Milei, Bullrich y Saturno

Por Roberto Martínez
Director

“Si quieres éxito, a veces no tienes que apegarte a las reglas”, dice Birgitte Nyborg, referente de la política danesa que encarna la actriz Sidse Babett Knudsen en la serie ‘Borgen’. La plataforma Netflix estrenó en junio la cuarta temporada de este ciclo que comenzó en 2010. Cada capítulo se comporta, para lo bueno y lo malo, como una suerte de oráculo para varios protagonistas de la escena política nacional. La elección de esa primera frase le corresponde a Javier Milei, quien basa su proyección con vistas a 2023 en la provocación constante. Su coqueteo con la antipolítica le lleva a extremismos como colgarse una medalla por ser el único diputado de la Cámara Baja que ha votado en contra de la Ley para tratar cardiopatías congénitas en bebés.

Patricia Bullrich y Javier Milei.

La muerte de recién nacidos a causa de este tema instala el drama en miles de familias. 7.000 bebés nacen por año con problemas coronarios en la República Argentina y la cardiopatía congénita es la principal causa de muerte en los menores de 1 año. Javier Milei, referente de La Libertad Avanza, en su afán de coleccionar minutos en los medios de comunicación (Nyborg suele decir que “para un político siempre es mejor un gran escándalo que nadie hable de él”), ha calificado la Ley como “una porquería que implica más gastos”. Harían bien los jóvenes y las jóvenes que suelen prestarle el oído al histriónico libertario, en reparar en el peligro que conllevan varias de sus convicciones y proclamas. También Patricia Bullrich, presidenta del PRO, quien obnubilada por el porcentaje de votantes que atesora el economista al que inspiró José Martínez de Hoz durante la dictadura, busca incluirle en su gabinete en el caso de resultar electa presidenta el año que viene. Restan unos meses para que la carrera preelectoral entre en su fase más caliente. Habrá que ver si el personaje de Milei no se lo termina comiendo, como sucede con la pintura ‘Saturno devorando a su hijo’ con la que Goya representó la codicia liberal en 1819.