Los pendientes del Congreso: Ley Ovina, Ley de Etiquetado Frontal y Presupuesto 2022

Por Omar Millalonco (millalonco.omar@gmail.com)

Edición: Florencia Romeo (florenciaromeo06@gmail.com)

El objetivo de las diputadas y los diputados nacionales del oficialismo es retomar la labor parlamentaria en el Congreso Nacional, advertidos de que puede cambiar la composición de ambas cámaras después de las elecciones generales del 14 de noviembre.

El desafío es aprobar el presupuesto 2022 y las deudas legislativas que quedaron antes de las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO).

El Frente de Todos se prepara para volver a la Cámara de Diputados de manera presencial, en el marco de un protocolo virtual vencido. En ese sentido se encuentra trabajando para que se aprueben un par de propuestas legislativas que quedaron en el tintero, producto de la campaña electoral previa a las PASO, y retornar a las bancas cuanto antes.

La Cámara de Diputados se apresta a retomar su forma habitual
de sesiones presenciales tras más de un año de trabajo remoto.

El bloque que conduce Máximo Kirchner promueve que su fuerza y los aliados garanticen la aprobación de algunas iniciativas que ya tienen dictamen de comisión y que están listas para ser debatidas. Se trata de la Ley Ovina, la Ley de Etiquetado Frontal y la gran apuesta: el Presupuesto 2022.

Asimismo, y superado sacudón de las PASO que derivó en el recambio de ministros del gabinete nacional, el Ejecutivo, a través del Frente de Todos en el Congreso de la Nación volverá a la gimnasia parlamentaria con la idea de trabajar en un paquete de leyes que, de aprobarse, le dará un respiro hacia el interior del gobierno.

Sin margen para (más) errores

Por estos días, la administración nacional y los integrantes del oficialismo en la Cámara Baja planean una estrategia tan simple de enunciar como difícil de poner en marcha: no darle protagonismo a la oposición y que el Palacio Legislativo no sea utilizado como una herramienta electoralista de los bloques que se encuentran en la vereda de enfrente. Si bien aplica a toda la oposición, el principal apuntado es la bancada de Juntos por el Cambio.

A su vez, uno de los principales temas que se quiere tratar tiene que ver con el ámbito económico, donde el Gobierno deberá acelerar medidas que se apliquen directamente dentro del tejido social y productivo. Y que las mismas se materialicen en resultados concretos para generar empleo.

Dos leyes cajoneadas

Dentro del Congreso de la Nación hay dos propuestas legislativas que estuvieron a punto de tratarse antes del proceso electoral del 12 de septiembre pero quedaron por el camino: la Ley Ovina y la tan discutida y polemizada Ley de Etiquetado Frontal.

La Ley de Etiquetado Frontal está siendo demorada por legisladores
que ofician de lobbistas de las grandes empresas alimenticias.

Si bien hubo una pausa parlamentaria, en los últimos días empezó a moverse la tarea de comenzar con la discusión y el tratamiento de estas en las comisiones, para que los legisladores y legisladoras vuelvan a discutir los temas que quedaron inconclusos.

Cabe aclarar que la llamada Ley Ovina ya cuenta con media sanción en la Cámara de Senadores de la Nación. La iniciativa propone la creación de un régimen para la promoción y difusión de la ganadería ovina. En el caso de aprobarse, fijaría por 10 años un presupuesto de 850 millones de pesos. Se trata de una medida que puede traer una serie de beneficios relevantes al sector.

La otra ley clave de la agenda legislativa -y que convoca a todos los sectores políticos, sin excepción- es la Ley de Etiquetado de Alimentos, una propuesta que apunta a incluir en las bebidas y los envases de comida información veraz de los ingredientes para advertir a la ciudadanía y que cuenta con un extendido y fuerte lobby en su contra.

Cabe aclarar que esta legislación «no busca prohibir» sino «garantizar derechos de información, salud y alimentación adecuada a la población argentina», asegura Ignacio Porras, director de la Sociedad Argentina de Nutrición y Alimentos Reales (SANAR), en diálogo con El Café Diario.

«Actualmente -agrega Porras-, no tenemos conocimiento acerca de que, si lo que compramos en un supermercado, sea comestible o bebible, esconde algún riesgo para nuestra salud».

El presupuesto 2022 que buscar aprobar el Gobierno

La Cámara de Diputados de la Nación ya cuenta con el Presupuesto 2022, enviado por Martin Guzmán, ministro de Economía de la Nación. En el escrito se detallan distintas medidas planteadas por el Ejecutivo Nacional con la idea puesta en mejorar y fortalecer los resultados de crecimiento.

Martín Guzmán, ministro de Economía de la Nación, poco proclive a aumentar
el gasto público, se prepara para defender el Presupuesto 2022 en el Congreso.

El tratamiento y los movimientos dentro del Palacio Legislativo en relación al Presupuesto 2022 están en marcha y se espera en los próximos días la presencia del titular de la cartera económica, junto a un grupo de funcionarios. Según ha podido saber El Café Diario, el escrito tiene casi 5 mil páginas e incluye una serie de medidas destinadas al sector social.

Asimismo, la iniciativa tiene un fuerte respaldo analizado por especialistas en la materia, debido a que prevé un crecimiento del 4% del Producto Bruto Interno (PBI), un dólar a $131,1; inflación del 33% y no habría pago de vencimientos de capital al Fondo Monetario Internacional, aunque sí contempla reducir los subsidios energéticos.

En relación al tema presupuestario, hay versiones sobre las reuniones que mantienen el equipo económico conducido por Guzmán y un reducido grupo de equipos técnicos que vienen trabajando sobre el mismo.

«Durante 2020 tuvimos la reunión con el Ministro de Economía donde explicó los ejes del presupuesto 2021. Me imagino un procedimiento similar», señaló el presidente de la Comisión de Presupuesto y Hacienda de la Cámara de DiputadosCarlos Heller, y completó: «una vez que se presente el presupuesto, organizaremos el momento en el que el ministro (Martin) Guzmán hará la presentación. Y a partir de ahí comenzaremos a debatirlo».