El INTI presentó «Capacidades Tecnológicas al servicio de la Memoria, la Verdad y la Justicia»

Por Inés Tiphaine (chinisst@gmail.com)

Edición: Florencia Romeo (florenciaromeo06@gmail.com)

El Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) presentó «Capacidades Tecnológicas al servicio de la Memoria, la Verdad y la Justicia», una oferta científica y tecnológica para aplicar en las investigaciones de delitos de lesa humanidad y la defensa de los Derechos Humanos.

A un año de la muerte de Mario César Villani, un trabajador de INTI Física, sobreviviente de cinco centros clandestinos de detención, el instituto presentó esta obra como una forma de «honrar su compromiso para lograr una sociedad más justa».

«Desde el inicio de la gestión nos planteamos tener un INTI cercano y recuperado. Por eso, consideramos como centrales todos los temas que tengan que ver con los derechos humanos y la preservación de la memoria de nuestro pasado reciente», fundamenta el presidente del INTI, Rubén Geneyro.

Al respecto, agrega: «Todo esto tiene un significado muy trascendente para nosotros y es parte de la interna del INTI. Hemos organizado un foro para la Memoria, la Verdad y la Justicia, un archivo y hemos empezado con una reparación de legajos de trabajadores que fueron desaparecidos, es una política integral de derechos humanos».

Rubén Geneyro, presidente del INTI.

De todo esto habló Rubén Geneyro con El Café Diario.

¿Cómo surgió «Capacidades tecnológicas al servicio de la Memoria Verdad y Justicia»?

Decidimos hacer una recopilación de todas las capacidades del INTI para trabajar, básicamente, con toda la temática de Derechos Humanos, a partir de diversas experiencias que tuvo el Instituto en juicios vinculados a la Memoria, Verdad y Justicia. Así como trabajamos en antecedentes en lo que es el Museo de la Ex – ESMA, a través de diferentes profesionales que evaluaron distintas capas de pintura que había en el sitio y eso permitió recopilar todo tipos de datos, o en alguna causa vinculada a diplomáticos cubanos que, a partir de un estudio del lugar donde se encontraron los cuerpos, se pudo hacer un trayecto de cómo había sido ese proceso y dónde habían sido detenidos. Esto motivó llevar adelante una colaboración más integral con la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, que se tradujo en la firma de un convenio y el aporte las capacidades del Instituto.

Museo Sitio de Memoria ESMA.

¿Cuáles fueron los principales objetivos del proyecto?

En un contexto de una industria regional con importante nivel de actividad, complementamos capacidades desde distintos ámbitos del Estado para apuntalar el desarrollo tecnológico y la innovación. Desde el inicio de nuestra gestión en diciembre del 2019, apostamos a esta mirada integral del Instituto en todos los aspectos que hacen al abordaje de temas en los que la ciencia y la tecnología pueden hacer su aporte. Desde ya, los Derechos Humanos son una temática transversal y de gran relevancia y entran en ese panorama.

¿Cómo se va a llevar a cabo esta iniciativa?

Nos proponemos reconstruir toda la información y la documentación que tenga que ver con este período y períodos más amplios, durante los cuales trabajadores y trabajadoras del INTI fueron sido víctimas de la dictadura cívico-militar. La idea es, a través del área de Recursos Humanos, hacer toda la reconstrucción y reparación del legajo. Es importante tener los legajos de las personas que fueron desaparecidas y que en ellos figure que fueron víctimas de terrorismo de Estado y no que hicieron un abandono de su trabajo, como aparece ahora en esos documentos. Para sus familias, esa reparación tiene un altísimo impacto.

¿Cómo funciona la recopilación de datos?

Se junta toda la información de esa etapa, lo que permite generar conciencia en los trabajadores y trabajadoras. Por ejemplo, están los capítulos del ciclo audiovisual «Relatos desde la Memoria», en el que familiares, como la hija de María del Carmen Aretero o Susana Liberman, esposa de Pedro Giorgi, cuentan en primera persona cómo fue ese proceso. María del Carmen Aretero fue una trabajadora detenida que figuraba en el INTI como empleada cesada tras una licencia sin goce de sueldo y fue la primera reparación administrativa de legajo al rectificar la documentación interna. También aportamos tecnología vinculado a las huellas digitales.