Natalia Mendonça: «Salir del aislamiento no será fácil para muchas personas»

Por Luján Gassmann (lujangtv@gmail.com)

Edición audiovisual: Gabriela Composto (gabriela.composto@elcafediario.com)

Edición: Florencia Romeo (florenciaromeo06@gmail.com)

La pandemia y el aislamiento decretado perturbaron el sistema de vínculos de los seres humanos y devino en la búsqueda de la satisfacción en el mismo lugar de donde nacen, en nosotros mismos. De esto habló El Café Diario con la licenciada Natalia Mendonça, psicóloga (UBA) M.N. 43.119 y cofundadora del grupo Psicoanalítico del Oeste.

¿Qué patologías surgieron o se incrementaron en el contexto de pandemia?

En la forma en que cada uno de nosotros se cuida a sí mismo y al semejante da cuenta de las herramientas que tiene. Quien no haya sido cuidado, tendrá más dificultades en hacerlo espontáneamente y deberá aprender de otros. En otros casos donde la experiencia fue grave, de abandono, de hostilidad, tendremos el odio y la destructividad como protagonistas.

¿Esto fue por la pandemia?

No, esto último se opone a la preservación, ataca la vida y con esto me refiero no solo al COVID19, sino a los modos de vivir. Algunas personas pueden preservar los lazos sociales satisfactorios buscando alguien a quien amar pero otras personas buscarán alguien a quien odiar, llevando a estados de violencia, los que se incrementaron durante la pandemia.

¿Qué se necesita en situaciones de miedo o estrés?

Se necesita a alguien más que nos sostenga, para atravesar eventos cotidianos que forman parte de vivir y vivir no es tarea fácil. Desde hace varios años encontramos, en algunas sociedades más que otras, una fragmentación, pérdida de lazos estables, graves diferencias económicas, exceso de individualidad que hacen a las vivencias humanas pasar a estados más graves y dolorosos. El capitalismo nos engaña, nos dice que “teniendo” más y más “seremos” más, pero eso fracasa y con esto el deseo de vivir suele apagarse como una llama en el viento dejando un estado de vacío emocional.

¿Cómo se llena ese vacío emocional?

La soledad y el sufrimiento convocan un estado doloroso y cada quien lo resolverá con sus recursos. Cuanto más se prolongue ese estado más se pronunciarán los padecimientos y el desencadenamiento de patologías.

¿Cómo cuáles?

Se han registrado un incremento de casos de exceso de consumo de sustancias, alcohol, depresiones que pueden agravarse, fobias y evidentes cuadros orgánicos que están asociados a predisposiciones orgánicas, pero muchos también a desencadenantes producidos por el estrés de la pandemia y mucho más con el tiempo de aislamiento estricto y repentino. Cabe aclarar que entendemos que era necesario este aislamiento.

Los menores, muy afectados por el aislamiento

¿Qué pasó y qué pasa con los adolescentes y niños?

Se registró un aumento importante de consultas sobre adolescentes y también en niños que vieron afectados sus desarrollos madurativos y emocionales. La crianza lleva tiempo, mucha energía y a veces los padres no están en condiciones o no saben cómo ayudar a sus hijos.

Natalia Mendonça: «se registró un aumento importante de consultas sobre adolescentes y también en niños que vieron afectados sus desarrollos madurativos y emocionales».

¿Qué se les puede decir a esos padres?

Lo importante es escuchar a los niños y adolescentes, es tan fundamental como darles alimento y educación. Un joven que no habla, que no encuentra las condiciones ambientales para ser escuchado, recurrirá a formas de expresión más cifradas y autodestructivas. Lo mismo en un niño, necesita jugar, ya que es su modo de pensar el mundo que lo rodea y a sí mismo, con lo cual un niño que no juega necesita ayuda. Ese es un primer llamado de atención.

Natalia Mendonça: «La pandemia generó consecuencias sobre una sociedad que ya estaba afectada»

¿Cómo será salir de este aislamiento?

No será fácil para muchas personas. Pensar los tiempos de la transición y adaptación también es una forma de cuidado hasta llegar a los objetivos deseados. Actualmente observamos muchos cambios, no es igual un mes a otro y se hace difícil definir un estado actual claro. 

¿El aislamiento fue todo malo o hay algún costado positivo?

Tendemos a hablar de generalidades pero no pasemos por alto que en pandemia mucha gente, gracias a las posibilidades de la virtualidad, comenzó a estudiar, se animó a hacer cambios, logró observar más su ambiente familiar e implementó mejoras, muchos comenzaron a mirarse a sí mismo y trabajaron para estar mejor.

Signo de los tiempos: aunque los cuidados se han relajado un poco,
las entrevistas se siguen haciendo por videollamada.

Para bien o mal, la familia estuvo más junta.

La importancia de implementar momentos en la familia, es crear condiciones saludables para enfrentar tiempos difíciles, si logramos establecer tiempos, significa que logramos establecer un deseo, así como una llama que no se deja apagar por el viento. 

¿Qué reflexión hace como profesional sobre este tiempo tan singular?

La situación de pandemia y su correspondiente aislamiento generó consecuencias en todos nosotros, impactó sobre una sociedad que ya estaba afectada. Fundamentalmente en sus lazos sociales, en la permanencia del cuidado y en las imposibilidades de frenar la destructividad. Así el sufrimiento y los aspectos dolorosos de la vida se tornan más difíciles. Por eso es importante el diálogo, la escucha y la contención psicológica.