Killing Eve, una espía y una asesina aclamadas por la crítica

Por Gabriela Composto
gabriela.elcafediario@gmail.com

Eve (Sandra Oh, la Dra. Cristina Yang en Grey’s Anatomy) trabaja en el MI5 -Servicio de Seguridad británico-, en un puesto que le resulta aburrido pero no le impide soñar con hacer “trabajo de campo”, meterse en líos, estar ahí “donde pasa todo”.

Es sábado y el descanso es interrumpido por una reunión de urgencia con los tan envidiados del MI6Servicio de Inteligencia Secreto británico-. Un nuevo caso los complica, comparan datos, revisan pruebas y cambian opiniones. Pero para Eve algo no cierra, no se queda conforme con los análisis que se van presentando. Para ella, esos crímenes que se vienen sucediendo por toda Europa y Rusia, los comete una mujer. Y lo dice, primero con timidez; luego, fuerte y claro, por sobre su jefe.

Sandra Oh y Jodie Comer protagonizan 'Killing Eve'.
Sandra Oh y Jodie Comer protagonizan ‘Killing Eve’.

La vida profesional de Eve mejora. Su sueño de ser espía se hace realidad mientras se desmorona su -antes aparentemente perfecta- vida personal.

Villanelle (Jodie Comer) es una asesina por encargo, psicópata despiadada y sanguinaria sin ningún remordimiento. No tiene empatía con nada ni nadie. Disfruta su trabajo, tanto cuando lo hace como cuando se da sus lujos al recibir los pagos.

¿Quién le da las órdenes a Villanelle? Sea quien sea, la lleva a hacer correr sangre por varios países, con una mirada dulce y un aspecto inocente mientras, en paralelo, se obsesiona con quien descubre que la está persiguiendo.

Es el primer papel protagónico de Sandra Oh. La actriz revela que “llevaba treinta años esperando por algo así”.

Eve Polastri es la actriz canadiense Sandra Oh, quien fuera durante nueve años la Dra. Cristina Yang en ‘Grey’s Anatomy’. La asesina, Villanelle, es la británica Jodie Comer, la Elizabeth de York en la serie ‘The White Princess’.

Las dos actrices se complementan a la perfección. Sandra Oh es brillante y eso está claro en cada premiación, pero Jodie Comer no se queda atrás. Se aprovecha de cada momento de humor negro para que el espectador pueda ‘quererla’, aún después de ver los charcos de sangre que deja a su paso. Si nos olvidamos de que aborrece a todo el mundo y disfruta de asesinar, entraríamos en el contrasentido de llamarla una “psicópata adorable”.

El año pasado, durante el CannesSeries (Cannes International Series Festival), Sandra Oh habló de su personaje en Killing Eve’ definiéndola como “una mujer de mediana edad, muy inteligente, aburrida, felizmente casada, pero insatisfecha, frustrada con su trabajo. Ella aspiraba a ser siempre una espía y ha acabado en el MI5 haciendo tareas burocráticas, hasta que un día le dice a sus jefes que el asesino internacional que están buscando debe de ser una mujer. Y lo es. Se llama Villanelle, una chica rusa, que vive en París, elegante, muy lista y con cero sentimientos por el mundo. Eve empezará a perseguirla y Villanelle se dejará perseguir al tiempo que también va a la caza de Eve”.

Con múltiples nominaciones -a los Primetime Emmy, al Globo de Oro y al Sindicato de Actores, entre otros- y con Sandra Oh galardonada como mejor actriz, llegó a la Argentina este thriller de ocho episodios. Está basado en la serie literaria de Luke Jennings, Codename Villanelle, y adaptada para la televisión por Phoebe Waller-Bridge. La BBC ya confirmó una segunda temporada debido a las críticas positivas que recibió la serie. Se puede acceder a la primera temporada completa por Cablevisión Flow.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *