«Casa Duarte», una invitación a subir al escenario (por un rato)

Por Lola López (www.instagram.com/quailola)

Edición: Florencia Romeo (florenciaromeo06@gmail.com)

Hacía rato que no decía ni escuchaba la frase «reírse a mandíbula batiente«. Pero el viernes pasado, durante la obra «Casa Duarte« la vi, la pensé y luego la dije al contarle la experiencia a mi familia. Y un plus: el adolescente que me acompañó al teatro ya está planificando volver con amigos y amigas.

¿Por qué sucede esto con la obra? Probablemente porque de verdad apuesta a que el público participe y se sorprenda, y prueba de ello es que la obra empieza «antes de que empiece«: estábamos subiendo las escaleras para entrar a la sala y de pronto tuvimos que abrir paso para cuatro personas que, a los gritos, intentaban bajar un féretro que parecía pensar mucho.

Todo empieza antes de empezar. Foto: Lola López.

En ese momento el adolescente que iba conmigo me dijo: «¿Pero la obra ya empezó, aunque no llegamos a la sala? Ahhh, pero hay teatros distintos entonces«, concluyó. Y eso, que esta puesta haga que alguien se plantee preguntas, desde el vamos le suma varios puntos porque no se trata solo de entretenerse (que lo logra y mucho), sino también de generar algo más en los espectadores. ¿Y no es, acaso, esa la función intrínseca de una propuesta artística?

En cuanto a la historia en sí, Casa Duarte es la casa velatoria elegida por la familia De la Puente para despedir a Pedro. Hasta ahí todo normal… lo que pasa es que la dueña del lugar y sus hijas son un poco particulares … ¡y los familiares que van llegando, también! La puesta de la obra es muy dinámica y la disposición del espacio acompaña muy bien para que los actores puedan ir seleccionando gente del público para que participe.

Yo estaba sentada en la tercera fila y un poco escondida, ideal para observar todo lo que pasaba, y vi cómo la gente se reía hasta el espasmo y los que estaban en primera fila –que tenían más espacio– se reclinaba de la risa. También había algunos en cuyo rostro se dibujaba el «por favor que no me elija» pero que, cuando los elegían, al final pasaban al frente y les encantaba que sus familiares les sacaran fotos en esa situación tan inesperada.

Una obra donde el público es protagonista. Foto: AGW prensa.

«Casa Duarte» tiene muy buen timing y ofrece una muy buena propuesta para un viernes o sábado a la noche con ganas de airear la mente, divertirse y hasta identificarse con alguno de esos personajes extravagantes que componen la obra, porque después de todo, ¿quién no tiene algún muerto escondido en alguna parte?

«Casa Duarte»

Dirección: Salomón Ortiz

Elenco: Salomón Ortiz, Carolina Di Tonto, Dana Vázquez, Flor Padilla, Mirta Rippa, Nicolás Tarigo, Matías Baliarda, Fabrizio Franceschini, Marcos Fernández y Alan Max Zaffiro

Multiescena Teatro

Av. Corrientes 1764

Viernes y sábados a las 22.30

Entradas por Plateanet