Rodolfo Quinteros, un argentino en el fútbol de Tailandia

Por Guillermo Tagliaferri (guilletaglia60@gmail.com)

Edición: Florencia Romeo (florenciaromeo06@gmail.com)

En Tailandia, paraíso turístico destacado por sus playas tropicales, impactantes templos y ruinas históricas, también existe pasión por el fútbol. El exjugador Rodolfo Damián Quinteros, director técnico en ese país, es testigo de ello.

Tailandia es un país de escasos 513 km2 que experimentó un notable crecimiento industrial y económico para transformarse en una potencia del sudeste de Asia, poblado por aproximadamente 70 millones de habitantes, adeptos al budismo, esparcidos en 75 provincias,

Y como sucede en todas las latitudes del planeta, en el fútbol tailandés no puede faltar la presencia argentina. Thawi Watthana Samut Sakhon United Football Club, joven entidad participante del campeonato de Tercera División, es propiedad de Luis Echenique, de cuyo equipo además es el arquero, tiene como directores técnicos a Rodolfo Quinteros y Gastón «Gato» Esmerado y como preparador físico y entrenador de arqueros a Hernán «Chispa» Coldeira

Rodolfo Damián Quinteros, ex jugador de Arsenal, San Martín de San Juan, El Porvenir, Huracán, Deportivo Armenio, Gimnasia y Esgrima de Concepción del Uruguay y Argentino de 25 de Mayo, y con antecedentes como entrenador en Deportivo Español, secundando a Adrián Romero, y en las inferiores de Arsenal y Quilmes, le contó a El Café Diario esta experiencia en un fútbol exótico para los argentinos. 

Quinteros: «La actividad comienza y termina muy temprano»

«Llegué y me encontré con un país totalmente diferente al nuestro. Muy organizado, muy lindo por todo lo turístico. Estoy con mi familia viviendo en Bangkok, en el distrito de Min Buri. La actividad comienza muy temprano y termina también muy temprano; la gente trabaja desde las 6 de la mañana y a las 9 de la noche ya no hay vida en las calles, a diferencia de nuestro país. En cuanto a la seguridad es algo maravilloso, es raro escuchar de robos o de algunas de las cosas que en nuestro país son un mal diario» explica.

¿Qué es Zoe Thawi Watthana?

Es un club muy ordenado conducido por Lucas Echenique, dueño del club junto a su esposa, con un proyecto a largo plazo para de subirlo de categoría. Llegamos con el equipo en el fondo de la tabla. Lucas, con quien jugamos juntos en Arsenal y a quien le estoy agradecido por haberme dado esta oportunidad, nos trajo apostando a futuro y los resultados ya se están viendo ya que logramos salir de la zona del descenso definitivamente. Estamos salvados de descender faltando tres fechas para finalizar el torneo.

El celular como traductor

¿Cómo se manejan con el idioma, aprendieron a hablar en tailandés?

La comunicación con el plantel es a través de Lucas Echenique. Y hace un tiempo se incorporó Best, un jugador tailandés que habla castellano y nos ayuda con la comunicación. Aparte nos manejamos en inglés, idioma que también se usa mucho acá. En cuanto al tailandés, voy aprendiendo con el día a día, con los jugadores y con nuestro amigo Lucas. También, en lo cotidiano, muchas veces recurrimos al traductor del celular para comunicarnos ya que no nos entienden ni el inglés que podemos hablar, jaja.

¿Cómo se dividen el trabajo para dirigir a los futbolistas?

Yo llegué primero como entrenador al equipo a través de Lucas. Después se sumaron al proyecto Esmerado y Coldeira. Por una cuestión de organización me hago cargo de la parte táctica junto al «Gato», y el «Chispa» tiene a su cargo la parte física y el entrenamiento de arqueros. Es un trabajo compartido. 

Lucas Echenique, arquero y propietario, del club. Atajó en Arsenal y está en Tailandia desde hace doce años. (Foto: Zoe Thawi Watthana).

