Suhail Akel: “El verdadero terrorista es Israel; Palestina lucha por su libertad”

Por Nicolás Avellaneda

Suhail Hani Daer Akel tenía apenas dos años de vida cuando la ocupación israelí obligó a sus padres a emigrar a Buenos Aires. Fue el primer embajador de Palestina en Argentina, con cargo hasta 2006. Nació en Haret el Sa’adie, (en la Ciudad Vieja de Jerusalem, capital de Palestina), pero el embajador Akel habla castellano como un porteño más y siente un profundo amor por nuestro país.

Con estudios de ciencias políticas y sociología, otrora hombre de confianza de (el asesinado presidente) Yasser Arafat, Suhail Akel dedicó su vida entera a luchar por la libertad de su pueblo. Por algo el propio Arafat fue quien lo designó al frente de la Oficina de Información Palestina en Buenos Aires en 1987, para luego designarlo Embajador ante la República Argentina, en 1995.

Cierta vez, a comienzos de los ’70 y a su llegada a París para participar de una Conferencia sobre Medio Oriente, Yasser Arafat fue claro ante la prensa. “Traigo una rama de olivo y un fusil de combatiente de la libertad. No dejen que la rama de olivo caiga de mi mano. La guerra estalló en Palestina pero es en Palestina donde nacerá la paz”.

Compañero y hombre de confianza de Arafat, el embajador Akel charló con El Café Diario sobre el presente, el pasado y el futuro de su pueblo el cual, piensa, no puede vivir en paz si se le niega la libertad.

¿Cómo definiría el momento político de Palestina?

Considero que la principal preocupación de nuestro pueblo palestino es la insolencia de la brutal ocupación sionista durante estas últimas siete décadas en Palestina y en Jerusalem, nuestra capital. En cuanto al momento político en el interior de Palestina, es difícil.

Después del envenenamiento del presidente Yasser Arafat en 2004, la actual administración de la Autoridad Palestina de Mahmoud Abbas, desbarató todo el sistema democrático histórico y, si bien alcanzó la presidencia con el voto popular en 2006, al finalizar su mandato en enero de 2009 se mantuvo ilegalmente en el poder violando la Ley Básica Palestina (Constitución).

Cerró el Parlamento, no llamó a nuevas elecciones presidenciales ni legislativas y, para colmo, destituyó al premier Ismail Haniyeh, de Hamas, quien logró su cargo con el voto popular palestino en 2007.

Estas medidas serviles potenciaron al enemigo israelí y fueron un golpe demoledor a la revolución y a la resistencia palestina que, sin dudas, sufrió un fuerte retroceso frente al avance de la judaización israelí en esta última década.

La principal preocupación de nuestro pueblo palestino es la insolencia de la brutal ocupación sionista durante estas últimas siete décadas en Palestina y en Jerusalem, nuestra capital”

¿Cuál es la situación socioeconómica de su pueblo?

Pésima. De los 6.772 km2 que le quedaron a Palestina de los milenarios 27.009 km2, el terrorismo sionista de aquellos tiempos construyó en 1948 un Israel con el 78% del territorio palestino, anexando el sector occidental de Jerusalem.

El resto, los 6772 km2 mencionados, es decir La Ribera Occidental, incluyendo el sector Este de Jerusalem y la Franja de Gaza, fueron ocupadas en la invasión israelí de 1967.

Palestina historialmente es una tierra agrícola-ganadera, rica en minerales, con un Mar Mediterráneo que une el comercio con los diferentes países de Europa y África. Fuertemente exportador desde sus puertos en Haifa, Jaffa y Gaza. Sin embargo, las distintas ocupaciones fueron extirpando su patrimonio. Pero el mayor daño lo provocó la perversidad de los sionistas en su evidente planificación de la limpieza étnica.

Las ocupaciones fueron extirpando el patrimonio de Palestina, una tierra agrícola-ganadera, rica en minerales, pero el mayor daño lo provocó la perversidad de los sionistas en su evidente planificación de la limpieza étnica”

Suhail Hani Daer Akel, embajador palestino en Argentina (izqda), junto a Yasser Arafat (der).

¿En qué medida el sufrimiento del pueblo palestino depende de terceros países, además de Israel?

La ocupación controló toda la economía palestina. Le prohibió mantener su moneda propia, obligándola al uso del shekel (moneda israelí) e impidió la exportación e importación dejando un mercado palestino acéfalo y vacío de desarrollo. Esto arrastró a nuestro pueblo a vivir mendigando a los países solidarios.

Más doloroso aún es tener que implorar a la ONU (Organización de las Naciones Unidas) que otorgue una porción de nuestro territorio usurpado, y a la UNRWA (Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en Oriente Próximo) suplicar la ayuda humanitaria internacional.

