Balcarce y el museo de su hijo pródigo: Juan Manuel Fangio

Por Guillermo Tagliaferri (guilletaglia60@gmail.com)

Edición: Florencia Romeo (florenciaromeo06@gmail.com)

Decir Balcarce hace pensar, automáticamente, en Juan Manuel Fangio. La ciudad ubicada en la provincia de Buenos Aires y poblada por aproximadamente 39.000 habitantes, fue la cuna del quíntuple campeón mundial de automovilismo y uno de los más enormes deportistas en el plano nacional e internacional, de todas las épocas. 

Balcarce, una tranquila ciudad serrana, impulsada por su fuerte ganadería y agricultura, luce con orgullo el reconocimiento a su hijo pródigo. Su figura y su recuerdo están presentes en cada rincón.

Desde un autódromo que lleva su nombre hasta un Museo dedicado al quíntuple campeón mundial, con abundancia de autos de carrera, entre los que se lucen los conducidos por Fangio y también los de otros pilotos argentinos y extranjeros. 

«Centro Tecnológico-Cultural y Museo del Automovilismo Juan Manuel Fangio» es el nombre oficial del Museo, inaugurado en 1986, que rinde homenaje al campeón mundial de Fórmula 1 en 1951, 1954, 1955, 1956 y 1957 –hazaña que logró con cuatro escuderías distintas: Alfa Romeo, Mercedes Benz, Ferrari y Maserati– y subcampeón en 1950 y 1953 y considerado como el mejor piloto profesional de la historia.​

Un orgullo para Balcarce: coches, trofeos, cascos y mucho más

Ubicado en pleno centro de Balcarce, frente a la plaza principal y a pocas cuadras de la casa natal de Fangio, el Museo ofrece un interesante recorrido por sus ocho plantas o bandejas, simulando la estructura de un garaje de varios pisos, unidas por un camino helicoidal.

Por un lado, no sólo exhibe vehículos de carrera, también incluye los trofeos ganados por Fangio, recortes periodísticos de su trayectoria y sus éxitos, y elementos personales como las vestimentas usadas en las carreras, cascos, cronómetros y regalos otorgados por personalidades o empresas como gestos de admiración.

Por el otro, es destacable que sus restos descansan en un mausoleo ubicado en la planta baja de este Museo. Fueron trasladados en noviembre del año pasado, en un gran acto que convocó a figuras locales y extranjeras, entre ellas el ex corredor Jackie Stewart, en un emotivo acto.

Vista del imponente Museo Fangio en la ciudad bonaerense de Balcarce (Foto: @guilletaglia).

También es posible visitar una réplica de la oficina donde Fangio se desempeñó como presidente honorario vitalicio de Mercedes Benz, en sus últimos años de vida, con los muebles originales, trasladados desde su ubicación original en la porteña Avenida Del Libertador, cerrando el recorrido en la última bandeja.

El primer auto del Chueco

Durante la recorrida el visitante puede deleitarse con la cupé Chevrolet Master 1939, que luce impecable y es dueña de una historia fascinante. Comprada gracias a una colecta entre los vecinos de Balcarce, ya que el entonces joven Fangio no llegaba a la cifra necesaria, se convirtió en el coche de bautismo del Chueco en la categoría Turismo Carretera. 

La célebre cupé Chevrolet (Foto: @guilletaglia).

También está el Lancia Sport D 24-25 conducido por Fangio al primer puesto de la Carrera Panamericana 1953. Párrafo aparte para la Ferrari D 50 y la Maserati 250 F que lo catapultaron a los campeonatos mundiales de 1956 y 1957, respectivamente, son otros de los fierros que llaman la atención. 

La histórica Flecha de Plata

Pero las mayores miradas se las lleva la legendaria Flecha de Plata, el Mercedes-Benz W196R, vehículo que llevó a Fangio al título de campeón mundial en 1954.

La famosa y legendaria Flecha de Plata de Mercedes Benz (Foto: @guilletaglia).

Pero en el museo no sólo se exhiben elementos relacionados con el piloto fallecido en 1995, a los 84 años. El lugar refleja la historia del automovilismo en general, dado que todos los corredores trascendentes que recorrieron las rutas y los autódromos argentinos y del mundo, tienen su espacio. 

Un texto descriptivo detalla las bondades de la Flecha de Plata. (Foto: @guilletaglia).

Reutemann, Prost y los inolvidables pilotos de TC

Otras joyas que se pueden encontrar en este singular museo son, por ejemplo, el Brabham BT36 de Carlos Reutemann y el Renault RE30B de Alain Prost, automóviles de la rutilante Formula 1.

La histórica cupé de Oscar Gálvez, otra de las reliquias del museo que convierte a la ciudad de Balcarce en la meca de los fierreros (@guilletaglia).

A esas se suman además los populares coches del TC que transitó el territorio argentino y sudamericano, entre ellos los conducidos por Juan Gálvez, Oscar Gálvez, José Froilán González, Domingo Marimón, Eusebio Marcilla, Carlos Pairetti y Roberto Mouras.

Claro que tanta historia necesitó más espacio y la obtuvo en un anexo, ubicado a unos metros, sobre otra de las calles que enfrenta a la plaza principal de Balcarce.

Sin lugar a dudas, una escapada más que recomendada. Balcarce se encuentra a 74 kilómetros de Mar del Plata, a 108 de Tandil y a 415 de Buenos Aires.