¿Cuánto engorda la birra?

Por Gabriela García

Pipo Cipolatti cantaba con Los Twist que le gustaban las “rubias, morenas, pelirrojas” y a todas les daba su amor. Esa pasión especial es la misma, o casi, que muchos sienten por otro tipo de rubias, negras y rojas: las cervezas.

Esta popular bebida ya la tomaban los egipcios y los sumerios. Se fabrica desde hace milenios con la misma fórmula a base de cebada, lúpulo, agua y levadura. Esta última provoca una fermentación lenta que libera el dióxido de carbono responsable de la efervescencia. Una vez que la cerveza está a punto se pasteuriza a 222 grados y se envasa.

Lo que aporta, además de placer

La birra aporta hidratos de carbono, proteínas y vitaminas, pero la concentración de estas dos últimas es bastante escasa como para tomar un montón con la excusa de sus propiedades nutritivas. Dejamos para lo último el componente más emblemático. El alcohol que aporta 7 calorías por gramo y se mide con la sigla ABV (alcohol by volume). Hay para todos los gustos, desde las que tienen solo 3 a 4% como la Lager, 5 a 7% la IPA, 10% la Stout y la guarangada de 67,5% que contiene la ‘Snake Venom’ elaborada por la cervecería escocesa Brewmeister

Como todo lo rico, el problema de la birra es que engorda. En su libro ‘Somos lo que comemos’, Mónica Katz, médica especialista en nutrición, desasna un poco sobre el tema del alcohol y los kilos de más. Allí explica que al comer y beber el cuerpo recibe hidratos, proteínas y grasas, donde cada nutriente tiene una función y un destino específico. No así el alcohol que ingerimos (etanol), por eso el organismo busca deshacerse de él lo antes posible. Y mientras está ocupado liberándose del combustible alcohólico de la birra y compañía, deja para después otros nutrientes. La grasa siempre queda para el final porque es la más difícil de metabolizar y liberar.

La cerveza se hace a partir de cebada, trigo o centeno, lúpulo y levadura. El almidón de los granos se convierte en alcohol por acción de la levadura.

Un poco de números

Para no ponerse tristes, el sabio doctor René Favaloro decía que estaba bien beber una copa de vino al día, siempre que no se la combinara con un menú alto en grasas. ¿Podremos tomarnos una pequeña licencia y sustituir vino por birra? Digamos que sí, siempre y cuando miremos de lejos al combo cerveza+choripán, o cerveza+jamón serrano+tortilla de papas. Ponele.

Para los amantes de las cifras, les dejamos algunos datos para guardar en una lista en el celular y consultar en un ataque de responsabilidad. Y también una breve aclaración que siempre dan los que saben. No excederse de un vaso de bebida alcohólica por día, y hasta dos o tres en situaciones especiales ¡pero no acumular para el fin de semana lo que no se tomó de lunes a viernes!

CALORÍAS
MARCA / VARIEDAD X 100 ML
Light 29
Guinness / Heineken 35
Sin alcohol 37
Lager 43
Corona 42
Estrella de Galicia 45
Negra 46
Ipa / Miller / Stout 51
Palermo / Quilmes Cristal 53
Iguana 55
Imperial 57
Quilmes Bock 59

Con alcohol, sin alcohol

El problema de la birra es que es demasiado rica y fácil de tomar. Además es un trago social ideal para compartir charlando con amigos, una, otra, y dale que va. La verdad es que hay que tener un temple de acero para tomarse una sola pinta. Otra desventaja de la cerveza es que te estimula el apetito y te da ganas de comer todas esas deliciosas chanchadas que no debemos, que no es precisamente apio crudo, bastones de zanahoria o tofu.

Como siempre, nada mejor que el término medio y la compensación. Si te clavaste un montón de birras, no queda otra que salir a entrenar. Al menos 40 minutos de caminata enérgica todos los días, ya es el primer paso para reducir esas calorías extra ¡para poder reponer con amigos cuando pinte la ocasión!

2 comentarios sobre “¿Cuánto engorda la birra?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *