Por un parto respetado

Por Inés Tiphaine (chinisst@gmail.com)

Edición: Florencia Romeo (florenciaromeo06@gmail.com)

La Semana del Mundial del Parto Respetado, que se celebra hasta el 22 de mayo, invita a pensar y repensar conceptos vinculados al embarazo y la maternidad, sobre todo teniendo en cuenta que la Argentina ya cuenta con legislación al respecto, como la Ley 25.929 sobre Parto Humanizado, a nivel nacional, y la ley 6365 de Parto Respetado y Atención Perinatal, sancionada en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires en diciembre de 2020.

La ley sobre Parto Humanizado garantiza, entre otros conceptos, un parto normal, que respete los tiempos de las mujeres y las personas gestantes, elegir a la persona que la acompañará durante el trabajo de parto, el parto y el posparto y tener al bebé al lado, en su cuna (a menos que necesite cuidados especiales), entre otros conceptos.

En ese sentido, la Red Argentina de Casas de Partos hace su aporte en pos de esta concepción respetuosa del nacimiento.

Las Casas de Parto existen en todo el mundo y también en Argentina.

Las casas de partos son dispositivos para los embarazos de bajo riesgo y existen en muchos países. En Argentina, que están incluidas en un marco de legalidad, son espacios diseñados y atendidos por obstétricas, nombre correcto de las profesionales usualmente llamadas parteras. Lugares seguros y confortables donde se respeta el derecho de la persona gestante a tener un parto humanizado, obviamente articulado con un sistema de derivación para los casos que requieren otro tipo de intervención.

En diálogo con El Café Diario, la Licenciada en Obstetricia Ana Giménez, integrante de la Red Argentina de Casas de Partos, se explayó sobre este tema.

¿Qué es un parto respetado?

Un parto respetado implica otras instancias más allá del nacimiento en sí, tanto previas como posteriores, en las que tienen que garantizarse ciertas pautas de contención y acompañamiento de las mujeres y personas gestantes. Con respecto a la historia de la Semana Mundial del Parto Respetado, el concepto surgió en 2004 en Francia, como movimiento para respetar los derechos y la autonomía de la persona gestante, de la mujer y de la familia.

Imagen de la campaña en medios y redes sociales del Ministerio de Salud de la Nación por la Semana del Parto Respetado.

¿Quiénes integran la Red Argentina Casas de Partos?

Somos una red de parteras/os, licenciadas/os en Obstetricia de Argentina que, junto a otras mujeres y profesionales, nos dedicamos al área materno-infantil y a la salud integral de la mujer en todo su proceso reproductivo.

¿Cuál es el objetivo de esta Red?

Nuestro objetivo es conformar una red social y comunitaria para la creación y/o habilitación de Casas de Partos en Argentina. Pretendemos responder a la demanda de todas las mujeres y personas gestantes que desean dar a luz a sus bebés en un espacio hogareño, íntimo y saludable. Desde esta decisión, nos unimos en una red profesional y social que se basa en el Modelo de la Partería Internacional, desde la perspectiva de género, derechos humanos y salud integral.

¿Cómo es la atención de las mujeres y personas gestantes?

Se trabaja con las personas gestantes y familias que deseen el parto fisiológico, sin intervención, es decir con los requisitos de bajo riesgo, de la menor intervención posible. Ofrecemos un espacio hogareño para que el proceso reproductivo se realice a su ritmo y respondiendo a las necesidades maternas: posiciones, alimentación, intimidad, confianza, acompañada por quien haya elegido desde su plan de parto.

¿Cómo se desarrolla ese proceso?

Nuestras herramientas son las terapias naturales e integrales para calmar el dolor y los miedos a través del vínculo previo, con la información completa y necesaria sobre el proceso, que es único en cada persona gestante. Brindamos también las estrategias necesarias para que pueda potenciar su salud física y mental, que la fortalecerá cada día hacia su experiencia trascendental de dar a luz a su hija/o, sin violencias, con libertad, fortaleza y respeto.

La Semana del Parto Respetado se celebra en todo el mundo.

¿Qué precauciones se toman ante un caso complicado?

Dados los conocimientos y experiencias en partos domiciliarios y hospitalarios, trabajamos con los recursos de la obstetricia basada en la evidencia científica y las técnicas terapéuticas alternativas. En caso de que, durante la consulta prenatal, el trabajo de parto o el parto-nacimiento se registrara una alteración, un signo de alarma, lo resolvemos nosotros si es simple. Si no lo es, recurrimos a la consulta y/o derivación a un profesional o centro de mayor complejidad para su resolución, previo acuerdo con especialistas e instituciones.

Pandemia y violencia obstétrica

¿Aumentaron los casos de violencia obstétrica durante la pandemia?

Si bien la violencia obstétrica y neonatal surgió mucho antes, con la pandemia no sólo aumentó, sino que se fue naturalizando tanto la intervención del proceso de parto como las cesáreas innecesarias. Esto fue así porque se cuidaba que las personas gestantes no fueran a las instituciones que, como correspondía, estaban abocadas al Covid19, para preservarlas del contagio, pero tampoco estaban en condiciones edilicias para poder recibirlas en pandemia sin exponerlas al riesgo.

¿Faltaba preparación para la atención en pandemia?

Exacto. Las instituciones sanitarias no estaban preparadas para semejante situación y no podían responder a la demanda. Las mujeres y madres se quedaron con la menor o ninguna atención durante un gran lapso, hasta que se pudo acondicionar las salas, llegaron las vacunas, etcétera. Aun así, no olvidemos que la ley de Parto Respetado surgió en 2004 para combatir y eliminar la violencia obstétrica y neonatal.

¿El proyecto presentado por la diputada Mónica Macha podría eliminar la violencia obstétrica?

El proyecto de la diputada Mónica Macha para el funcionamiento de Casas de Partos y Nacimientos en Argentina impulsa un cambio indispensable. Significa salir de la hegemonía médica intervencionista para pasar a un nuevo paradigma: el “nacimiento es una construcción social y familiar”. Está demostrado que las Casas de Partos son seguras en su función, eliminan la violencia obstétrica y neonatal y brindan gran satisfacción a las personas gestantes y familia. La salud es un derecho y un beneficio para toda la sociedad.

¿Se impone un cambio de pensar las maternidades?

Creo que es necesario. Como dice Michel Odent: “Para cambiar la realidad hay que cambiar la forma de nacer”. El parto no es un “mecanismo cuerpo”, el parto es sagrado en cada mujer o persona gestante y en cada bebé que llega a nuestro mundo, único e irrepetible.

¿Hubo realmente un aumento de intervenciones quirúrgicas en los últimos años?

Los datos de la Defensoría del Pueblo dicen que en 2021 aumentaron del 40% al 57% en el sector público, y 99% en el privado, cuando la Organización de la Salud (OMS) dice 15%. La cesárea es una indicación precisa, se originó para salvar a la madre y al bebé, ya sea porque una u otro padecen alguna enfermedad o porque fue un embarazo de alto riesgo. No debería ser una opción de rutina.