Hantavirus: ¿y yo, podré contagiarme?

Por Carola Sixto

El hallazgo de más casos de hantavirus en Argentina ha despertado el pánico en una gran parte de la población. Además de la cobertura mediática, ya comenzaron las cadenas de Whatsapp con consejos para prevenir el contagio.

“Amiga, estamos recibiendo informe de que el hantavirus ya lo tenemos acá, en Escobar, este bicho no es joda, es importante seguir las siguientes indicaciones. Lavarse las manos constantemente, el agua y el jabón no alcanzan para erradicarlo de la piel, es necesario el alcohol en gel o alcohol líquido antes de tocar cualquier cosa de la cocina o la heladera, lo mismo en el baño, hay que pasarse alcohol en gel”, explica una mujer que en ningún momento se presenta con su nombre o profesión.

Los consejos se suceden y se acumulan, especificando la cantidad de lavandina que debe diluirse en agua para limpiar la cocina y el baño, y probablemente sirvan más para evitar una contaminación de alimentos cruzada, como la que se puede producir cuando cortamos pollo crudo y no limpiamos la tabla antes de preparar la ensalada, que para matar el virus Hanta, que es el que transmite la enfermedad.

Los mensajes de alarma ya son un clásico en las redes sociales. Por lo general, circulan en un primer momento entre los amigos y familiares, que a su vez continúan con la cadena de distribución del mensaje. La intención es buena, sin duda. Sin embargo, hay que empezar a reflexionar sobre la utilidad de estos mensajes apocalípticos y buscar nuestra propia versión de la información.

Ya pasó en 2009 con la gripe A H1N1, más conocida como “gripe porcina”. El alcohol en gel empezó a venderse como pan caliente. De hecho, ante la falta del producto en algunas zonas, la gente salió a “stockear” por las dudas. Sin embargo, pasada la pandemia, se analizaron los casos y se encontró que el impacto había sido mucho menor al de la gripe estacional. Según un reporte de la PAHO, durante las nueve semanas que duró la pandemia mundial del H1N1, en Argentina hubo 8.240 casos y 465 fallecidos.

Las ratas son los principales portadores del hantavirus.

Si se toman en cuenta los indicadores recomendados de la OMS para el monitoreo de la pandemia a la SE 51 de 2009, Argentina se encontró en la siguiente situación:

En el Boletín Epidemiológico Periódico del Ministerio de Salud / Infecciones respiratorias agudas (Argentina 2009), se incluye cómo fue descripta la situación de la Argentina ante el monitoreo de la pandemia de la OMS: “Impacto bajo en los servicios de salud, es decir, la demanda de atención sanitaria no es superior a los niveles normales”.

Qué hay de verdad detrás del mensaje

“Los casos de infección por hantavirus en humanos generalmente ocurren en áreas rurales (bosques, campos, granjas, etc.), donde se pueden encontrar roedores que albergan el virus, pero también es posible la transmisión en áreas urbanas. Este virus se adquiere por inhalación de excrementos de roedores (orina y heces) y saliva. Solo algunos tipos de ratones y ratas pueden dar a las personas hantavirus que pueden causar SCPH“, define la PAHO (Organización Panamericana de la Salud)

En la página oficial del hantavirus, del Ministerio de Salud y Desarrollo Social, se describen las diferentes formas de transmisión:

  • Por inhalación: Es la causa más frecuente. Ocurre cuando respiramos en lugares abiertos o cerrados (galpones, huertas, pastizales) donde las heces o la orina de los roedores infectados desprendieron el virus contaminando el ambiente.
  • Por contacto directo: Al tocar roedores vivos o muertos infectados, o las heces o la orina de estos roedores.
  • Por mordeduras: Al ser mordidos por roedores infectados.
  • Por vía interhumana: puede transmitirse entre personas a través del contacto estrecho con una persona infectada durante los primeros días de síntomas, vía aérea.

El Cafe Diario punto com

Medio cooperativo. Periodismo.

Un comentario sobre “Hantavirus: ¿y yo, podré contagiarme?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *