Jazz como en los clubes de Nueva York pero en Buenos Aires

Por Mariana Maidana (marianamaidanaa@hotmail.com)

Edición: Florencia Romeo (florenciaromeo06@gmail.com)

El bar del teatro Picadero es el punto de encuentro para los «Martes de Jazz», un nuevo ciclo comandado por Hernán Jacinto en el piano, Flavio Romero en el contrabajo y Fernando Moreno en la batería, referentes del género a nivel internacional. De todos modos, la formación original puede cambiar en ocasiones.  

El trío es acompañado cada martes con un invitado especial, como recientemente sucedió con la participación del saxofonista Ramiro Flores

Hernán Jacinto, Fernando Moreno, Flavio Romero y su invitado especial Ramiro Flores
en un “Martes de Jazz” (Foto: Mariana Maidana).

En un ambiente súper íntimo, con una decoración similar a los clubes de jazz de Nueva York, el bar del Teatro Picadero, ubicado en pleno centro porteño, abre sus puertas ofreciendo deliciosas cenas, una amplia carta de vinos y tragos, para deleitar al público mientras disfruta del concierto. 

En diálogo con El Café Diario, Hernán Jacinto, pianista de amplia experiencia a nivel mundial y ganador del premio Latin Grammy por su labor como ingeniero de sonido en el disco «Solo Buenos Aires» de Fernando Otero, cuenta sobre su experiencia en los «Martes de Jazz».

Hernán Jacinto, pianista del trío (Foto: IG de Hernán Jacinto).

El inicio del ciclo de jazz y del trío musical

¿Cómo surgió este ciclo de «Martes de Jazz»?

El ciclo comenzó por una charla que tuvimos juntos a mis dos amigos Flavio y Fernando, después de un concierto de jazz ahí mismo, en el bar del teatro Picadero. Hablando con ellos, fantaseando, de repente dijimos «bueno, hagámoslo». Se dio todo de un segundo a otro.

¿Y por qué en el Picadero?

En ese momento nos dimos cuenta de que el lugar reunía todas las condiciones para armarlo y que sonara bien, porque ya tenía toda una acústica y un lugar especial. Después conseguimos que nos donaran un piano con cola para todo el ciclo, la donadora es Cecilia Cibert y gracias a ella pudimos llevar a cabo gran parte de este ciclo.

¿Hace cuánto se conocen entre ustedes?

A Flavio lo conozco hace un tiempo porque también tenemos un trío musical aparte con Oscar Giunta, baterista y unas de las figuras más importantes del jazz argentino, y a Fernando Moreno lo conocí después, también en el ambiente del jazz. Si bien ya nos conocíamos de antes, el trío es relativamente nuevo porque surgió en la pandemia, después grabamos el disco y ni bien abrió todo ya arrancamos a tocar, incluso en la pandemia ya tocábamos en conciertos vía streaming.

Los protagonistas de los “Martes de Jazz” minutos antes de una presentación en la Usina del Arte
(Foto: IG de Hernán Jacinto).

La frescura del jazz

¿Cómo es la preparación para cada martes?

Tenemos un repertorio muy amplio que cada uno sabe, pero la idea es un poco ir variándolo y que de esta manera vaya cambiando en cada show. Además, como todos los martes tenemos invitados, les damos la oportunidad de que propongan otras músicas, así que siempre hay rotación de sonidos.

¿Cómo hacen con los ensayos?

En ese sentido, no se ensaya tanto porque, justamente, como son standards que conocemos, siempre vas improvisando sobre eso. Lo que buscamos es que lo que se escuche tenga esa frescura que tiene el jazz, que suene como si fuese la primera vez. 

¿En todos los shows se manejan de esa manera?

Tenemos algunas músicas que sí, ensayamos mucho, como por el ejemplo para el concierto que hicimos para el Festival de Jazz en Uruguay, en Lapataia. En esa fecha nos convocaron para homenajear a Oscar Peterson, entonces nada podía salir mal. Así que también hay un poquito de eso.

¿Cómo es la conexión con el público del Picadero?

El ciclo la verdad es que es muy nuevo, pero enseguida tuvimos la suerte de que se arme rápido, es decir, de que venga gente súper atenta a lo que escucha y de que se genere un clima muy íntimo. Eso está muy bueno y es lindo, o sea la gente está conectadísima. Hay días que está explotado de gente y, aun así, con todo el lugar lleno se mantiene ese clima de intimidad y de escucha atenta, así que estamos contentos con eso.