Pilar Chabur: «La foto con Diego marcó mi vida»

Por Bernardo Falvella (ber_falve@hotmail.com)

Edición: Florencia Romeo (florenciaromeo06@gmail.com)

La figura emblemática de Diego Armando Maradona genera amores y discrepancias dentro de la sociedad. Pilar Chabur, claramente, integra el primer grupo de adeptos.

«Diego me cambió la vida», explica esta joven platense y periodista de 26 años, que desde pequeña se declara fanática del astro del fútbol, debido a la influencia paterna. 

Graduada en la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la Universidad Nacional de La Plata, esta comunicadora no disimula su pasión por la comunicación y el fútbol: su idolatría por «Pelusa» la llevó a cumplir su sueño de conocerlo en persona y a difundir su historia de fanatismo hasta lugares inimaginables. 

En noviembre de 2021 Pilar recibió un llamado que le cambiaría la vida: colegas italianos que cubren la actualidad del club Napoli le dijeron que querían incorporarla a su equipo de profesionales, propuesta que rápidamente fue aceptada.

Pilar Chabur, de La Plata a Nápoles, sin escalas

En un mano a mano con El Café Diario, Belén relata su increíble historia, cómo nació su idolatría por Maradona y cómo se fue allanando el camino que la terminó depositando en los medios italianos.

¿Cómo surgió su fanatismo por Maradona?

A través de mi papá. En casa siempre fuimos muy seguidores del fútbol y da la casualidad que Diego tuvo un paso como profesional en Newell’s Old Boys de Rosario, club del cual soy hincha. De chica empecé a ver videos de cuando jugaba en la «Lepra» y a partir de ahí quise interiorizarme sobre su mundo y todo lo que fue su trayectoria. 

Una historia riquísima.

La historia de Diego representa mucho para Argentina, aún hoy seguimos hablando de él y creo que nunca se lo olvidará, por lo que dejó como persona y por lo que fue como futbolista.

Pilar Chabur es hincha fanática de Newell’s Old Boys de Rosario.

¿En qué momento entró de lleno en la historia del 10?

Todo arrancó cuando me enteré que Diego Maradona iba a venir a vivir a la Argentina para dirigir a Gimnasia y Esgrima La Plata, en lo que sería su última experiencia como DT antes de su fallecimiento. Aquí se inició mi sueño, mis ansias de querer conocerlo, acercarme a él. Mi objetivo era, al menos, lograr un mínimo contacto.

Y un día pudo conocer a Diego en Gimnasia. ¿Cómo fue ese encuentro?

Sí, lo conocí y no me lo voy a olvidar nunca. Todo se lo debo a un amigo utilero del Lobo, Jorge David Sosa. De alguna forma él fue el iniciador de todo, porque es a quien le doy una camiseta de Newell’s para ver si podía hacérsela llegar a Diego para que me la firmara, y me lo cumplió. A partir de allí todo lo demás fue sucediendo.

¿Conseguiste estar frente a frente con el astro en tu primer intento? 

Sí, a Maradona logré conocerlo en el predio de Estancia Chica, donde entrenaba Gimnasia y yo tenía la costumbre de ir a cada entrenamiento. Lo curioso es que justo era el primer entrenamiento de Diego ahí.

¿Cómo hizo para entrar?

En ese entonces yo no tenía acreditación de periodista y estaba repleto de medios nacionales esperando por su aparición. Como mi amigo Jorge estaba de Seguridad en el predio, me avisó que iba a hacer el intento para ver si podíamos ver a Diego. 

Cuánto suspenso…

Se acercaban las cinco de la tarde, el horario límite para presenciar el entrenamiento y Maradona no aparecía… Estaba desesperada y los colegas me decían que iba a ser imposible cruzarme con él, que no me ilusionara. En un momento me escondí detrás de un árbol y a lo lejos veo venir caminando a alguien ¡ja, era Diego! Puse quinta, me apuré y lo pude saludar, cruzar unas palabras y entregarle mi camiseta de Newell’s. Yo digo que fue suerte y obra del destino. A partir de ahí y la foto que nos sacamos, mi vida cambió para siempre.

¿Qué sintió cuando su historia con Diego se viralizó tan rápido por las redes sociales?

Fue todo muy sorpresivo. Desde el día en que publiqué en Internet mi foto con Maradona, mucha gente comenzó a seguirme por redes sociales, quiso saber un poco qué había detrás de esta historia de fanatismo. Me contactaron personas que ni conocía. Incluso empezaron a seguirme por Instagram páginas de Italia vinculadas al Napoli y a Diego.

La cabeza le hizo un click. ¿Sintió que era el momento de explotar su vivencia y hacerla conocer al mundo?

