María Belén Saint Pierre, amor por la moda y lucha por la inclusión

La Agencia Plus Dolls promueve el cambio cultural sobre los parámetros patriarcales impuestos para la estética corporal.

Samanta Alonso, Soledad Agüero y María Belén Saint Pierre.

Samanta Alonso, Soledad Agüero y María Belén Saint Pierre.

Por Mirtha Caré
eme.cafediario@gmail.com

Las épocas cambian y el concepto de “cuerpo perfecto” también, aunque siempre viene acompañado de una medida estándar como parámetro, lo que hace que las personas que no se ajusten a ello sufran diferentes formas de discriminación. Hasta el simple acto de entrar a comprar en una tienda de ropa puede ser una experiencia dolorosa. Sin embargo, hoy existe desde algunos sectores una fuerte lucha para cambiar esta realidad.

En nuestro país, uno de estos referentes es la agencia y escuela de modelos Plus Dolls -la segunda agencia de modelos plus size de Argentina y la primera en tener modelos varones­- que, desde el lugar que ocupa, busca promover la aceptación del propio cuerpo, y la construcción de una moda inclusiva. “No nos conformamos con los talles más pequeños, todos los cuerpos pueden modelar”.

María Belén Saint Pierre -Licenciada en Psicología- es una de las propulsoras de esta iniciativa y le cuenta a El Café Diario su experiencia.

¿Cómo nace Plus Dolls y quiénes la dirigen?

La agencia de modelos nace de la iniciativa de incluir cuerpos que no entren en los parámetros impuestos por la moda, el famoso 90-60-90, que incluso suele ser más chico que eso. La escuela surge en consecuencia de la agencia. Observando que, como cualquier carrera, necesita formación y capacitación. No hay muchas escuelas donde acepten todos los cuerpos y si así lo hacen, muchas veces no son bienvenidos. Por suerte, somos la segunda escuela. Y digo por suerte, porque nos alegra poder sumar otro espacio y que haya variedad para que la gente pueda elegir. Más espacios, más modelos plus profesionales.

No hay muchas escuelas donde acepten nuestros cuerpos y si así lo hacen, muchas veces no son bienvenidos; nosotras proponemos que la moda logre ser más inclusiva y diversa, y no estamos solas en este objetivo”

Somos tres personas las que dirigimos tanto la agencia como la academia. Samanta Alonso, Soledad Agüero y María Belén Saint Pierre. Si bien las que tenemos presencia más activa somos Samanta y yo (María Belén), las tres tomamos todas las decisiones que competen a nuestro espacio. Nos conocimos en el primer desfile de la marca de Lencería Malitas Perras. Allí combinamos nuestro amor por la moda y nuestra lucha para que esa misma moda sea más inclusiva. Somos un equipo desde el comienzo y así será siempre.

Samanta Alonso, Soledad Agüero y María Belén Saint Pierre. (Foto: Lourdes González – Shiva Fotografía)

¿Cuáles son sus objetivos principales?

Nuestros objetivos principales son que haya más representación, que la gente logre identificarse y reflejarse en las y los modelos. Que la moda logre ser más inclusiva y diversa. Que en el futuro no haya categorías plus o curvys, que seamos todas o todos modelos. ¿Y por qué no? (parafraseando a mi compañera Samanta) que haya modelos plus en las gráficas de los shoopings o en plena Avenida 9 de julio.

¿Qué satisfacciones trae enseñar a modelar?

La satisfacción es ver que hay una persona que modela y es profesional, verla desenvolverse y ver su crecimiento como persona y profesional, valga la redundancia. Que no es sólo alguien que se anima y le gusta sacarse fotos. Que, por supuesto, es importante la actitud, claro, pero esto es una profesión como cualquiera y hay que saber, hay que formarse. Ya sea a nivel teórico o práctico. Lo que nosotras intentamos es que sea desde ambas y luego acompañar, si así lo desean, a nuestras alumnas y nuestros alumnos en el camino que decidan tomar.

¿Cómo cree que se construye la moda inclusiva?

La moda inclusiva se construye a base de sus beneficios, es decir, esta moda que es elitista, cerrada en un paradigma, tiene que empezar a cambiar por algo más abierto y diverso. Y que no sólo se hable de talles grandes (aunque ese sea nuestro caso) sino de que pueda llegar a representar a todas y todos. Es así como su máximo beneficio es la identificación.

Esto que hacemos es una profesión como cualquiera y hay que saber, hay que formarse, en cuanto al beneficio que promovemos, el máximo es la identificación y el bienestar personal”

¿Cuáles son los argumentos que se esgrimen en contra?

