“Si se arrepiente el que te dije, zafamos”

Por Nepomuceno Quántico*

La frase que le da título a esta columna pertenece a un encumbrado integrante de las altas esferas y fue confiada a este cronista por una fuente fidedigna, estrechamente vinculada a la usina de fuentes fidedignas que responden económicamente a las máximas autoridades (las que en los hechos autorizan todas las autorizaciones, o no).

De acuerdo a nuestro confidente -decimos “nuestro” pues es confidente de todos los periodistas-, en las últimas horas se produjo un rumor que puso los pelos de punta (con la excepción del Jefe de Gobierno) a todos los integrantes del oficialismo o, al menos, a los más oficialistas. En primera instancia, algunos allegados al Principal Inquilino descartaron la especie toda vez que no la habían visto en ningún diario argentino; sin embargo, horas después debieron rendirse ante la evidencia. Decenas de altos funcionarios comenzaron a desfilar por el despacho del quía, sin audiencia previa ni motivo aparente.

En tanto, en el mundillo político la versión que circulaba estaba vinculada a un nuevo vuelco en la “causa de las arrepenticiones”, como dijera días atrás un conductor televisivo.

NQ. Ilustración: Leandro Valdata (en Instagram, @il_vato)
NQ. Ilustración: Leandro Valdata (en Instagram, @il_vato)

Sin embargo, sin dejar de lado el cúmulo de arrepentimientos legalmente involuntarios, se supo que el tema iba por otro lado. Por el más insólito, por el más inesperado y por el menos pensado. Claro que no resultaría tan fácil llegar a conocer la verdad. Es que al cierre de esta edición ningún vocero oficial había confirmado ni desmentido la versión.

Más aún, ante un llamado realizado por este cronista apenas pasadas las tres de la madrugada de hoy y luego de varios intentos, una persona con voz de dormida que no quiso dar a conocer su nombre ni su cargo ni su sexo, se limitó a decirnos que eran “las tres de la mañana” (algo que nosotros ya sabíamos), para luego agregar que “tiene que llamar después de las once, hora en que el Jefe empieza a trabajar, cuando empieza” (algo que también sabíamos).

Aún así, pese a todas las evasivas, las negativas y las “no confirmaciones” contra las cuales chocamos, nuestra fuente fue muy enfática en señalar que la frase que da vida al título de esta columna es absolutamente cierta. Al decir de nuestro popular y anónimo confidente, las palabras son textuales y fueron pronunciadas, a la salida de esa imprevista reunión realizada ayer en el Salón Cuadrangular, por el único participante del encuentro que no parecía estar ni triste, ni sorprendido ni preocupado.

De acuerdo a nuestro vocero, el anónimo funcionario salió de la reunión con cara de alivio y de inmediato, sin cuidarse de que alguien pudiera escucharlo, encendió su teléfono celular y le dijo a su interlocutor: “¿Ya te enteraste? No apareció ningún cuaderno y encima se rompió la fotocopiadora… No te hablo de eso. Parece que El que te dije está arrepentido. De verdad, parece. Lo bueno es que si él se arrepiente, zafamos todos. Al menos los argentinos”.

*El Dr. Nepomuceno Quántico es Especialista. Oriundo de Andrómeda, capital de la República de Idólatra, se doctoró en Especialidades Varias en la Universidad Popular de Minerval.
Corresponsal durante once años del Warszawa Herald y casi políglota (domina todas las lenguas menos la de su suegra), Quántico ya es ciudadano argentino y acaba de incorporarse a nuestro staff.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *