“La hegemonía del varón volcó y nos replanteamos el rol del generador de cultura”

Por Gisela Mesa

Una mirada desde lo romántico, lo vivido, lo recordado por un escritor.

¿Qué es Editorial Ciudad Gótica?

Es una editorial que tiene una existencia de 25 años y casi 1000 títulos publicados hasta hoy. No sólo se ha dedicado a publicar libros, si no que también ha editado revistas, fanzines, realizado ciclos de lecturas, debate, encuentro con escritores de colegios medios, promoción de autores, propuestas educativas, sociales, de pensamiento divergente. En su mayoría, autores de la provincia de Santa Fe, pero no exclusivamente.

¿Qué te llevó a elegir ser un escritor?

Quizás haya sido la búsqueda interior de la compleja etapa de la adolescencia. Por esos tiempos empecé a volcar al papel las primeras ideas, especulaciones filosóficas, epistemológicas… La creación de poesía es posterior al narrador de historias que hay en mí. Pero una vez que tocaste la vibración de la demiurgia poética, lo demás es caer en un abismo intenso de encuentros y hallazgos del cual no querés salir. Como decía Mallarmé en el poema La tumba de Baudelaire: “Esa su Sombra aún un tutelar veneno / A respirarlo siempre, aunque de ello muramos”.

¿Qué análisis haces del desarrollo de la cultura en tiempo actual?

La cultura es algo que está siempre en efervescencia y renovándose. Sino es anquilosamiento, dureza en el gesto que se repite y eso no es cultura. La cultura deviene, se transforma, transformándonos. En este momento, la cultura (entendida como las actividades que desarrollamos los seres humanos para comunicar belleza, revulsión, etc.) no para de exhibirse y de modificarnos. El paradigma hegemónico del varón está dando una vuelta de campana, y nos hace replantearnos a todas y todos cuál es el rol del generador de cultura, dónde estamos parados en relación a los cambios que se están dando, y cuál va a ser nuestro aporte positivo.

La cultura es algo que está siempre en efervescencia y renovándose. Sino es anquilosamiento, dureza en el gesto que se repite”

Contános del Sergio Gioacchini joven y del de ahora. ¿Qué le dirías?

Los tiempos pasan pero las intenciones son las mismas. Encontrar las palabras y las ideas para expresar lo que siento, lo que busco comunicar. Poder dejar algunas páginas interesantes y que hayan servido para concientizar, hacer despertar o para generar un debate, un enriquecimiento del entorno. Y eso es pretender demasiado. Quizá lo que perdure sea la intencionalidad de la búsqueda y no los hallazgos. Le diría que abra más los ojos, que esté atento a su entorno y que sea parte del movimiento de rearmado social. Que no se aparte de estar entre la gente y de las injusticias que el entorno social nos impone.

La mirada crítica del escritor Sergio Gioacchini, tan cruda como necesaria.
La mirada crítica del escritor Sergio Gioacchini, tan cruda como necesaria.

¿Qué hecho histórico de tu vida te hizo plasmarlo en un escrito?

Cuando hablamos de poesía, no hay una manera de despegarse de lo expresado sin falsear una realidad. Todo hecho histórico vivido está ahí, es parte de uno mismo y del poema escrito. Está fusionado en el ser, en el actor de la acción del poemar. Cartesianamente: Poemo/existo, con los términos que no alternan entre sí, sino que justifican la veracidad misma de la unidad existencial.

A los escritores jóvenes les digo que encuentren en sí mismos la voz que sea auténtica, desgajada de todo pensamiento preconcebido o estructura social que nos cuadricula el pensamiento en una sola dirección”

¿Qué consejos les das a los jóvenes que quieren ser escritores?

Que lean. Qué tengan un recorrido programático, pero también que busquen sus propios referentes, que se embelesen y enojen con el otro (autor), que los movilice al acto instintivo de simbolizar con la palabra (tanto oral como escrita), que encuentren en sí mismos la voz que sea auténtica, la que está desgajada de todo pensamiento preconcebido, de toda estructura social que nos cuadricula el pensamiento en una sola dirección, una mainstream que debemos convertir en torbellino, para que la apertura sea mayor y el cambio sea posible.

Revitalizando los decires, transformando una realidad social que nos tiene a todos metidos en un barco que parece hacer sido destinado al hundimiento. Sólo la voz de lo renovado puede modificar este entorno social que pretende no perder sus privilegios históricos.

Sólo la voz de lo renovado puede modificar este entorno social que pretende no perder sus privilegios históricos”

Y que escriban mucho, que purifiquen el gesto de la escritura de frases remanidas, de ideas adoptadas, que encuentren su propia mirada, su gesto, su intencionalidad; que si después los leen, si existen oídos para sus palabras, es una cuestión de pericia, momento histórico, capacidad de relación pública, y de marketing. Y eso no es lo importante, es circunstancial, lo demás, la autorevelación a través de cualquier forma de arte, es liberador, y genera pensamiento y sentimiento diferente. Y así, muchas veces, les sirve a otros para despertar.

3 comentarios sobre ““La hegemonía del varón volcó y nos replanteamos el rol del generador de cultura”

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: