‘El túnel a tus pecados’, una obra prodigiosa en el teatro Empire

Por Javier Santos Rodríguez (javiersantoz@yahoo.com.ar)

Editado por Bia Viteri (viteri.bia@gmail.com)

El Teatro Empire ofrece un espectáculo que invita, atrae, y coloca sobre la superficie el comportamiento de los instintos humanos: ‘El túnel a tus pecados se suma al menú artístico que de a poco se va armando en Buenos Aires en la postpandemia.

Pirucha y Leviatán en ‘El túnel a tus pecados, en cartelera en el Teatro Empire.
Foto: Carlos García.

La obra

¿Qué sucedería si las mujeres tuvieran su revancha? Pensar al hombre en tanto varón, viril y macho (heterosexual homofóbico), ya no como dueño de un prostíbulo para la explotación y trata de mujeres, sino como víctima, como prostituto, como objeto sexual y de placer de clientas y dueñas, que abusarán con poder de su cuerpos, que le infringirán el daño y el precio más alto, porque serán él, ellos, los esclavos eternos del capricho y el gozo de quienes han sido siempre desplazadxs y condenadxs.

Esta imagen o idea (aunque no es la única) aparece en ‘El Túnel a tus pecados, creada por el actor y director Pablo Dorado y producida por Maru Galluzzo.

Se trata de una obra estéticamente cuidada, con más de veinte actores en escena, cuya coreografía, luces y actuaciones muestran un trabajo de muchos meses de ensayo y de una calidad actoral única. Esta producción, además, incluye la participación de bailarinas y bailarines que danzan y se lucen frente al público como esculturas en movimiento, con sensualidad y erotismo.

La obra es difícil de catalogar porque tiene de todo: danza, actuación, música, destreza física. Podría decirse que es un musical, pero es mucho más que eso; está a la vanguardia.

Entre infierno y purgatorio

El túnel es un lugar entre el infierno y el purgatorio: dantesco. Se pone en cuestión el tema del cuerpo, un lugar que es visibilizado al fin.

En la trama hay espacio para la crueldad, para la lujuria, para la codicia, para todo lo que se conoce como pecado en este mundo. Pero también aparecen el humor, la ternura y el amor como manifestaciones buenas y misericordiosas, colándose entre el mal y esa locura, parecido a la realidad de este lado, del lado de la calle, de la vida, de la no ficción.

Alcides y Agustina en una escena de confesiones y ternura, en el Teatro Empire.
Foto: Carlos García.

Los personajes y el elenco

Los personajes se dividen por estamentos. Por un lado, los pecados, asumidos por los demonios; después, las clientas. Más tarde, los sirvientes del túnel, y finalmente, las dueñas. Asimismo, están los mulos, quienes se encargan de llevar al escenario y retirar de ahí a los pecados.

Los pecados, representados por los siete demonios: Leviatán (Hermes Molaro), Asmodeo (Yonatan Toledo), Mammón (Axel Novoa), Belcebú (José Gómez Ortíz), Lucifer (Alan Yair) y Amón (Luis Serrano) serán esclavos y estarán a merced de las dueñas: La Macha (Valeria López), Pirucha (Mona Rodríguez) y Bárbara (Pablo Dorado), las patronas que regentan todo el lugar.

También tendrán ocasión las clientas (Natalia Morelli, Corina Lagos, Camila Strigna, Cecilia Tocci), quienes verán la oportunidad de obtener provecho de la situación.

Los mulos (Iván Madrid, Analía Maschesano, Ayelén Cabrera, Lucía Grillo y Rocío Mora, entre otrxs) son quienes se destacan de los carceleros y se definen también por la danza.

Los sirvientes (Horace Zuvi como Alcides e Israel Araoz como Agustina) son personajes que dependen de las dueñas; que no tienen voto en ese mundo, pero que son, a escondidas, la voz de la ternura.

Escribir demonios para sobrevivir

El autor y director de El túnel a tus pecados’, Pablo Dorado, dialogó con El Café Diario sobre el origen de esta propuesta:

¿Cómo surgió la obra?, ¿qué la motivó?

La verdad, la soledad del encierro durante la cuarentena. Estaba solo, sin pareja, sin poder ver a nadie. Esta pandemia soltó en mí estos demonios y tuve que escribirlos para sobrevivir.

¿Cuánto tiempo y trabajo invirtió en los ensayos?

Fueron más de tres meses de ensayo, sumados a que, por ser un elenco grande, debido a algún inconveniente personal, alguien tuviera que dejar el grupo y nos obligara a acomodarnos, lograr conseguir un recambio y volver a ensayar.

¿Cuál cree que es el peor o más grande pecado del mundo?

La lujuria, sin duda; gobierna al resto de los pecados.

Teatro Empire, tradición de la vida cultural porteña.
Foto: Javier Santos Rodríguez.

Teatro Empire

El Teatro Empire se encuentra en Avenida Hipólito Yrigoyen 1934 (barrio de Balvanera). Para solicitar mayor información pueden llamar al 4953825, o por escrito, enviar un mail a teatroempire@gmail.com.