Una tarde de lluvia estaba en mi habitación y digo: ¿por qué no aprovechar que mi historia se está difundiendo para seguir compartiéndola y que llegue a todos lados? Y fui un poco más allá. Se me ocurrió crear un cuento folclórico, un poco «calcistico» que narrara las sensaciones de lo que sentí en mi encuentro con el más grande.

¿Y qué hizo con ese relato?

Una vez terminado mi cuento, comencé a enviarlo a todas los medios napolitanos para ver qué repercusión tenía. Las respuestas fueron muy positivas e inesperadas para mí, al punto que en este momento estoy trabajando en Italia, en el medio partidario «Gol del Napoli». La verdad que es increíble y estoy muy agradecida por cómo me abrieron las puertas. Me regalaron hasta los pasajes para que viniera. Cambió mi vida y la de mi familia también.

De conocer a Maradona, a trabajar como periodista en Italia

La oportunidad laboral en Italia a Pilar le llegó de forma impensada. El medio partidario «Gol de Napoli» se comunicó con ella para que se integrara a su grupo de trabajo y los colegas italianos estaban tan seguros de su decisión que hasta le enviaron pasajes para que pudiera viajar a Italia cuanto antes. Una historia de película.

La periodista platense trabajando para «Gol del Napoli» TV.

De un día para el otro la llaman de un medio napolitano para que trabaje con ellos. ¿Cómo surgió?

Fue a través del museo de Nápoles, lugar donde envié mi cuento sobre Maradona. La barrera idiomática fue un problema inicial para la difusión de mi historia, pero el interés despertado en tierras napolitanas fue tan fuerte que el problema se tornó anecdótico. Parecía que el destino estaba marcado.

¿Cómo la contactan desde «Gol del Napoli»?

Antonio Russo, director de este diario digital, fue quien me contactó por Facebook. Fue además quien escuchó mi historia, leyó mi cuento y se interiorizó sobre el trabajo en medios que venía realizando en Argentina. Cuando me propusieron esto ni lo dudé porque amo la profesión desde el primer momento en que la elegí.

Una decisión importante.

Obviamente, la decisión de irme a Italia fue toda una novedad para mí, porque yo nunca había salido del país. Por suerte siempre tuve el apoyo de mi familia. Entendí que era una posibilidad que no podía desaprovechar, ya que no aparecen todos los días.

¿Cómo fue prepararse desde lo personal y profesional antes de mudarse a Napoli?

Desde que Antonio se comunicó conmigo, arranqué a tomar clases de italiano, porque sabía que lo iba a necesitar. Lo estudié durante 3 meses antes de venirme a Italia. Obviamente que aún me cuesta bastante hablar el idioma pero aquí mis compañeros me ayudan mucho para perfeccionarlo.

¿Con qué tipo de periodismo deportivo se encontró en Italia?

Uno muy diferente al nuestro. Acá los programas son muy estructurados, por eso yo a veces intento agregar esa chispa de discusión para sumar al debate, como ocurre en nuestra televisión. Aprovecho también para hablarles mucho sobre el fútbol argentino, que de por sí se sigue mucho por estos lados.

Tuvo el privilegio de conocer el mítico estadio de Napoli «Diego Armando Maradona». ¿Cómo fue esa experiencia?

Es bellísimo, por fuera y por dentro. Es un estadio que marca la historia rica de Diego, y en sus alrededores eso se siente, su espíritu está más vivo que nunca a través de sus murales, banderas y ofrendas.

Pilar con la camiseta argentina en el estadio «Diego Armando Maradona» de Napoli.

Se suele decir que el amor que existe por Diego en Italia es igual o mayor que en Argentina. ¿Es así?

Después de charlar con muchas personas, puedo decir que el cariño que se siente acá en Italia por Maradona es mucho mayor, se palpa en la calle. Obviamente esto no anula el cariño eterno que sentimos los argentinos.

Hoy está trabajando en un lugar soñado. ¿Qué horizonte proyecta?

Trato de disfrutar el presente. La vida te sorprende… un día estás trabajando de periodista en La Plata y al otro te tomas un avión para irte a vivir del otro lado del mundo. Además de mi trabajo, estoy aprovechando para conocer lugares de aquí, la cultura italiana es muy linda. Existe un gran respeto por las mujeres y eso me encanta. Después, en la vida diaria, también hay que decir que Italia es un país muy seguro.

¿Qué significa Maradona en tu vida?

Como Maradona no hay ni habrá otro igual, es único. Fue ese niño humilde que tenía el sueño de triunfar y que a base de ser guerrero y sanguíneo pudo conseguir todo lo que se propuso.