Paro Nacional aeronáutico a la vista tras el 28 de enero

Por Nicolás Avellaneda
avellaneda.elcafediario@gmail.com

La Asociación Argentina de Aeronavegantes advirtió que podría decretar un paro a nivel nacional si en los próximos días no se llega a un acuerdo “sobre los múltiples conflictos” que el gremio viene denunciando.

Juan Pablo Brey, conductor de la entidad gremial, recordó que la conciliación obligatoria vencerá el próximo 28 de enero, fecha tras la cual la AAA estaría en condiciones de realizar un paro que, en esta ocasión, sería de 24 horas y en todo el país.

Los conflictos siguen vigentes. Paritarias irresueltas, despidos, precarización laboral y casos de persecución sindical. Nosotros venimos denunciando toda esta serie de problemáticas desde hace tiempo mediante asambleas en los lugares de trabajo y a través de distintas movilizaciones”, ha explicado Brey, quien agrega que “dejamos en suspenso la medida de fuerza que habíamos anunciado en diciembre para mantener un diálogo con el ministerio de Trabajo, pero nuestra realidad es urgente y preocupante. Si no alcanzamos un acuerdo antes del 28 de enero, nos veremos empujados a ir a un paro nacional“.

Juan Pablo Brey, titular de la Asociación Argentina de Aeronavegantes. (Foto: MundoGremial)

Al mismo tiempo, desde el gremio que reúne al personal de cabina, se destacó que la agenda de reclamos incluye la paritaria 2017 incumplida y vencida en Aerolíneas Argentinas y Austral, a lo que debe agregarse el incumplimiento del pago de la cláusula gatillo; la desactualización de las paritarias en LATAM Argentina, filial ésta donde el achicamiento del holding es ostensible; el estado de alerta en AVIANCA Argentina ante la posible pérdida de fuentes de trabajo, y la marcha atrás en el plan de expansión que se había anunciado.

Al mismo tiempo, la entidad sindical hace saber su preocupación por la situación de la empresa ANDES Líneas Aéreas, donde se siguen perdiendo fuentes de trabajo y los salarios se pagan en cuotas. Además, AAA denunció la precarización y la persecución laboral que se vive en FLY Bondi y otras empresas low cost, a lo que debe sumarse la suspensión de las actividades de la empresa LASA, lo que ha llevado al perjuicio salarial y laboral de sus tripulantes de cabina.

La situación no es nueva ni para los aeronavegantes ni para ningún otro gremio del sector de la aeronáutica comercial del país. Precisamente fueron los tripulantes de cabina quienes a fines de diciembre de 2018 realizaron una multitudinaria movilización -a la que adhirió el Frente Sindical que lidera Pablo Moyano– en rechazo a la política aerocomercial.

La consigna enarbolada el 27 de diciembre fue “No a la precarización de nuestros cielos”, y continúa sin ser tenida en cuenta por el gobierno.

El Cafe Diario punto com

Medio cooperativo. Periodismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *