‘Seguir viviendo con tu amor’, homenaje al ‘Flaco’ Spinetta

Por Javier Santos Rodríguez (javiersantoz@yahoo.com.ar)

Editado por Cecilia Oliveros (ceci_oliveros@yahoo.com.ar)

‘Seguir viviendo con tu amor’ es un homenaje a Luis Alberto Spinetta en conmemoración del décimo aniversario de su partida. Un recorrido por varias de sus canciones, interpretadas por muchas voces reconocidas de nuestro país.

Un punto de encuentro

En un punto de la provincia de Buenos Aires, en el predio de Tecnópolis, en el límite con la ciudad, un domingo de febrero a la tarde, como una estela desde el infinito, llegan las canciones de un hombre cuya vida fue y será un tributo a la humanidad misma; a su libertad, al amor, a la poesía. Su nombre es Luis Alberto Spinetta.

Se abre una puerta (la número seis) que conduce a un retazo de eternidad. La gente va tomando asiento en sus butacas. Ansiosa espera el espectáculo que, más allá de lo que tenga de show, es, en verdad, una pieza de arte. Su poesía, su música, su persona; todo es en sí una obra sin igual.

La orquesta a cargo del director Carlos David Jaimes en plena función.
La imagen de Spinetta en el telón de fondo (Foto: @tecnopolis)

Spinetta ha dejado un destello y un aura, una forma de concebir la música y el mundo. Su legado sigue sonando y dando cátedra más allá de su presencia física. Él ha cruzado una línea, sí. Pero como un búmeran existencial, también ha querido quedarse en sus canciones… y volver.

En Tecnópolis, en el Mini estadio, las puertas se abren esta vez para dar homenaje al cantautor, compositor y músico del rock argentino Luis Alberto Spinetta. Uno de los pilares y fundadores de eso que empezó allá por la década del sesenta, en tiempos en que había que animarse mucho para ser y cantar, donde no cualquiera tomaba una guitarra y llamaba a la libertad por su nombre, cuando la democracia no existía, cuando expresarse era un riesgo. Ahí, el rock; ahí, Luis Alberto.

La orquesta sinfónica empieza el recorrido

La orquesta sinfónica dirigida por Carlos David Jaimes empieza a hacer sonar sus cuerdas; mientras, aparece en el telón del fondo del escenario el rostro de un joven Spinetta: pelo largo, con su mirada al futuro, porque «mañana es mejor». Y entonces, súbitamente y como un acto natural cuasi reflejo, empieza el público a aplaudir igual que un instrumento más de percusión y de sonido; embelesado, emocionado, agradecido.

En la orquesta, primero, aparecen los temas del legendario grupo Almendra. Pensar que un muchacho de veinte años sea capaz de elaborar una canción enorme como la del ‘Tema de Pototo’ -el primer single- hace concluir que, más allá de su genialidad artística, de su propia empatía con el mundo, su sensibilidad como persona, Spinetta es uno de los más grandes.  Luego siguen otras melodías como ‘Hoy todo el hielo en la ciudad’ y ‘Plegaria para un niño dormido’, y canciones ya eternas en la voz popular como ‘Muchacha ojos de papel’.

Interpretado por varias generaciones

Luego se irán sucediendo varias canciones de su autoría, interpretadas con mucho respeto y a la vez originalidad por distintos artistas de este, nuestro pueblo. Cantantes como Ligia Piro, Luna Sujatovic, Maca Monamu, Richard Coleman, Flopa Lestani, Valen Bonetto, Dolores Solá, Cucuza Castiello hasta Fabiana Cantilo y Julia Zenko, determinaron que la obra de Spinetta ha conquistado varias generaciones y seguirá influyendo las venideras.

Fabi Cantilo y Julia Zenko interpretando a dúo ‘Todas las hojas son del viento’,
uno de los grades temas melódicos de Luis Alberto Spinetta. (Foto: @tecnopolis)

Sonarán ‘Post-Crucifixión’, ‘Todas las hojas son del viento’, ‘Bajan’, ‘Alma de Diamante’, ‘Todos estos años de gente’, ‘El anillo del capitán Beto’, ‘Quedándote o yéndote’, ‘Barro tal vez’, etcétera. Un recorrido por los más representativos temas de su trayectoria.

Un final que emociona

Ver culminar a todos juntos en el escenario cantando a coro ‘Seguir viviendo sin tu amor’, es emoción, recuerdo y homenaje. Cuántas historias, cuántas vidas atravesadas por las letras y la voz de este ícono del rock, de este poeta. Porque, como dice Fernando Murat, «Lo primero que hay que decir es que Spinetta es un poeta y que su obra tiene una relación con la escritura y la literatura. El Flaco surgió en una época donde las letras de rock se enlazaban a la poesía, a lo literario».

La gente aplaude de pie y siente que hoy ha ganado un retazo de futuro. La vida se hace más vida de la mano de la música. ¡Cuánto le debe la cultura del país a este hombre de espíritu poeta y valiente!

La orquesta en el clímax de la función, desatando la música hacia la platea. (Foto: @tecnopolis)

Spinetta eterno

Hay una anécdota medio legendaria que cuenta lo que sucedió cuando a Spinetta le fue diagnosticada su enfermedad, cáncer, y su inminente partida. Él, eterno, se defendió con una pregunta: «¿entonces, doctor, usted me está diciendo que, en vez de tocar la guitarra, tengo que empezar a practicar con el arpa?«

Él y su música seguirán sonando, donde quiera que esté.

Ilustración de Juan Ignacio Rodríguez (juanirz77@gmail.com); @juanirz77 (instagram)