El más ‘famoso’ es la “apología de la obesidad”. Infiriendo que porque nos aceptamos o simplemente mostramos como queda la ropa en un cuerpo más grande, queremos que todas las personas sean gordas. Otro argumento, desacertado es el tema de la salud, proclamando que, no sólo que nos cuidemos más, sino que nuestro cuerpo no es sano (cuando eso es meramente personal). Claro que después están los estéticos, que las gordas y los gordos no somos lindas o lindos, que no tenemos cuerpos normales, que si hacen ropa es más cara, que no quieren que sus marcas estén asociadas a personas gordas, y así, muchas. Pero todos los argumentos vienen de un solo lado, la gordofobia.

¿Cuentan con el apoyo de las grandes marcas?

En rasgos generales no, por lo dicho anteriormente. Se excusan con que es más caro hacer ropa en talles grandes, que no quieren verse asociadas con cuerpos que salen del estándar, que la ropa no queda igual en nuestros cuerpos, y un largo etcétera. Hoy por hoy hay algunas marcas que están empezando a sumar talles, pero no necesariamente todos. E incluso siguen perpetuando cierta hegemonía, y si participa alguna modelo de talle grande, primero que no es TAN grande y segundo es “la gorda permitida”, es decir alguien que sea lo más parecido a lo “convencional” para no jugársela tanto.

Otra cosa que se observa, es que algunas marcas dicen ser inclusivas y diversas, pero no vemos modelos de todos los talles, siguen utilizando un estándar. Asimismo, sus “talles grandes” sólo son meras menciones, ya que cuando alguien va a probarse, resulta que no lo son.

Nos acusan de hacer apología de la obesidad, nos discriminan como resultado de una cultura imperante que apela a la exclusión y a una moda elitista, pero son argumentos que vienen de un solo lado, la gordofobia”

El problema es que para algunos es “una moda”, con lo cual van a aprovecharse de eso, y sólo siguen siendo funcionales al sistema, prolongando y perpetuando que “nosotras estamos mal”.

Hay marcas que sí hacen las cosas bien y se notan los cambios, pero son pocas. No es para culpar a nadie. Se entiende, porque son muchos años y el paradigma actual se resiste a ser cambiado. Pero nadie quiere expulsar ni reemplazar a nadie, simplemente queremos incluir.

María Belén Saint Pierre y Samanta Alonso. (Foto: Lourdes González –Shiva Fotografía)

Algunas marcas empiezan a sumar talles, pero no todas; incluso siguen perpetuando cierta hegemonía, y si participa alguna modelo de talle grande, primero que no es tan grande y segundo es “la gorda permitida” para no jugarse tanto”

¿Hay algún proyecto a nivel nacional que propicie el cambio?

Existe AnyBody Argentina, que es una ONG que está comprometida en transformar la cultura visual actual y la sociedad para incluir a la gran diversidad de cuerpos, además de luchar en contra de la epidemia del odio corporal. Uno de los objetivos principales de su trabajo ha consistido en promover el cumplimiento de la Ley de Talles a nivel provincial y promulgar una Ley de Talles Nacional, para que la mayoría de las personas puedan comprar ropa con facilidad y sin prejuicios sobre su cuerpo. Es así, que junto a la Diputada Nacional Victoria Donda realizaron una actividad en la Cámara de Diputados con la finalidad de presentar el proyecto de Ley Nacional de Talles que elaboraron en conjunto.

Además de ellos, no conozco otra entidad que trabaje para propiciar el cambio. La gente misma es que la se está levantando para que ello ocurra.

Anybody Argentina es la ONG que se ha comprometido a transformar la cultura visual buscando promover el cumplimiento de la Ley de Talles a nivel provincial y promulgarla a nivel nacional para que la mayoría de las personas puedan comprar ropa con facilidad y sin prejuicios”

¿Qué les diría a las personas que quieren modelar pero no se animan?

Que lo hagan. Sé que es más fácil decirlo que hacerlo, pero el camino empieza con el primer paso. Una de las cosas que siempre digo, incluso como agente de salud mental, es que hay que mirarse y mimarse a una misma. Que la buena energía que depositamos en nosotras después sale de la misma manera. Empezar por nosotras no es egoísmo, es valorarnos. Si realmente lo querés, te gusta y podés, este es tu momento, aprovechalo.

Tenemos que empezar a querernos y a sentirnos bien por nosotras. Eso no es egoísmo, es valorarnos. Nosotras no debemos adaptarnos a la moda, ella debe adaptarse a nosotras”

Para terminar ¿le gustaría decirnos algo más?

La moda es para todas y todos. Nadie puede decirte que estás mal, sólo vos misma o vos mismo. El cambio se está manifestando, hay que seguir siendo constante. No sólo desde las y los modelos o agencias, también desde las y los consumidores. No deberíamos adaptarnos a la moda, ella debería adaptarse a las personas.

¡Seguínos y tomáte un café diario con nosotros!

1 thought on “María Belén Saint Pierre, amor por la moda y lucha por la inclusión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *