Gastón Chait: «Nadie testea las flores de cannabis como lo hacemos nosotros»

Por Gabriela Composto (gabriela.elcafediario@gmail.com)

Con el objetivo de mejorar la calidad del cannabis medicinal y extender el tratamiento a más afecciones, un laboratorio israelí ha desarrollado un dispositivo ecológico y altamente confiable que permite a los productores testear y garantizar la calidad del producto que llega a los laboratorios. Pacientes y médicos tendrán mayor eficacia en los tratamientos terapéuticos, transformando así la industria del cannabis medicinal.

El dispositivo, llamado GemmaCert, consiste en una cápsula en la que se analizan flores secas (más conocidas como cogollos), flor molida, biomasa, y extractos a base de etanol. Cuenta con inteligencia artificial. Trabaja con un motor que hace girar la flor pudiendo obtener 24 tomas a cada muestra. Entre esas 24 tomas se hacen unos cálculos por medio de algoritmos sofisticados que las comparan con una base de datos codificada de más de 300 mil testeos, siendo la base de datos de cannabis más grande del mundo. El analizador viene con un panel de control que se usa desde la computadora personal, donde se ven todos los resultados.

«Hay muchos productores de aceite de cannabis que hoy están entendiendo la importancia de poder testear antes de realizar el aceite, porque para fabricarlo hay que testear la flor y el extracto que se va a mezclar después con el aceite para diluir en los distintos recipientes en los que se va a dispensar al público. Con GemmaCert, hoy se logra saber exactamente lo que se está vendiendo y dispensando a los clientes», indica Gastón Chait, CEO de Cultibaires y representante en Argentina de GemmaCert, empresa biotecnológica que desarrolló dicho dispositivo.

Emprededor en busca de la excelencia

¿Cuál es su carta de presentación profesional?

Soy un empresario argentino de 43 años. Estudié en la Universidad Hebrea de Jerusalén. Trabajé en empresas de diversos rubros en comercialización, distribución, importación y ventas. Me especialicé en negociación y desarrollo de nuevos negocios y ventas. Soy socio de la Cámara de Comercio Argentina-Israelí, desde 2018 soy CEO de Cultibaires y desde 2020 represento en Argentina a la empresa israelí GemmaCert.

¿En cuántos países se comercializa GemmaCert?

GemmaCert se vende en los 6 continentes. Hay 48 países alrededor del mundo en donde está regulado el cannabis médico o recreacional y GemmaCert tiene clientes en 45 de estos países. Argentina está en proceso de legalización y regulación; creemos que, a corto o mediano plazo, Argentina puede llegar a ser un líder en la región.

Proceso de selección

¿Cómo es el proceso técnico del analizador de flores de cannabis?

La máquina es una cápsula en la que se analizan flores secas (más conocidas como cogollos), flor molida, biomasa, hachís, y por ahora, extractos a base de etanol.

La máquina cuenta con inteligencia artificial, por ende, todo el tiempo va generando nuevos datos, va siendo más precisa y arrojando mayor información.

Hoy se está testeando THC/CBD/CBG/AW. Antes de fin de año estarán disponibles actualizaciones con nuevos cannabinoides como CBN y porcentaje de humedad. Trabaja con un motor que hace girar la flor pudiendo obtener 24 tomas a cada muestra. Entre esas 24 tomas se hacen unos cálculos por sofisticados algoritmos, que las comparan con una base de datos codificada de más de 300 mil testeos, siendo la base de datos de cannabis más grande del mundo.

¿La máquina debe estar conectada a internet entonces para poder generar el resultado?

Exacto, la máquina se conecta vía bluetooth a cualquier dispositivo con sistema operativo Android conectado a internet con 4G o Wifi mediante la app de GemmaCert que se descarga de Google Play. Con cada máquina viene un instructivo con la explicación además de capacitar individualmente a cada usuario. El analizador viene con un panel de control que se usa desde la PC donde se ven todos los resultados y se pueden emitir certificados. Esto lo obtiene cada cliente que adquiere la máquina.

¿En qué beneficia la máquina a los laboratorios?

Hasta hoy en día los laboratorios podían analizar el cannabis con máquinas de precisiones de hplc gaseosas o líquidas con alto costo, ya que usan solvente. Y los solventes destruyen la muestra. La muestra que se destruye no se puede volver a usar. Los laboratorios además tienen que tener las referencias para calibrar esas máquinas y son muy difíciles de conseguir.

El hplc está diseñado para analizar todo tipo de productos. En cambio, GemmaCert es una máquina que está diseñada especialmente para testear cannabis en forma profesional. Los laboratorios ahora pueden optar por la tecnología de GemmaCert reduciendo el tiempo de preparación de muestras y testeos y reduciendo además el costo logístico.

Distintos tipos de equipamiento

¿Cuáles son los modelos de equipos actualmente?

Hay dos tipos de máquina. La LITE incluye testeos ilimitados de flor seca por un año. La GemmaCert Pro analiza flor seca, flor molida, biomasa, hachís, y extractos a base de etanol. Una diferencia importante es que la GemmaCert Lite testea con un mínimo de detección de 1% de THC, y la GemaCert Pro testea con un mínimo de detección de 0,2% de THC.

