«Clausura del amor», una crónica sobre la separación 

 Por Luján Gassmann (lujangtv@gmail.com)

Edición: Florencia Romeo (florenciaromeo06@gmail.com)

«Clausura del amor», del dramaturgo francés Pascal Rambert, es una crónica sobre la separación de una pareja. Los personajes son actores y están en un buen momento de sus carreras profesionales, no así en el amor. El conflicto arranca el día en que él decide no callarse más, expresa lo que siente y da paso a la ruptura. Ella escucha, pero también se expresa y se desata una guerra, donde las palabras son misiles y destruyen todo. Los protagonistas de esta obra de teatro son Mateo Chiarino y Cecilia Cosero, que además son pareja en la vida real, y la dirección es responsabilidad de Silvina Katz.

La directora Silvina Katz junto a los protagonista de la obra, Mateo Chiarino y Cecilia Cosero.

El Café Diario entrevistó a Mateo Chiarino, su protagonista, para hablar de la obra y cómo es representar a una pareja en crisis con la propia pareja. 

¿Qué implica esta obra desde el punto de vista actoral? 

Es un desafío grande porque somos sólo dos actores en escena, todo el tiempo. Hay uno que habla y otro que escucha en silencio y viceversa, o sea que la primera media hora es un monólogo y la segunda media hora es otro monólogo, donde el actor callado tiene que participar a través de la mirada y del cuerpo, pero no con el habla.

Todo un desafío.

Sí, porque primero hay que ir llevando la situación, todo depende de vos en cuanto al texto y la acción, y después todo lo contrario, tenés que permanecer en silencio, escuchar al otro e intervenir, pero desde la gestualidad. Si bien es difícil sostener al compañero o la compañera desde ese lugar, se logra. Es una obra que exige mucho, con diálogos muy largos e intensos, media obra depende de uno y la otra mitad del compañero.

. El autor de la obra recomienda que los actores sean pareja o expareja. Foto: Favuel Urbina.

¿Qué particularidad tiene este proyecto? 

Es un proyecto muy familiar, porque Cecilia, la coprotagonista, es mi mujer en la vida real. Es una obra que además lleva bastante tiempo, porque teníamos intención de hacerla en 2020 y recién pudimos estrenarla ahora.

¿Cómo siguieron? 

Como actores fueron momentos muy duros, nosotros empezamos los ensayos en diciembre 2019, en 2020 empezó la pandemia, después en 2021 intentamos comenzar nuevamente y otra vez se volvió a cerrar todo. Recién este año logramos estrenarlo, digamos que el contexto de pandemia nos permitió afinar más el trabajo.

¿Cómo resulta esta vuelta al teatro después de tanto parate? 

Realmente es una fiesta, una emoción muy grande, no sólo poder estrenar nosotros, sino también poder salir a ver otras obras.

Una escenografía casi inexistente, porque el texto, la historia y los actores ocupan todo el espacio.
Foto: Favuel Urbina.

¿Cómo es hacer esta obra con Cecilia, su pareja en la vida real?

Fue un poco tentar la suerte (risas). Cuando arrancamos dijimos que ojalá no nos llevara a la debacle total… y por suerte no fue así. Además, funciona como una suerte de terapia de pareja. La verdad es que lo disfrutamos muchísimo, nos conocemos hace muchos años, hemos trabajado juntos, fuimos compañeros, yo también la dirigí a ella. Hacía mucho que no trabajábamos juntos, pero es una experiencia muy linda, pesar de que hacerlo con la pareja siempre conlleva sus complicaciones.

¿El autor pide que los actores sean pareja?

No, no lo pide expresamente pero sí lo recomienda, que sean pareja o expareja. Otra sugerencia es que, si bien la obra viene con dos nombres para el actor y la actriz, piden que estos sean cambiados por los nombres de los actores que la llevan a cabo, esto se da como una característica del metateatro que lo hace muy interesante.

¿Qué hace interesante a esta obra? 

Todos en algún momento hemos vivido este tipo de situaciones, el que deja o el dejado sufren y eso es lo que manifiesta la obra. Es fácil reconocerse en uno u otro. Nunca es fácil terminar un amor, no importa de qué lado del mostrador toque estar.

«Clausura del amor»

Sábados a las 21.30

Teatro Payró
San Martín 766, CABA

Entradas por Alternativa teatral