Jorge Rinaldi: «El jugador de fútbol siempre es respetuoso»

Por Guillermo Tagliaferri (guilletaglia60@gmail.com)

Edición: Florencia Romeo (florenciaromeo06@gmail.com)


Después de su exitosa trayectoria como futbolista, más precisamente como delantero en San Lorenzo, su club de origen y de afecto, Boca Juniors, River Plate y la Selección Argentina en la década de 1980, Jorge «La Chancha» Rinaldi se consolida en su tarea como periodista deportivo, aunque no esté convencido de ponerse ese título. 

En la actualidad, el rubio ex futbolista –que también tuvo recorrido en el exterior jugando en Sporting Gijón, de España, y Genclerbirligi, de Turquía– de 58 años, aparece en la pantalla chica en dos programas: ‘Pelota Parada’ (lunes a viernes, de 12 a 14) y ‘Todos somos técnicos’ (jueves a las 21), ambos en TNT Sports.

Rinaldi aporta, como tantos de sus colegas que cambiaron la pelota y los botines por los micrófonos y las cámaras, una visión particular: la del que estuvo ahí y sabe de qué se trata. 

Jorge Rinaldi, ex futbolista y actual analista y comentarista en televisión (Foto: @guilletaglia).

Jorge, empecemos hablando de su presente en la pantalla.
Este 2022 arrancamos con Pablo Giralt y un grupo de muy buenos periodistas, y muy buena gente, con ‘Pelota parada’, un programa de actualidad futbolística. Se desarrolló en Chile y ahora se hace acá. Y seguimos desde el año pasado con ‘Todos somos técnicos’, un programa bastante atípico, donde se habla del fútbol en sí, de táctica y de técnica, con gente muy entendida como Fabián Godoy y Román Iucht, conduce Ángela Lerena y Fernando Salceda se dedica a la parte reglamentaria. Es un ida y vuelta permanente.

Recordar el pasado

¿Y cómo ve su rol dentro de estos programas?

Trato de no desdecirme, más allá de los lógicos cambios de parecer en algunas cosas por el paso del tiempo, y no ser contradictorio con la esencia general de lo que pensaba como jugador. Muchas veces los ex jugadores hablamos como si nosotros no hubiésemos tenido errores. Si en un partido expulsan a un jugador a los 2 minutos, decimos que es un irresponsable.

A usted lo echaron varias veces…

¡A mí me echaron 7000 veces! Entonces tengo que buscar no atenuarlo, porque verdaderamente cometió un error, pero sí tratar de buscar una explicación, pensar qué me había pasado a mí en una situación similar y empezar a decir ¿cómo va a hacer esto? Es una vergüenza. Como si nosotros nunca hubiésemos errado goles, o hecho lío. Nosotros éramos más revoltosos que los jugadores de hoy. Éramos más rebeldes, más peleadores.

Rinaldi y el rótulo de periodista  


Rinaldi, se resiste a definirse como periodista. ¿No siente que realmente lo es?

No es que no me guste, sino que respeto la profesión, a los que estudiaron. Yo no tuve la oportunidad, aunque en algún momento se me había ocurrido y lo dejé pasar. Cuando escribía en Clarín y me preguntaban, yo decía que no era periodista, pero no porque los rechazase sino al revés, no me quería poner un saco que por ahí me iba muy grande. Y lo sigo sosteniendo, es sinceridad brutal.

¿Cómo se calificaría entonces?

Si me querés posicionar, podés posicionarme como jugador de fútbol. Me dan un espacio para opinar de algo que hice toda mi vida. Creo que ese lugar me lo gané.

Las primeras columnas  

¿Cómo fueron sus primeros pasos como periodista, aunque no lo convenza la palabra?

Cuando San Lorenzo inauguró su nuevo estadio, vino a mi casa Mariano Hamilton, por entonces editor de Deportes de Clarín, para hacer una columna mía. Yo le tiraba conceptos y él iba armando el texto. Era algo que se hacía con muchos deportistas, Valdano era una de las pocas excepciones que escribía él mismo directamente.

Un buen inicio.

Después le mostré algunas cosas que tenía escritas, de fútbol y de la vida, yo escribía como un hobby. Y al año me llamó otra vez Mariano y me ofreció escribir columnas para el diario. También a Claudio Morresi, que al poco tiempo lo dejó para ser técnico de Huracán.

