José Sánchez. el hombre del medio millón de dólares

Medio millón de dólares, el presidente, y una reflexión

Por Ariel Robert

La inmediatez intenta devorarlo todo pero es un pecado abandonar las historias. Más aún, cuando significan tanto. Un joven entrerriano dijo haber devuelto hace días medio millón de dólares. Según el fiscal que intervino, todo fue una invención de este desocupado que conquistó fugazmente la atención de millones de argentinos.

La consistencia del relato estuvo fuera de discusión. No los medios sino los que intervienen en la construcción informativa, luchaban por tener antes que su competidor el testimonio en primera persona del «héroe ocasional». Notas. Entrevistas. En vivo. En diferido. Canales de cable. Medios nacionales. Noticieros. Revistas. Todos concentrados en este hallazgo de decencia.

Cámaras de seguridad. Pruebas irrefutables. Antecedentes del protagonista, poco importan a esta hora. El fiscal asevera que se trata de una fábula. A la vez ya hay sospechas de que sí encontró el dinero y el arma que dijo haber hallado, pero que al ser de un funcionario que no tendría cómo explicar la procedencia, se indujo al héroe de Nogoyá, Entre Ríos, a desdecirse y así recibir una recompensa por cambiar su testimonio.

La rivalidad profunda entre verdad y verosimilitud no se puede dirimir en un solo combate. La primera siempre queda sometida a la destreza de la segunda. A la vez, ambas quedan atrapadas en las fauces del entretenimiento popular. Hacer mentalmente propia la historia ajena no es nuevo y sigue teniendo la misma vigencia. Simular imaginariamente nuestro comportamiento.

José Sánchez. el hombre del maletín.

Juzgar sin piedad a quien nos resulta el malo de la serie y defender sin el mínimo escudo al personaje con el que simpatizamos, es tan convencional como criticar la lista sábana mientras desconocemos inclusive a los docentes que preparan a nuestros hijos.

Deja de ser relevante si ocurrió o no. Si es una farsa, acaso nos incomoda por vanidad intelectual. Inclusive se desvanece toda sensibilidad psíquica, poco interesa si se trata de un caso de insanía.

Lo indiscutible es que nos hizo reflexionar, cuestionar, opinar, debatir y pensar adónde reside el bien y hasta cuándo. Analizar que en lo íntimo sí tiene más valor conseguir un «trabajo estable» que tener medio millón de pesos y un arma, juntos.

Descarto que pueda quedar como efemérides. Sin embargo, el martes 19 de marzo de 2019, un caso movilizó nuestra modorra nacional, y nos resulta más sorprendente que un joven invente una noticia inocua a que un primer mandatario espere a que su progenitor no pueda responderle para tratarlo públicamente de corrupto. Es la vara de una sociedad. De nosotros.

La ficción suele anticiparse a los hechos. Probablemente crear un puesto de trabajo en blanco, hoy, merezca una recompensa de medio millón de pesos y el que obtenga el empleo necesite de un arma para defender que se hagan los aportes correspondientes. O para amenazar a quien pretenda quitárselo.

Ariel Robert
Ariel Robert

Ariel Robert, periodista y productor de enorme trayectoria en medios masivos. Dirigió Radio Nihuil y Canal Siete de Mendoza, y ha sido Coordinador Editorial de Grupo América.