Marcelo Silva: «El voleibol de GELP pelea cosas importantes»

Por Bernardo Falvella (ber_falve@hotmail.com)

Edición: Florencia Romeo (florenciaromeo06@gmail.com)

El equipo de voleibol femenino de Gimnasia y Esgrima La Plata posee una rica historia. A nivel nacional, «Las Lobas» han sido campeonas en cuatro oportunidades y levantaron su última copa el año pasado, nada menos que ante el poderoso River Plate en la final de la Liga Metropolitana. 

De la mano de los éxitos deportivos y el trabajo serio, el Tripero fue logrando reconocimiento y respeto por parte de las demás instituciones del país. De esto puede dar fe Marcelo Silva, ex jugador y actual entrenador de «Las Lobas».

Con experiencia a nivel local e internacional, «el Negro» supo integrar todas las categorías formativas en el club Boca Juniors. También dirigió en la Liga Nacional, fue asistente y luego DT en Lomas Voleibol y trabajó como asistente técnico de Javier Weber en Bolívar. Y como si esto fuera poco, Silva además fue asistente de Hernán Ferrero en la selección femenina de voleibol, «Las Panteras», con quienes obtuvieron la clasificación a los últimos Juegos olímpicos de Tokio.

Hoy a cargo del plantel de voleibol femenino de GELP, Silva habló con El Café Diario.

¿En qué momento de su carrera le llega la propuesta de Gimnasia y Esgrima de La Plata?

Me encuentra en un momento muy maduro de mi carrera. Arrastraba varios años con trabajo en categorías mayores de Liga A. En el caso de Gimnasia creo que mi llegada le vino bien porque necesitaba tener un técnico con espalda que pudiera sostener el peso histórico que tiene su voleibol femenino.

Es una entidad importante.

Es un club gigante en la ciudad y el más importante a nivel nacional en la disciplina. Después, lógicamente, se puede ganar o perder, pero yo hablo de lo que se transmite y se respira en el mundo del voleibol.

¿Qué lo motivó a aceptar la propuesta?

En Gimnasia siempre tienen la intención de armar equipos para pelear cosas importantes. Otro ingrediente es que el hincha vive el voleibol de manera muy pasional, lo sigue muchísimo. También sentí el desafío personal de llegar e intentar revalidar todo lo que logró la disciplina en sus mejores épocas. Tome la decisión de venir y no me arrepiento para nada.

Las Lobas, el plantel femenino de voleibol de GELP, campeonas del Trofeo de Honor 2021. 

Llega a un equipo donde el apellido Casamiquela (Paula, ex DT y Alicia, creadora de Las Lobas) dejó recuerdos muy fuertes por lo que lograron. ¿Qué siente al respecto?

Desde que estoy acá mi desafío siempre fue personal, más allá de lo que hayan hecho Alicia y Paula. Como técnico tengo un recorrido muy amplio como para marcar mi propio camino. Esto no va en desmedro de lo que representa Casamiquela en el Lobo, simplemente busco construir desde mi experiencia. No siento que deba revalidar nada sino ir por nuevos objetivos.

Cuando llegó a GELP, ¿a nivel deportivo que encontró?

Me encontré con jugadoras tremendas, muchas chicas del interior que llamaron para venir a jugar acá. Pero, por otro lado, vi que hay poca calidad de jugadoras, hay que trabajar. Es algo que no se logra de un día para el otro, pero creo que es a lo que el club debe apuntar para lo que viene. Debemos mejorar calidad en los entrenamientos, en la elección y captación de chicas.

¿Y en lo dirigencial?

Tenemos a Sergio (Lamoglie), el directivo responsable del voleibol en la institución. Es un dirigente que no sólo se preocupa por ganar campeonatos, sino que les presta atención a las categorías formativas y a la elección de técnicos. Sabemos que esto no es fácil, ya que lo mejor siempre implica inversión económica, y hay momentos en los que hay dinero y se deben buscar alternativas. Sergio es un hombre con ambición, con ganas de hacer crecer el voleibol, que apuesta a lograr identidad y a que vuelvan jugadoras que se habían ido.

¿Qué objetivos se propuso al llegar a Las Lobas? 

Lo primero que hablé con el equipo es que llegaba para salir campeón. El cuerpo técnico y las jugadoras siempre trabajamos para pelear los campeonatos. Después se pueden dar distintos resultados, pero esa es la mentalidad.

¿Tienen plantel suficiente?

Tenemos plantel para dar pelea. Ahora tenemos la competencia de la Liga Argentina, y como técnico tengo la ventaja de venir trabajando hace unos meses con el grupo en la disputa del torneo metropolitano que pudimos ganar. Ahora sé lo que cada una de mis dirigidas puede dar con el objetivo de hacerlas jugar mejor.

El año pasado consiguieron el Torneo Metropolitano luego de vencer a River en la final. ¿Qué significó para ustedes?

Lo que más rescato del proceso es el convencimiento de las jugadoras sobre lo que comunico e intento transmitir, y eso facilita las cosas en esa búsqueda de lograr objetivos. Soy consciente de lo que cada una me puede dar y eso es una ventaja. Lograr convencimiento es impagable. Poder lograr que jugadoras que hace un año atrás no eran titulares, hoy puedan entrar y cumplir de la mejor forma es genial.

Es muy meritorio.

Pero no es mérito mío sino de mis dirigidas, que absorbieron lo aprendido en la selección, en GELP y de sus vivencias personales. Lo positivo es que aún queda mucho más para ellas, no termina en que ahora están jugando y siendo titulares, sino que deben saber tropezar y volver a levantarse cuando haga falta.

Panorama del voleibol femenino argentino

Tuvo el privilegio de compartir cuerpo técnico con Hernán Ferraro en la Selección nacional femenina. ¿Qué le dejó esa experiencia?

La experiencia internacional te marca lo que hay que buscar para lograr objetivos altos. Lo que significa Argentina a nivel internacional, qué jugadoras tienen proyección, te ayuda a entender qué fundamentos son importantes en el desarrollo de tu equipo, cómo transmitir convencimiento para conseguir cosas importantes. De Hernán me llevo miles de charlas, desde falencias que debíamos resolver hasta estrategias. Recuerdo que pudimos resolver la recepción y quedó pendiente el ataque. Fue un aprendizaje constante el que tuve con él durante dos o tres años.

Marcelo Silva en la Villa Olímpica de Tokio, en 2020.

¿Al voleibol femenino le viene costando asentarse en los últimos años?

Quizás haya que replantearse cómo se trabaja en la Liga femenina argentina. Hoy no está ayudando, o por lo menos no es suficiente, el acompañamiento en el desarrollo de las jugadoras. Se debe pensar una Liga que sea más fuerte y con mayor extensión, como lo fue en su momento la masculina, con diez años de crecimiento constante y desarrollo, con equipos que entrenaban ocho o diez meses. 

¿Esta falencia se da por temas organizativos o económicos?

Lo económico es el factor principal, no me cabe duda. Yo hablo del femenino, pero a la rama masculina le está ocurriendo algo similar. En cuanto a las chicas, creo que también les juega en contra la falta de referentes históricas, que tal vez entre los varones eso no ocurre. Carecemos de una idea que mejore el producto.