En cuanto a la Franja de Gaza, hay una espantosa hambruna impulsada por el bloque israelí-egipcio y también por el incomprensible complot del gobierno de la Autoridad Palestina en la lucha de poder entre Abbas y Hamas.

La principal industria en la Franja es la pesca. La misma tiene grandes obstáculos debido a que Israel sólo permite pescar para el consumo interno. El resto se debe tirar al mar porque está prohibida la exportación y ni siquiera dejan venderlo en la Ribera Occidental. Similar situación sucede con gran parte de la cosecha del tomate, cítricos, frutilla y claveles.

Algo que muchos desconocen es la riqueza del gas en la costa del Mar Mediterráneo, en Gaza. En este punto, además, entra en cuestión el tema de la soberanía, que es crucial. Es que un punto de vista legal, las reservas de gas pertenecen a Palestina; sin embargo, Israel las controla, consume y exporta, al tiempo que limita cualquier participación palestina, siendo que nuestro pueblo vive con faltante de gas, de electricidad y de alimentos.

Israel bloquea la pesca, principal industria en la Franja de Gaza, y controla, consume y exporta nuestras reservas de gas, con lo cual nuestro pueblo vive con faltante de gas, de electricidad y de alimentos”

¿Qué significó para Palestina y el mundo el asesinato de Yasser Arafat?

El envenenamiento del presidente Yasser Arafat le significó al mundo la pérdida de uno de los más grandes líderes del siglo pasado. Para el pueblo palestino fue una pérdida irreparable. Los autores, los líderes israelíes Ariel Sharon y Shimon Peres entre otros, junto a algunas manos palestinas procedentes de la traición y el beneplácito del presidente
estadounidense
George Bush.

El magnicidio continúa sin ser juzgado y sin que el gobierno servil de la Autoridad Palestina intente encontrar justicia. Su legado vive en nuestro pueblo, en nuestros hijos de La Intifada por Jerusalem y en cada palestino que diariamente lucha por su libertad, más allá de su tendencia política. El mártir Arafat seguirá siendo el emblema de la liberación de Palestina.

Entre las tantas acusaciones que Israel le hace al pueblo palestino figura la de ser un pueblo antisemita. ¿Hasta dónde esa acusación es veraz?

Con esta excusa falaz demonizaron al pueblo palestino para ir carcomiendo diariamente sus raíces. Mientras, se victimizaban con mentirosos ataques antisemita. Los europeos-judíos que llegaron a Palestina como bandas terroristas, estaban lejos de ser semitas. En cambio, de la etnia semita somos los palestinos, los sirios y libaneses, y todos somos víctimas del antisemitismo israelí.

Con el envenenamiento del presidente Yasser Arafat el mundo perdió a uno de los más grandes líderes del Siglo XX. Los autores fueron los líderes israelíes Ariel Sharon y Shimon Peres, junto a manos traidoras y el beneplácito del presidente estadounidense George Bush

Según uno de los más importantes y creíbles textos sobre el tema, el ‘Libro de Razas’ inglés, el término “judío” (Jew en inglés) se aplica para denominar a una comunidad religiosa sin etnia ni raza. En el documento de identidad de los judíos de distintos países, se ve que nadie los registra con ese término como nacionalidad. Por el contrario, son inscriptos con la nacionalidad del país natal. Caso contrario sucede con el término “israelí” a partir del ’48.

El antisemitismo xenófobo israelí contra los semitas palestinos se demuestra en aquellos que se mantuvieron dentro de los territorios de Palestina usurpados en 1948, hoy Israel. En su documentación, las autoridades israelíes no le reconocen la nacionalidad palestina y los anotan con nacionalidad árabe. Cuando en realidad el “árabe” es una lengua semítica que unió a través del Islam a los países de la región, y no es una raza, ni una etnia, ni una nacionalidad.

El austro húngaro judío Theodor Herzl, fundador del sionismo, en 1895 escribió en su diario personal “trataremos de hacer desaparecer a la población árabe pobre (en referencia a los palestinos) a través de la frontera, obteniéndole trabajo en países de tránsito, mientras le negamos trabajo en nuestro ‘propio país’ (refiriéndose a Palestina)”. Así, Herzl dejaba claro el carácter colonialista del sionismo.

Theodor Herzl, fundador del sionismo, escribió en en 1895 en su diario personal “trataremos de hacer desaparecer a la población árabe pobre a través de la frontera, obteniéndole trabajo en países de tránsito, mientras le negamos trabajo en ‘nuestro propio país’ 

Israel dice también que los palestinos son terroristas.

Ellos trataron de ocultar su verdadero rostro terrorista intentando calificar de terroristas a los palestinos para revertir su verdadera lucha de liberación en la recuperación de su solar histórico, pero fracasaron. El mundo reconoce que la lucha palestina es de liberación y no de terrorismo. Por lo contrario, el pueblo palestino es la víctima. El verdadero terrorista es el Estado de Israel; Palestina lucha por su libertad.

