Embarazos: cada vez más tarde, pero también más accesibles

Por Inés Tiphaine ([email protected])

Edición: Florencia Romeo ([email protected])

Además de los avances de la ciencia, en Argentina las personas gestantes cuentan con la ley de Reproducción Asistida (26.862), sancionada el 5 de junio de 2013, que cubre el financiamiento de los tratamientos de fertilización asistida.

Si bien ya hace varias décadas que se realiza este tipo de procedimientos, aún hay muchas dudas y desinformación en buena parte de la población. Por ejemplo, respecto a la ley mencionada, que establece que “toda persona mayor de edad, cualquiera sea su orientación sexual o estado civil, tenga obra social, prepaga o se atienda en el sistema público de salud, puede acceder de forma gratuita a las técnicas y procedimientos realizados con asistencia médica para lograr el embarazo”.

Claro que no todas las personas gestantes quedan embarazadas y esto se debe a varios motivos. Más allá de los problemas físicos que podrían impedirlo, también influye que se deja pasar bastante tiempo antes de empezar a buscar el embarazo y esto puede jugar en contra. No es imposible quedar embarazada después de los 30 o 40 años, pero la realidad y la biología indican que suele costar más.

Ahí entran en juego los tratamientos de fertilización asistida, es decir, los procedimientos o tratamientos médicos que se realizan con la intención de lograr un embarazo en aquellos casos en los que, por diversos motivos, existen dificultades para concebir. Entre las técnicas disponibles hay una amplia variedad de opciones de alta y baja complejidad.

Embarazos más tardíos, pero más accesibles

El Café Diario entrevistó al doctor Mariano Sassain (M.N. 107.436), médico especialista en Medicina Reproductiva y director del Instituto de Medicina Reproductiva Fecunditas, entidad pionera en el desarrollo de todo tipo de tratamientos de fertilidad, para hablar sobre la actualidad del tema y lo que se debe tener en cuenta a la hora de pensar en buscar un embarazo.

Doctor Marinao Sassain, especialista en fertilidad del Instituto Fecunditas.

¿Cómo es el proceso cuando se realiza la fertilización asistida? 

El tratamiento de fertilización asistida consiste en la preparación de una paciente para realizar el estímulo hormonal por al menos 14 días, iniciando el ciclo, se monitorea la respuesta de forma ecográfica, durante ese período. Cuando se logra una buena respuesta al estímulo, se procede con la extracción de los óvulos.

¿Cómo se realiza este procedimiento?

Esto se realiza en un quirófano, bajo una sedación, y en ese mismo momento se solicita la muestra a la pareja. Se realiza la unión de los gametos (óvulos y espermatozoides), cinco días después se transfiere uno o dos de esos embriones formados y, si tenemos más embriones sobrantes, se criopreservan. Luego, a los doce días se extrae sangre y se mide la su unidad beta HCG. Todo el proceso dura un ciclo.

Mejor prevenir…

¿Por qué es se recomienda la preservación de óvulos?

Es importante la consulta temprana, porque los óvulos son los gametos fundamentales para el desarrollo del embrión y tienen la característica de no multiplicarse. Las mujeres nacen con una cantidad determinada y los van liberando mes a mes cuando inician los ciclos menstruales. Por eso, con el tiempo se va perdiendo la cantidad de reserva de esos óvulos.

¿La edad de la persona gestante también es un factor a tener en cuenta?

Sí, porque los óvulos además sufren un proceso de envejecimiento y pierden calidad genética con la edad, aumentando el riesgo de trisomías o monosomías y esto repercute en el embrión desarrollado.

¿A partir de qué edad se complica la búsqueda de un embarazo de manera natural?

Eso varía en cada persona, pero los números indican que después de los 35 años bajan las tasas de embarazo y aumenta las tasas de aborto. Esto se acentúa después de los 37 años y luego de los 39 años. Llegando a los 41 años, el pronóstico es muy bajo y esta curva de descenso cae profundamente después de los 43 años. Por eso la conservación de óvulos es muy eficiente y realmente preserva la fertilidad de la persona gestante si se realiza a edades tempranas y es menos eficaz cuando se hace a mayor edad.

Los tratamientos de fertilidad dan respuesta a muchas personas gestantes con dificultades para concebir. Foto: Unsplash.

Pasos previos

¿Cómo se empieza con uno tratamiento de fertilidad?

Primero se realiza un chequeo de la persona gestante, que comienza con una detallada historia de antecedentes personales y familiares que permitirán detectar antecedentes de infertilidad. Eso incluye la edad de comienzo de las menstruaciones, su ritmo, enfermedades padecidas, cirugías si las hubiera, la historia sexual y afectiva de la pareja.

¿El examen también es físico?

Sí, con un examen ginecológico se detectan o descartan alteraciones que podrían impedir un embarazo, desde la ausencia de órganos hasta malformaciones en la vagina, el cuello del útero y el útero.

¿También se estudia a la pareja?

Es indispensable realizar los estudios en la pareja para encontrar la causa probable de la infertilidad. Este diagnóstico permitirá establecer el tratamiento adecuado.

¿Cuánto tiempo llevan estos análisis?

Esta primera etapa de estudios no debería requerir más de un mes.

¿Son costosos estos procedimientos en Argentina?

Los tratamientos que tienen un costo para el paciente son aquellos que no se incluyeron en la ley, como lo es el tratamiento de subrogación, la criopreservación de óvulos para preservar la fertilidad a futuro, o la biopsia genética de los embriones previo a la transferencia. La mayoría de estas técnicas requieren insumos importados, con costos en dólares, lo que los vuelve muy costosos.