Julieta Ortega: «Se puede hablar de un tema duro de manera que el público no pare de reír»

Por Guillermo Tagliaferri ([email protected])

Edición: Florencia Romeo ([email protected])

Una de las comedias más convocantes que ofrece este verano la temporada teatral de Mar del Plata es Perdida Mente, que se estrenó en la Ciudad Feliz tras casi dos años de éxito en la porteñísima avenida Corrientes.

Leonor Benedetto, Ana María Picchio, Julieta Ortega, Patricia Sosa y Karina K interpretan a los cinco personajes que se sacan chispas sobre el escenario y le ponen el toque de gracia a un tema sumamente sensible. 

¿Cómo funciona la cabeza? ¿Cuánto afectan las emociones los actos de cada día? ¿Qué hay que hacer para poner el cerebro en off? son algunos de los interrogantes que plantea la obra, dirigida por José María Muscari, y que intentan encontrar respuesta a través de cinco mujeres de facetas y estilos bien caracterizados. 

Un elenco de lujo: Ana María Picchio, Julieta Ortega, Leonor Benedetto, Patricia Sosa y Karina K. Foto: prensa de Perdida Mente.

El complicado tema de una persona mayor afectada de Alzheimer -María Inés Quintana, Jueza de la Nación, interpretado por Benedetto-, quien al notar que su mente empieza a funcionar de manera incorrecta decide juntar a las mujeres más importantes de su vida para solicitarles su ayuda, es el hilo conductor de Perdida Mente.

La jueza reúne a su abogada y mejor amiga (Sosa), sospechada de algunas maniobras dudosas; a su hija (Ortega), quien se siente ninguneada; a su hermana (Karina K), reflotando una mala relación desde la niñez hasta el presente; y a su empleada doméstica de toda la vida (Picchio), quizás su más fiel y leal asistente.

Perdida Mente, presentada como una comedia con pensamientos, feroz y con emociones, lleva al espectador a reflexionar y a reír, produciendo una deliciosa combinación entre lo trágico y lo cómico. Ofrece varios guiños a la ciudad que la alberga durante esta temporada: durante los diálogos se mencionan típicos sitios o marcas marplatenses: Paseo Aldrey, Churros Manolo, La Rambla…

Picchio y Benedetto, dos primeras damas del teatro, se sacan chispas sobre el escenario. Foto: IG de Perdida Mente.

Julieta Ortega, la hija 

Una joven superficial y despreocupada en apariencia pero que deja traslucir el desamor materno sufrido, es el papel al que da brillo Julieta Ortega. Finalizado el estreno, el viernes 5 de enero, con un teatro Atlas a pleno y que despidió con una ovación a las cinco actrices, Ortega, contestó sonriente todos los saludos de la gente, aceptó con buena onda cada pedido de fotos, agradeció los elogios del público y luego respondió a la entrevista de El Café Diario.

Julieta Ortega, entrevistada por El Café Diario. Foto: @guilletaglia60.

¿Cuál es la primera reacción tras esta primera función?

Estoy feliz. Estaba muy nerviosa, tanto o más que cuando estrenamos en Buenos Aires, no sé por qué. A lo mejor porque es una plaza nueva para mí, porque hacía 20 años que no venía a Mar del Plata, o que el teatro es enorme, mucho más grande que la sala de allá. Estaba nerviosa de verdad y eso que había parado un mes. Sentía que estaba menos familiarizada.

El libreto y el esquema de la obra lo tenía súper incorporado, ¿eso no le aportó más tranquilidad?

Sí, hice esta obra por más de un año, la hacía muy tranquila allá. Pero no me preguntes por qué, acá estaba nerviosa. En el primer ensayo general, un día antes del estreno, entré y me puse nerviosa, así que no subí tan tranquila. Sin embargo, empezó a rodar la obra y fue fantástico.

La respuesta del público en el saludo final del elenco dejó en claro que la obra gustó mucho. ¿Lo notaron?

Claro, la gente divina, se fue contenta. Esta es una obra que genera lindas respuestas y gusta mucho. En ese sentido estábamos tranquilas, porque veníamos con una obra que está muy probada.

Abordan un tema complicado y le dan un toque de humor, ¿no?

Sí, y demuestra que se puede hablar de un tema tan duro de una manera que la gente no pare de reír. Eso es genial. 

¿Qué tiene de especial Mar del Plata? 

Es sinónimo de teatro. Yo adoro Mar del Plata. Me hace acordar a mi abuela, que nos traía en tren a mis hermanos y a mí cuando éramos chicos. Es una ciudad que tiene teatro, tiene mar y tiene una fisonomía extraordinaria… y está el pueblo, además. 

Perdidamente

Teatro Atlas 

Av. Pedro Luro y Corrientes, Mar del Plata

De martes a domingo, a las 20.30