Las organizaciones sociales resisten las auditorías de los planes y hablan de ajuste

Por Omar Millalonco ([email protected])

Edición: Florencia Romeo ([email protected])

La puesta en marcha de las auditorías para monitorear los planes sociales se activará en los próximos días. En ese sentido, los movimientos sociales criticaron el procedimiento que realizará Nación, al que consideran un ajuste encubierto y que se esconde un ahorro para pagarle al Fondo Monetario Internacional.

Las organizaciones sociales que se encuentran por fuera del Frente de Todos y las que integran el Ejecutivo nacional se encuentran en pie de guerra, producto de los anuncios que llevó adelante el ministro de Desarrollo Social de la Nación, Juan Zabaleta sobre auditar los planes sociales y obtener un número exacto de titulares y las actividades laborales que vienen cumpliendo.

En opinión de los dirigentes sociles, el Gobierno sólo pretende ahorrar y «ya lo dijeron, necesitan esa plata para seguir pagándole al Fondo Monetario Internacional, quieren ajustar a los más pobres y van a buscar cualquier razón. No van a auditar a las petroleras ni planean revertir la situación laboral«, advirtió Mónica Sulle, del MST, un espacio político que viene señalando las acciones que tiene la administración de Alberto Fernández, con las organizaciones sociales que no forman parte del gobierno.

La idea de la Casa Rosada es que haya un ajuste con los que menos tienen, manifiestan desde las organizaciones reacias al Gobierno. y destacan que no entienden el porqué de llevar adelante las auditorías, cuando la estrategia de los movimientos sociales es controlar los planes sociales todo el tiempo, y de manera continua, indicó Silvia Saravia de Barrios de Pie. También señaló que Nación sabe que cada actividad que deben llevar adelante los titulares de Potenciar Trabajo, no llegan al territorio o llegar demasiado tarde.

Saravia dijo que aquellos que conforman las organizaciones sociales entienden que el Frente de Todos quiere detener las movilizaciones que se vienen realizando desde hace varios meses, y lo único que logran con este tipo de acciones gubernamentales es activar la gestión «de manera amenazante«. Y gracias a este tipo de situaciones es que advierten que llevarán a cabo otra masiva movilización el próximo 22 de agosto, tratando de reiterar una serie de pedidos que beneficien a las personas que menos tienen

«Queremos que el salario mínimo iguale a la canasta básica, por eso vamos a reclamar« adelantaron desde el Polo Obrero, uno de los movimientos más combativos, y que ganó un fuerte protagonismo por el actual enfrentamiento que tiene con el Ejecutivo.

El ministro de Desarrollo Social, Juan Zabaleta, y el jefe de Gabinete de Ministros, Juan Manzur.

El Movimiento Evita: una organización que defiende el proceso de auditoría

Los funcionarios y funcionarios que forman parte del espacio político que dirige Emilio Pérsico, quien además es secretario de Economía Social, defendieron la postura que lanzó el titular de la cartera de Desarrollo Social de la Nación, Juan Zabaleta y, en sintonía con las declaraciones del ministro, desde el Movimiento Evita destacaron el trabajo que llevará adelante Nación, porque se apuesta a obtener un claro y preciso dato de cada titular de Potenciar Trabajo.

La idea de esta intensa labor que realizará Desarrollo Social, coincide con los ejes trazados por los equipos técnicos que planifican y gestionan, para que los titulares de derechos, trabajen y obtengan resultados positivos relacionados al marco de gestión, aseguran desde la gestión.

De hecho, desde el Ejecutivo se aclaró que toda la información recolectada se realizara junto a diversas universidades nacionales con el fin de saber la realidad concreta de los trabajadores de la economía popular.