La pandemia golpea a la gastronomía porteña

Por Inés Tiphaine (chinisst@gmail.com)

Los restaurantes, bares y cafés de la Ciudad de Buenos Aires han permanecido cerrados desde el 20 de marzo, cuando comenzó a regir el aislamiento social, preventivo y obligatorio (ASPO). Algunos, sin recibir comensales, ofrecen la modalidad take away (para llevar). Sin embargo los dueños de los locales de gastronomía no llegan a cubrir los gastos que tienen que afrontar a fin de mes.

Después de más de dos meses de cuarentena, el sector espera el momento en que se autorice a bares, restaurantes y cafés a reabrir sus puertas al público, pero la buena noticia todavía no llega.

Sueldos y cuentas que pagar

«El problema es que no vemos futuro, no sabemos cuándo vamos a poder reabrir, no hay un plan del Gobierno nacional ni de la Ciudad«, explica Carlos Gutiérrez, dueño de ‘La Biela’. Este bar cultural, ubicado en el barrio de Recoleta, se inauguró en 1950. Desde aquel momento, es un lugar de reunión característico para turistas y vecinos.

«Mi mayor preocupación son los 54 empleados, cómo pagarles a ellos«, destaca Gutiérrez, y explica que «solo 10 están pudiendo trabajar«.

«Estuvimos mandando protocolos para que se reabra el local, todavía no tuvimos respuesta. Sin embargo, cuando se abra, el consumo va a ser muy de a poco porque no va a haber turistas ni mucha gente en la calle«, reflexiona. Agrega que, además, van a tener que cumplir con los protocolos de distancia que se dispongan.

Por ahora, ‘La Biela’ ofrece delivery y take away de café y 10 platos, entre carnes, pastas, pescados, omelettes y tortilla. «Lo que más se vende es el café que los vecinos vienen a tomar a la calle. Sin embargo no llegamos a cubrir ni el 5% por ciento de lo que producíamos«, señala Gutiérrez.

El pago de los servicios también es un problema en estas condiciones. Las empresas de luz, agua y gas han comunicado que postergarían los vencimientos para estos locales. Al respecto, Gutiérrez opina: «no es la solución, porque igual no podremos pagar. Los restaurantes y hoteles debemos tener ayuda económica, principalmente para el día después«.

Diferencias entre los barrios

Para el dueño de ‘DOC Café’, Santiago Geli, el cierre de su local «no fue fácil», y por estar ubicado en el microcentro, los avances en la flexibilización del ASPO no alcanzan a darle un respiro. «Es muy lento el movimiento en la calle, y mucho menor que en otros barrios. Cuando cruzás la 9 de julio, es tierra desierta«, explica.

«Cerramos cuando arrancó la cuarentena y el 13 de abril reabrimos, haciendo foco en el delivery a través de Pedidos Ya y Rappi. Por más de que no había mucha gente en las calles, teníamos que empezar a generar ventas«, indica Geli.

Los sábados, él mismo se ocupa de hacer delivery junto con Belén, su novia. Llevan unas cajas con desayunos, postres o menús de comidas. También entregan café en grano. «Si la gente no sale a la calle, hay que acomodarse e ir a su casa«, dice.

«La mayoría vamos pateando las deudas para adelante. Está el decreto para las PYMES, y cada uno va pagando lo que puede.  El tema es que sabés que se te va juntando y que después va estar complicado», reflexiona el dueño de ‘DOC Café’.

Recomendaciones para la reapertura

La Federación Empresaria Hotelera Gastronómica de la República Argentina (FEHGRA), junto con la Fundación Centro de Estudios Infectológicos del Dr Daniel Stamboulian (FUNCEI) presentó el documento ‘COVID-19, recomendaciones para la operación de restaurantes, take away y delivery’que apunta a servir como referencia.

«Se trata de pautas concretas, sencillas y prácticas, que aportan seguridad y confianza para la apertura de los establecimientos. Fueron desarrolladas por esta prestigiosa Fundación, buscando la seguridad de los trabajadores y los clientes, que redundará a su vez en la seguridad de los destinos«, ha expresado Graciela Fresno, presidente de FEHGRA.

Entre las recomendaciones para los restaurantes, se encuentra reemplazar las cartas tradicionales por cartas virtuales y respetar el máximo de las capacidades previstas en la sala. Además, se aconseja que haya hasta cuatro personas por cada diez metros cuadrados y, sobre todo, que haya ventanas abiertas para ventilar los locales.

En cuarentena quirúrgica

Horacio Rodríguez Larreta, jefe de gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, anunció en conferencia de prensa una «cuarentena quirúrgica o protocolizada» en la que se irán tomando medidas en función de la situación y del avance de la pandemia para priorizar «el bienestar» de las personas.

Según anunció Larreta, el foco estará en «restringir al máximo las concentraciones de gente y sumar actividades con estrictos protocolos». Por el momento no hay novedades para el sector de la gastronomía, si bien el ministerio de Salud porteño estudia un protocolo que han confeccionado las cámaras que agrupan a los locales de comida.