Mariela Dorfman: «Escribir es para mí como un baile con amantes»

Por Mirtha Caré (eme.elcafediario@gmail.com)  

Edición: Florencia Romeo (florenciaromeo06@gmail.com)

La escritora argentina Mariela Dorfman conversa con El Café Diario y se presenta así: «Tengo cincuenta años y trabajo en la empresa familiar desde hace muchos. Allí realizamos zapatos: altos, bajos, taco aguja, plataformas. Quizás mi escritura está buscando el molde más adecuado, sigo buscando. Empecé a concurrir a talleres literarios hace trece años y desde entonces no paré de escribir. Mi meta es mejorar cada día y escribir mucho, tanto que pierda la noción de mi propio stock de escritura. Publiqué dos notas en la sección Mundos íntimos de Clarín y desde hace varios años tomo clases con el escritor Luis Mey. Participé en una antología digital de Ediciones Outsider y en el programa Tren Insomne con Soledad Hessel. Mi primera novela, La flor del eucaliptus, se publicó en 2022 por Trapezoide ediciones«.

Mariela Dorfman junto al escritor Luis Mey presentando La flor del eucaliptus.

Sobre los inicios

¿Cuáles son sus primeros recuerdos asociados a la lectura?

Mi primer recuerdo es Dailan kifki de María Elena Walsh. Creo que fue mi primer flechazo con la literatura, porque esperaba la hora de la siesta en la que, de a gotas, nos la leían. Tendría cuatro o cinco años y fue mágico.

¿Y sus primeros pasos en la escritura?

Escribía en todos lados, pero frases sin formato, textos cortos, relatos de lo que vivía, de cómo veía la vida ya desde muy chica. Hojas que iban quedando desparramadas por diferentes lugares. En esa época se escribían cartas y se las enviaba por correo. Yo amaba ese acto tan sagrado, buscaba amistades de afuera para escribirles. La verdad no me acuerdo cómo las conseguía, pero siempre aparecía un amigo de un amigo que se iba a vivir afuera, o de alguna revista, algún contacto de gente a quién escribirle. Después, años más tarde, comencé con los talleres.

¿De dónde nace una historia?

Es una fusión de muchas cosas. Vivencias, recuerdos, sueños, historias que me cuentan o que escucho de contrabando. Si no me cuentan detalles, los invento. Las completo permanentemente en mi cabeza, en mi día a día.

Es una escritora con mucha producción. Sin embargo, hasta el momento ha publicado un solo libro. ¿Qué planes tiene para esos otros escritos?

Estoy trabajando en varios textos en simultáneo, siempre. Desconfío de todos todo el tiempo. Por momentos algún texto me enamora, me entusiasmo y lo trabajo más que a los otros. Después algo mínimo me desilusiona y pruebo con el otro. Es como un baile con amantes. Bailo un rato con cada uno hasta que pasa algo, una luz brilla más fuerte y termino alguno. Así de rara soy.

¿Qué opina de los talleres literarios?

Creo que son espacios geniales para jugar y aprender. Para intercambiar con otras personas que se interesan por lo mismo y eso ya es muchísimo. Me gustan los talleres, son espacios hermosos.

Sobre La flor del eucaliptus

La flor del eucaliptus es la primera novela de Mariela Dorfman y es, además, el primer libro que publica la nueva editorial Trapezoide Ediciones. Es una historia de encuentros y desencuentros. Esta novela inquietante tiene toques de humor y rebeldía, y aborda temas como la maternidad, la sexualidad, el deseo, los sueños.

¿Cómo llega la publicación de La flor del eucaliptus?

Soledad Hessel, la editora, es una gran compañera de viaje. Fue la que insistió, la que me dio la gran noticia de su hermoso proyecto: Trapezoide Ediciones. Y le dije que sí, sin dudarlo, porque es una persona de las que cuesta encontrar. Es un ser muy especial. Súper contenedora y profesional, de modo que fue muy placentero trabajar con ella, una fiesta.

¿Hay algún rasgo particular que caracteriza a los personajes?

Son personas muy atravesadas por la vida, como la mayoría, pero no se rinden. Buscan sus verdades, se equivocan a cada paso y aun así siguen. Mis personajes tienen permitido pecar, caerse, equivocarse, sentir. Salirse de los paradigmas y buscar por otros caminos.

La escritora y su obra.

De relaciones y proyectos

¿Cómo se siente con respecto a los lectores? ¿Qué le gustaría dejarles?

Me encanta el intercambio con los lectores. Escribo porque siento que me traiciono si no lo hago. Porque mi ser me lo pide a gritos y cuando no lo hago, no soy honesta conmigo, algo falta en esos días y son muy opacos. Yo me vuelvo opaca cuando no escribo. Después, si logro conmover a alguien, llegar al corazón de alguien o simplemente que le guste, que lo divierta una frase, eso ya es un regalo extra y maravilloso.

¿Qué proyectos tiene para este año?

Estoy presentando novelas en concursos y quiero volver a los cuentos porque los amo y, cuando paso mucho tiempo sin ellos, los extraño. Así que mi proyecto es seguir escribiendo, ser mejor.

2 comentarios en “Mariela Dorfman: «Escribir es para mí como un baile con amantes»”

Los comentarios están cerrados.