Momento bisagra

Por Roberto Martínez
Director

Argentina se mide a Países Bajos, aunque permítanme que siga llamando a este equipo Holanda –como toda la vida-, este viernes 9 de diciembre a partir de las 16 horas en el estadio Luisail de Doha.

El juego obedece a los cuartos de final del Mundial de Qatar 2022 y es el momento bisagra de la selección en cualquier Copa del Mundo. Cada vez que Argentina se impuso en los cuartos de final de un Mundial, jugó la final.

Ha sucedido en 3 ocasiones. México ’86, cuando superó (2-1) a Inglaterra en el estadio Azteca del DF la tarde en la que Diego Armando Maradona accedió a la eternidad; Italia ’90, cuando hizo lo propio al imponerse (3-2) en la tanda de penales frente a Yugoslavia tras haber empatado a cero en los 120 minutos reglamentados en el estadio Artemio Franchi de Florencia y en Brasil 2014, cuando venció (1-0) a Bélgica con gol de Gonzalo Higuaín en Brasilia.

El formato en Argentina ’78 contempló una segunda fase de grupos, en aquel momento contra Polonia, Brasil y Perú, no la instancia de cuartos de final con eliminación directa.

Tres finales, una Copa. Con un Lionel Messi pletórico, no tan explosivo como en anteriores ediciones aunque más maduro, dominante y mejor rodeado, Argentina, sin deudas pendientes y sin mochilas que cargar, se encuentra ante un momento ideal para recortar ese presunto desequilibrio histórico.

Qatar 2022 es el Mundial más extraño de todos para la selección, ya que llegó a la Copa sin estar envuelta en polémicas, con apoyo irrestricto y con un cuerpo técnico respaldado por la crítica a partir de la Copa América conseguida en 2021 después de 28 años sin títulos.

Que todos los integrantes del plantel estén en perfectas condiciones para jugar. Que Lionel Scaloni, asistido por Roberto Fabián Ayala, Pablo Aimar y Walter Samuel, vuelva a acertar con los cambios como pasó en los últimos partidos.

Que las presencias indeseadas en la tribuna vean reducido su poder y que nadie mufe nuestra ilusión. Vamos por más. Vamos por todo.