Esto es muy importante ya que por ejemplo en Mendoza se está regulando que los cultivos medicinales no pueden tener más del 1% de THC. Hay muchas empresas que tienen dos o tres máquinas dependiendo la cantidad del cultivo

¿Cuáles son los perfiles de clientes de GemmaCert?

Puede ser una empresa de asesoramiento, un ingeniero agrónomo especialista en cannabis, pequeños productores de aceite, productores de flores, productores de insumos de canabbis, una empresa de cultivo, una farmacia, un laboratorio.

Cualquiera de estos rubros puede ser un cliente de GemmaCert. También hay emprendedores que ven en GemmaCert una nueva oportunidad de negocio, como el caso de Guillermo Scheffer de Analyze, que abrió franquicias en el país y ofrece un centro de testeo de cannabis como experiencia, o el caso de Ezequiel Pochettino que con Dr. Cultivo es nuestro distribuidor en la zona de Cuyo.

¿Asesoran ustedes a quienes desean generar un emprendimiento en el rubro?

Exacto. Nosotros venimos desarrollando un nuevo modelo de negocios que consiste en empresas certificadas GemmaCert que es una red de empresas que confían en la experiencia innovadora y la tecnología israelí, que reconocen el salto de calidad de lo que era tener un cultivo sin datos a tener un cultivo totalmente profesional.

Gastón Chait, CEO de Cultibaires.

Estas empresas están creciendo de tal modo que se abren nuevas unidades de negocios, por ejemplo hay empresas que ahora quieren registrar las genéticas que están cultivando. Para eso tienen que hacer todos los trámites en el INASE (Instituto Nacional de Semillas) donde les piden que cuantifiquen los cannabinoides que están teniendo en el cultivo, entonces resulta fundamental esta herramienta.

¿La máquina se inventó en Israel?

Sí, Israel es una potencia mundial que está muy relacionada a la industria de nuevas tecnologías y sofisticación del cannabis. El profesor israelí Raphael Mechoulam fue el primer científico en investigar en los años 70 y descubrió de algún modo el CBD. Se lo conoce como el maestro de los cannabinoides.

Mechoulam trabaja en la Universidad Hebrea de Jerusalén y tiene a cargo un departamento especializado en cannabis, que es patrocinador de GemmaCert.

El beneficio de ser preciso

¿En qué se beneficia el usuario final?

El consumidor final se beneficia porque la máquina testea hasta la última parte del producto antes de que llegue al consumidor, entonces se tiene la posibilidad de testear la muestra, antes de que se consuma (tanto fumada, vaporizada o se puede fabricar el aceite luego con la medición exacta).

Hay muchos microemprendedores que son cultivadores de aceite y hoy están entendiendo la importancia de poder testear antes de realizar el aceite, porque para fabricarlo hay que testear la flor y el extracto que se va a mezclar luego con el aceite para diluir en los distintos recipientes en los que se va a dispensar al público.

Hoy con GemmaCert se logra saber exactamente lo qué se está vendiendo y dispensando a los clientes. El consumidor final se beneficia con la tranquilidad de saber lo que está consumiendo porque puede pedir que le emitan el certificado GemmaCert de garantía.

¿Qué es lo que más les consultan?

Las dudas son de las más variadas. Últimamente tenemos muchas consultas de personas que no son del ámbito cannábico, que por ejemplo son propietarios de hectáreas. Escuchan que el cannabis está a punto de legalizarse y quieren asesorarse sobre las posibilidades de negocios.

Visión y misión de Cultibaires

¿Cultibaires también comercializa otros productos?

Cultibaires es una importadora y distribuidora de diversos artículos para el cultivo tanto indoor como exterior del cannabis, como paneles leds, carpas de distintas marcas. Tenemos productos con nuestra propia marca como poleas y macetas geotextiles que se venden en todo el país.

Tenemos una línea diversa para el cultivador tanto chico, mediano, y las nuevas empresas que se están industrializando. En Cultibaires también brindamos un servicio de testeo donde recibimos muestras de diferentes lugares y atendemos médicos endocannabinólogos, que son los especialistas en la medicina del cannabis. Los médicos ya están entendiendo de la facilidad de poder recetarles a sus pacientes el producto que realmente le hacen bien.

¿Cómo conoció GemmaCert y cómo llegó a convertirse en el importador exclusivo en Argentina?

A los 18 años, cuando terminé la secundaria, fui a estudiar a la Universidad Hebrea de Jerusalén, viví unos años en Israel y volví a la Argentina, realizando negocios de importación. Siempre vinculado con la comunidad judía, siendo socio también de la Cámara de Comercio Argentina-Israelí.

En un viaje de negocios conocí GemmaCert y desde un primer momento en Cultibaires pudimos captar cuál era el potencial de GemmaCert y empezamos a trabajar juntos forjando una relación de confianza mutua.