¿Y cómo fueron esos comienzos?

Para mis primeras columnas, yo iba tirando conceptos y un redactor iba armando la nota. Hasta que un día volví de un San Lorenzo-Platense y Hamilton me dijo: «Rinaldi, hoy no te ayuda nadie, sentate y escribí vos solo; si no, sale la página en blanco». Fue para darme confianza a mí y también para que los periodistas me tuvieran confianza. Me daba vergüenza sentarme delante de todos y ponerme a escribir, así que me fui lejos a una pantalla donde nadie me veía. Ahí empecé a escribir yo solo mis columnas.

Un gran paso adelante.

Hasta que Rafael Savino y Alberto Guil ganaron las elecciones en San Lorenzo y me ofrecieron trabajar en el club, como manager general. Pensé que era una buena propuesta para cambiar cosas desde adentro. Pero me equivoqué, a los pocos meses me di cuenta. A pesar de que Julio Marini, entonces editor de Deportes de Clarín, me quiso convencer y hasta me ofreció hacer las cosas, me pareció poco ético, no podía ser juez y parte.

Jorge Rinaldi y Néstor Ortigoza, dos símbolos de San Lorenzo, ahora desde lugares diferentes (Foto: Instagram).

Radio y televisión

Tiempo después volvió a trabajar en los medios, pero en otro formato.

Sergio Rek me ofreció integrar su programa de radio. Ahí conocí a Hernán Feler, quien me dio entrada en Directv. Estuve en sus programas un par de años, hasta que cambiaron al CEO, que no quería ex jugadores. Hace cuatro o cinco años salió la posibilidad de TNT, a través de Julián Mansilla y Hernán Castillo. Y acá sigo. 

¿Cómo es tu relación con los exfutbolistas y con los jugadores actuales? ¿Ser del gremio es una ventaja? 

El jugador, por esencia, siempre fue y es respetuoso. Van cambiando los tiempos, y las edades y vivencias son distintas. Yo también me fui aggiornando, pero me resulta más fácil hablar con los de mi generación, hoy entrenadores, por una cuestión lógica. Cuando le preguntan le dejo lugar al periodista, aunque si tengo algún interrogante participo. Si me dicen de hacer una nota, voy, pero con un periodista para compartir la entrevista. El jugador siempre es respetuoso en un reportaje mano a mano, siempre y cuando sea una charla seria y que verdaderamente interese hablar del juego mismo.

Leonardo Rodríguez y Jorge Rinaldi, figuras de San Lorenzo en 1990-91 (Foto: Facebook).

Se ve mucho en los programas de fútbol polémicas, discusiones, peleas y reacciones más de barra bravas que de periodistas. Conociéndolo y viendo cómo trabaja, está claro que no es su estilo. ¿Es así?

Mi vida fue una discusión, no confío en la gente que nunca se pelea con nadie. Pero se puede discutir con altura, más en un tema como el fútbol. No me gusta la chicana y no hablo entre miembros del staff, sino principalmente hacia los jugadores. No digo que lo hagan todos, hay buenos y malos periodistas como hay malos y buenos médicos, futbolistas, etcétera…

Claro, sin atacar a los jugadores.

Hay que respetar al jugador que llegó a Primera División, sea de la A, de la B, de la C o de la D, llegan apenas un diez por ciento de todos los hubiesen querido. Entiendo la charla de café y me incluyo, pero decir públicamente que un futbolista es un burro o liquidarlo no me parece bien ni me satisface. Cada uno sabe lo que hace, no voy a opinar de periodismo o de programas. 

River y Gallardo, los mejores

¿A qué equipo del fútbol argentino actual destaca? 

A River, es el camino a seguir. Me sorprendió lo que hizo Gallardo, no porque no le tuviese fe sino porque es muy difícil lograr todo lo que logró en el fútbol argentino. Más allá de las individualidades, la bajada de línea de Gallardo, y mantenerla tanto tiempo, es muy destacable. Después me gustan la intención de juego que tienen Vélez y Argentinos Juniors, pero el ejemplo es River. Está muy lejos de los demás. 

¿Y si tiene que elegir un futbolista?

Del 10 (Messi) no vamos a hablar, con él no hay ninguna duda… Te nombro a Julián Álvarez, es chiquito y rápido y también es referencia de área. Y creo que no tiene techo.