David Ben Gurrión, polaco-judío jefe del grupo terrorista ‘Hagana’, devenido luego en primer presidente tras la fundación ilegítima de Israel en 1948, a su vez responsable del terrorismo sionista en Palestina y de los crímenes de lesa humanidad contra nuestro pueblo, en declaraciones a la Agencia Reuters de noticias, admitió con soberbia que “gracias al terror utilizado por nosotros, creamos el Estado judío” (4/9/1991). Ese terror se desató gracias al terrorismo sionista que destruyó 489 aldeas y ciudades palestinas para erigir a Israel sobre la destrucción, la muerte y el exilio.

Donald Trump (izqda) y Mahmoud Abbas (der), posan en la Casa Blanca. (Foto: Shealah Craighead)

El mandatario palestino actual acaba de ser designado al frente del Grupo de los 77 y China, ¿es eso una buena noticia para su país?

En 2012, la ONU reconoció al Estado de Palestina como miembro ‘observador’, sin voz ni voto ante ese organismo internacional. Mientras, desde 1949, Israel es reconocido por la ONU como miembro soberano con pleno derecho.

Palestina y su pueblo; sus mártires enarbolados por el presidente Yasser Arafat; sus niños de La Intifada; los jóvenes y mujeres heroicos de la Marcha del Retorno, sus esfuerzos y su resistencia, lo lograron. Y merecen holgadamente que Palestina presida el Grupo de los 77 (G-77) y China, las Naciones Unidas. No así es merecedor de que, en su representación, la deba presidir Mahmoud Abbas, jefe del corrupto Gobierno de la Autoridad Palestina.

Esto, que debería ser un orgullo para Palestina, no lo es. En objeción a que Abbas los represente, 82 ONG’s palestinas en Gaza y algunas de la Ribera Occidental enviaron un documento durísimo al G-77 y China, expresando su malestar. Mahmoud Abbas ya no es un representante legítimo de los palestinos en base a la Ley Básica Palestina (Constitución), de acuerdo con el artículo 36 y sus enmiendas de 2005, que fue aprobada por el propio Abbas, luego de convertirse en presidente de la Autoridad Palestina en ese año”.

Abbas perdió su legitimidad constitucional en enero de 2009 cuando finalizó su mandato y no solo clausuró el Parlamento, sino que anuló abruptamente el llamado a nuevas elecciones presidenciales y legislativas. En el final del documento, las ONGs palestinas solicitaron que los estados miembros del G-77 y China le den un trato especial a Abbas como “transgresor del poder y traidor”.

Abbas perdió su legitimidad constitucional en enero de 2009 cuando finalizó su mandato, clausuró el Parlamento y anuló abruptamente el llamado a nuevas elecciones presidenciales y legislativas. Es considerado un “transgresor del poder y traidor”

¿Qué se necesita en términos concretos para que Palestina sea realmente un país libre y soberano?

Lo primero es poner fin a la ocupación israelí en sus dos etapas: 1948 y 1967, y regresar los derechos nacionales palestinos sobre Jerusalem occidental ocupada en 1948, y Jerusalem Este ocupada en 1967, devolviéndole su carácter histórico de capital de Palestina. Eso además de permitir el retorno de los refugiados palestinos de ambas fechas citadas.

Después, a través de los canales diplomáticos, se debe regresar a la partición de Palestina dispuesta en 1947 por la ONU, y estudiar detenidamente los motivos emocionales de la misma. La Carta Magna de la ONU firmada el 26 de junio de 1945 (a 2 años de la Partición), no contiene en sus XIX capítulos el derecho del alto organismo a tomar decisiones de partir un país. Dividirlo para crear otro sobre parte del mismo suelo y separar a su pueblo para permitir la llegada de otras personas ajenas al lugar a fin de que constituyan un nuevo pueblo.

Para que Palestina vuelva a ser libre y soberana se debe poner fin a la ocupación israelí de 1948 y 1967, y regresarle los derechos nacionales sobre Jerusalem Occidental y Este, devolviéndole su carácter histórico como Capital. Además, permitirle el retorno a los refugiados palestinos”

De modo que la resolución 181/II de la partición del 29 de noviembre de 1947, es anti jurídica y no cuenta con legalidad alguna. Los poderes de los lobbies económicos judíos-sionistas de Europa de principio del siglo pasado filtrados en las bancas de los vencedores de la Segunda Guerra Mundial lograron el fin de la Sociedad de las Naciones para sustituirla por la Organización de las Naciones Unidas, afín a los intereses de las potencias. Palestina pagó muy caro el precio espurio que esas potencias impusieron.

El Cafe Diario punto com

Medio cooperativo. Periodismo.

Un comentario sobre “Suhail Akel: “El verdadero terrorista es Israel; Palestina lucha por su libertad”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *