Diputados se prepara para aprobar la Ley de Etiquetado Frontal en Argentina

Por Omar Millalonco (millalonco.omar@gmail.com)

Un plenario de comisiones de la Cámara de Diputados de la Nación debatió las ideas sobre la propuesta legislativa que brindará información mucho más detallada de los productos alimenticios y bebidas a través de un rotulado en los envases: se trata de la Ley de Etiquetado Frontal. «Esta ley garantizará derechos de información, salud y alimentación adecuada a la población”, asegura Ignacio Porras, director de la Sociedad Argentina de Nutrición y Alimentos Reales (SANAR), en diálogo con El Café Diario.

La última semana de abril fue muy intensa en Diputados, donde se realizó una reunión de las comisiones de Legislación General, Acción Social y Salud Pública, Industria y Defensa del Consumidor, del Usuario y de la Competencia sobre el proyecto de ley que incluirá en las bebidas y los envases de comida un etiquetado para advertir a la ciudadanía sobre el exceso de grasas saturadas, azúcar, sodio, calorías y grasas totales.

El proyecto contempla el etiquetado en envases de alimentos y bebidas.

La importancia de la Ley de Etiquetado Frontal «radica en poder garantizar derechos de información salud y alimentación adecuada a la población argentina», indica Porras, y añade que «actualmente no tenemos conocimiento acerca de que si lo que compramos en un supermercado, sea comestible o bebible, esconde algún riesgo para nuestra salud».

La legislación «no busca prohibir sino acercar la información de manera clara, sencilla y bajo un método eficaz que se puede interpretar muy rápidamente, para que el consumidor o la consumidora puedan tomar decisiones informadas de compra», detalla el nutricionista.

La iniciativa brindará información y regulará también el ámbito publicitario, dejando entrever a las empresas que es posible detallar con exactitud si sus alimentos y bebidas son buenos o no para la salud de todos los argentinos y argentinas. Es por eso que, en esta legislación, se hace hincapié en la educación nutricional y la promoción de una alimentación saludable, pero principalmente en los establecimientos escolares.

Cabe destacar que esta propuesta aprobada por el Senado en pleno 2020, apunta a evitar la epidemia de obesidad, problema que atraviesa una parte importante de la población del país, y que, según los datos de la cuarta Encuesta Nacional de Factores de Riesgo (ENFR), el 66,1% de los argentinos y argentinas padece sobrepeso.

La ley busca cuidar a la población infanto juvenil

El director de la Sociedad Argentina de Nutrición y Alimentos Reales explica que la ley está acompañada por una serie de regulaciones relacionadas con aquellos «diseños comestibles o bebibles que serán alcanzados por el etiquetado y que no podrán ofrecerse, venderse o regalarse en entornos escolares».

La idea es «poder cuidar a la población infanto juvenil también con el mismo sentido de prevención de las infancias; se busca regular la publicidad destinada a niños y niñas porque actualmente reciben un promedio de 60 publicidades semanales», puntualiza el especialista.

A su vez, detalla que «el 90 % de las publicidades están relacionadas con este perfil de diseños comestibles de baja calidad nutricional y con exceso de nutrientes críticos, que sabemos que se relacionan con el desarrollo de enfermedades crónicas no transmisibles», algo que no se aclara en ningún momento.

Ignacio Porras, expresa que la propuesta que debatirá la Cámara de Diputados «busca regular la asistencia alimentaria del Estado a fin de poder mejorar ese apoyo, para que la gente sepa elegir entre un producto que tenga sellos y uno que no los tenga», y que el Estado elija para la asistencia alimentaria aquellos «de mejor perfil nutricional, y por consiguiente sin sellos».

El principal beneficio es «conocer lo que comemos», y saber si eso que «estamos comprando, esconde algún riesgo o no». Y de esta manera se contará con mayor información para «poder tomar decisiones informadas o promover la autonomía alimentaria», destaca el director de SANAR

El etiquetado ofrece información al consumidor.

Vida más saludable para las nuevas generaciones

El profesional de la nutrición señala los principales beneficios que van a garantizar un bienestar social, pero no sólo en el presente sino también para el futuro de las nuevas generaciones, que tendrán nuevas perspectivas a la hora de pensar en valores nutricionales, pero más positivos para la salud.

La asistencia alimentaria del Estado «se va a ver mejorada, y va a tener un impacto directo en sectores vulnerables que hoy en día requieren o necesitan de esa asistencia alimentaria. Y hasta el perfil de alimentos que llegaría a través de la vigencia de esta ley será muchísimo mejor», añade.

«También permitiría de esta manera, tomar nuevas regulaciones, pensando en el futuro de todos aquellos alimentos que se han visto alcanzados por un etiquetado frontal por tener exceso de nutrientes críticos», y podrían «ser gravados con impuestos, siendo el dinero recaudado destinado a la producción de alimentos frescos, y a la promoción de consumo fresco como frutas y verduras, que es muy bajo en la actualidad», manifiesta Porras.

Por último, el entrevistado, destaca que «uno de los beneficios más grandes para la población es el dejar de ser dañada». Porque actualmente la normativa del Código Alimentario Argentino «tiene ciertos blancos o huecos que son muy bien utilizados por la industria alimentaria y a través de ciertos vericuetos se nos oculta información que muchas veces es perjudicial para la salud».

Porras sostiene que todos estos puntos «hacen a la autonomía alimentaria, a cuan libre es tu elección verdaderamente al momento de comer».

¿En qué consiste el proyecto de Ley?

El proyecto aprobado por la Cámara de Senadores de la Nación, fue impulsado a través de un trabajo interministerial donde se elaboró una propuesta a través de la cartera de Salud, de Agricultura, Ganadería y Pesca, y de Desarrollo Productivo.

Desde varios sectores se busca regularizar y tener un control en el etiquetado, la publicidad y la comercialización de alimentos que se consumen en el país. Principalmente aquellos que contienen un alto contenido de grasas saturadas, azúcares, sodio y calorías.

El etiquetado frontal brinda información para una alimentación saludable.

Asimismo, la iniciativa tiene el objetivo de que los consumidores y consumidoras tengan la mayor cantidad de información, y de esta manera contribuir a que descienda la tasa de obesidad en Argentina. 

Lo interesante de la propuesta legislativa que busca ser aprobada en la Cámara de Diputados, es que los importadores y fabricantes de alimentos no superen los montos y valores establecidos por una reglamentación, y que estos incluyan una advertencia a través de un logo donde se informe detalladamente sus componentes.

El logo tendrá un tamaño mínimo equivalente al 5% de la superficie frontal del envase para informar si el producto tiene un alto contenido de sal, azúcar o grasas saturadas o calorías.

Por estos días, se discute y se debaten algunas modificaciones al proyecto que tratará Diputados, aunque no hay fecha para la votación de esta Ley orientada a cambiar la cultura en varios sectores.

En ese sentido, vale aclarar que no se podrá emitir publicidad dirigida a niñas y niños menores de 14 años. Y gracias a esta normativa, se podrán modificar algunos comportamientos y prácticas en los establecimientos escolares, que desde hace décadas poseen sus propios kioscos, donde se comercializan golosinas que poseen altos niveles de grasas y azúcar.