la sexualidad profana, que es para la reproducción. La sexualidad tántrica es la unión sagrada para evolucionar y trascender. Un encuentro tántrico implica tiempo, abandonar la mente todo lo posible y ver qué necesita el otrx. La práctica del tantra se llama Sadhana. Se trata de un culto no eyaculatorio para lo cual hay prácticas respiratorias.

¿Cómo es un encuentro de Tantra?

Implica varias horas. Se utilizan las partes del cuerpo que en el sexo convencional no se usan mucho, como el dorso de las manos, tocar el corazón, dedicar tiempo a olfatear al otro, conocer su cuerpo y presencia. Se trata de ampliar la mente partiendo de la base de que el placer también se piensa… 

¿En qué sentido el placer se piensa?

Pensar no para intelectualizar sino en el sentido de predisponerse al placer porque, en una sociedad como la nuestra, el placer no brota de forma natural. Hay que predisponerse, por eso la anticipación alimenta el deseo y es fundamental estar cómodxs. La comodidad contribuye al placer, por eso se usa poca ropa y muy suelta, como un pañuelo grande y nada más. Esto nos facilita la conexión con el otrx y con el placer, y se practica toda la vida.

Tantra como un segundo nacimiento

¿En qué nos cambia practicar este culto?

En la forma de pensar, de sentir y de ver al otro, porque Tantra es una práctica espiritual y la espiritualidad tiene que ver con escucharse uno mismo y también con tener presentes a los demás. Con esto nos convertimos en seres deseantes y deseables. Deseantes en el sentido de estar vivos, de tener proyectos, ganas de vivir, entusiasmo; deseables porque lxs otrxs tienen ganas de estar con nosotros. El deseo es la fuente de Tantra.

¿Por qué se dice que con Tantra se vuelve a nacer?

Porque con Tantra se experimenta un segundo nacimiento: volvemos al estado natural de libertad, inherente al ser humano y se despierta lo mejor de cada uno.

¿Por qué es revolucionario?

Porque permite que el ser humano retorne al placer, a la alegría y a la libertad como forma de vida. 

¿Cómo se retorna al placer, a la alegría y a la libertad? 

A través de la práctica tántrica de encuentros físicos y espirituales con lxs otrxs, con una nueva forma de vincularse, tocarse y de acariciarse, aprendiendo a percibir y dar al otrx lo que en verdad necesita, no lo que quiere. Tantra nos permite evolucionar a través de la sexualidad sagrada, que es una sexualidad impregnada de mí y del otro. 

Sesión para elevar en conciencia. Foto: Escuela de Tantra Clásico

¿Qué no es Tantra?

No es un rito meramente sexual ni se practica para ser un mejor amante. Para eso alcanza con ir a un sexólogo. 

¿Es cierto que está prohibido en India? 

Sí, está prohibido porque es una sociedad patriarcal y con esta práctica la mujer aprende a «pedir» porque no hay vergüenza ni reputación que mantener. La mujer es capaz de transformar la energía del varón, su mente y su corazón, por eso se dice que la mujer encarna a Devi, la iniciadora. 

¿Qué puedo hacer para empezar con algo así?

Participar de encuentros y, mientras tanto, pronunciar el mantra sagrado «So Hom», que significa «Yo soy».