Estando tan lejos, geográficamente y por forma de vida, de Argentina, seguramente ayuda mucho compartir esta experiencia con compatriotas.

Exacto. Con Esmerado y Coldeira compartí plantel en Arsenal, igual que con Lucas, en nuestra época de jugadores, y tenemos un amistad. De más está decir que son dos personas maravillosas, con las cuales vivimos día a día juntos esta aventura, a la cual se sumó mi familia.

Viajaron todos.

Sí, mi hijo Marcos y mi esposa Romina son parte del grupo; el «Gato» y el «Chispa» los respetan y aceptan como si fuéramos una gran familia. La verdad, nos unimos y nos ayudamos todos y disfrutamos de lo que hacemos. Y con la gran ayuda de Lucas Echenique que es nuestro guía en cuanto a la ciudad y al país y nuestro amigo con una experiencia de 12 años en Tailandia, algo que nos da una ventaja gigante.

Quinteros, con Hernán Chispa Coldeira. Fueron compañeros en Arsenal,
hoy comparten cuerpo técnico en Tailandia (Foto: Zoe Thawi Watthana).

Mucha paciencia en los semáforos  

¿Cuáles fueron las cosas más curiosas que te pasaron?

Anécdotas hay varias, sobre todo por el idioma. Me tocó estar en situaciones diarias y tener que comunicarle algo a la gente y que se te queden mirando sin entender nada de lo que decís, entonces agarrás el celular para poder traducir. Es muy gracioso.

Se tienen paciencia mutuamente.

Destaco la amabilidad de todas las personas de este país, es admirable. Nos encontramos con semáforos que tardan cinco minutos, de reloj, en cambiar de color y nadie toca bocina. Todo el mundo espera tranquilo que se ponga verde, y eso que es un tránsito que en hora pico es terrible.

La alimentación es otra cuestión que muestra las diferencias con nuestro país. ¿Se adaptaron a la cocina asiática?

Es muy diferente. Acá hacen seis o siete comidas diarias. Desayunan pescado con verdura. Toman muchas sopas y la comida es muy picante. En Argentina no nos entraría en la cabeza este tipo de alimentación. Pero nos vamos adaptando, conseguimos lugares donde podés comer carne y comidas más similares a las nuestras. 

Gastón Esmerado y Rodolfo Quinteros, los encargados de la dirección técnica, del conjunto tailandés.
(Foto: Zoe Thawi Watthana).

¿Cómo es el nivel futbolístico?
Me encontré con un fútbol muy técnico, con jugadores dotados técnicamente. Es un fútbol de pocas transiciones y de mucho ataque, golpe por golpe. Me tuve que adaptar. ¡Fue todo un aprendizaje! Entre las virtudes del jugador tailandés, repito que me sorprendió su técnica, no erran pases.

¿Aceptan sus directivas?

Son muy respetuosos y muy aplicados al entrenamiento y las indicaciones. Tienen un gran respeto y admiración por nuestro fútbol. En cuanto a defectos, quizás no tienen buen juego aéreo pero la verdad son cosas corregibles con el trabajo. Es muy positiva nuestra visión del jugador tailandés.

¿Qué medidas y precauciones se toman en Tailandia por la pandemia de coronavirus?

Acá la situación con respecto a la pandemia es similar a otros lugares, pero al ser un país tan organizado y tan respetuoso de las reglas, todo el mundo acepta y toma las precauciones al pie de la letra Todos se cuidan, todos respetan y todos hacen que los casos sea pocos y que los contagios se puedan controlar.

Las siguen al pie de la letra.

A cada lugar que vas, sea una feria o un shopping, sí o sí te debes controlar la fiebre y usar alcohol para higienizarte las manos. En cuanto al fútbol, cada semana antes de jugar hay que presentar los test de COVID negativo para poder ir al partido, tanto el plantel como el público.