El resurgir de la comida casera

Por Gabriela Previtera (gabyprevitera@gmail.com)

La cocina se convirtió en el lugar preferido de la casa para muchos, mientras que para otros, resulta el punto de encuentro familiar. Basta hablar con diferentes personas o simplemente, navegar por las redes para ver fotos de comida casera y preparaciones diferentes durante esta cuarentena extendida.

Incluso, las métricas de plataformas digitales muestran el gran consumo de perfiles culinarios en los que se enseña a realizar las recetas a través de videos. El encierro revivió un viejo hábito postergado: la comida hecha en casa. ¿Qué cocinan los argentinos? ¿Cuáles son las recetas más pedidas? Te lo cuentan algunos protagonistas. 

Terapia del amasado

Un informe publicado hace unos años por la organización británica Sustain, indica que amasar pan es una manera de canalizar la depresión o las emociones. Andrea Schettino es periodista y pastelera, y en cada una de sus publicaciones habla de «la terapia del amasado».

«La cocina es una gran descarga y creo que la gente necesita descargar. Por la cocina pasan emociones y en estos más de 90 días de cuarentena hay muchas emociones mezcladas. Creo que este tiempo nos sirvió para reflexionar, y también para disfrutar de las pequeñas cosas como cocinar en familia», asegura Andrea

En su cuenta de Instagram, ‘Mi pasión en recetas’, sube diferentes propuestas para realizar en casa, «algunas más simples y otras más rebuscadas», aunque la mayoría tienen un objetivo común que es «utilizar la menor cantidad de productos en las preparaciones porque la idea es quedarse en casa, no salir ni meterse en un supermercado a comprar». Cookies y pan sin levadura son los ingredientes por los que más consultas recibe.

Las más pedidas, las medialunas

Agostina Chinelli es licenciada en comunicación social. Para ella, cocinar «es un acto de amor profundo» y en sus redes comparte recetas fáciles y ricas. «¡Me encanta que la gente cocine cada vez más! Muchas personas que le tenían miedo o fobia a la cocina fueron amigándose de a poco y ahora no paran. Es lindo conectar por el lado de la comida, es una actividad que entretiene, relaja y te hace desconectar de la realidad», cuenta la exparticipante de Bake Off Argentina, y alienta a «aprovechar el encierro de la cuarentena para practicar»

La receta más elegida por sus seguidores es la preparación de medialunas. «Me emociona ver la cantidad de fotos que me llegan día a día, contándome las que hacen», dice. 

Furor de comida casera

Pero, aunque es una de las actividades más elegidas durante el encierro, Juan Ferrara sostiene que «el furor de la cocina duró los dos primeros meses» , y que «se fue aplacando con el tiempo porque se volvió rutinario».

El conductor de ‘Cocineros Argentinos’, en la Televisión Pública, junto a Ximena Saenz, Guillermo Calabrese y Juan Braceli hace más de una década, asegura que entre las recetas más pedidas por el público están «las medialunas, los panificados y las pastas caseras. También ideas de cómo reutilizar o reciclar la comida sobrante para el otro día o cómo reemplazar productos, por ejemplo, usar cortes de carnes más económicos».

Recetas en 60 segundos

Si bien Instagram era la red social más utilizada por los argentinos para buscar reseñas de cocina, el crecimiento vertiginoso de TikTok se ha convertido en una amenaza que le disputa el primer puesto del mundo virtual a la hora de encontrar opciones culinarias. Ni su formato de videos breves (permite grabar entre 15 segundos y 1 minuto) es impedimento para los nuevos cocineros influencers al momento de explicar de forma fácil y comprimida la elaboración paso a paso de los contenidos gastronómicos.

Cuentas como @paulinacocina -que tiene más de 2 millones de suscriptores en su canal de YouTube y una cifra cercana en Instagram-, @entretostadas, @javi.rosemberg, o @fiebrefoodie, son algunas de las más populares en esta plataforma de videos, mientras que hashtags como #recetasfáciles, #cocina o #tiktokchefs acumulan más de 500 mil visualizaciones.

Sóolo el tiempo marcará si esta tendencia a la alimentación saludable y a la comida hecha en casa se ha tratado de un pasatiempo de aislamiento, o si por el contrario, es un hábito que llegó para quedarse en la nueva normalidad.