Argentina supera a Uruguay y vuelve a depender de sí misma

Por Rodrigo Acuña

A Gonzalo Maroni le dicen “Maravilla”, y el futbolista de Boca Juniors, quien desde julio de 2018 se encuentra cedido a préstamo en Talleres de Córdoba sin opción de compra, le hizo honor a su apodo al clavar un gol para enmarcar en la tercera presentación de la selección argentina en el Sudamericano de Chile 2019.

El tanto sirvió para que los dirigidos por Fernando ‘Bocha’ Batista superasen (0-1) a Uruguay y recuperaran la tranquilidad, puesto que ahora vuelven a depender de sí mismos para clasificarse al hexagonal final. La victoria, que quizá pueda ser considerada bisagra dado que la consigue ante un clásico rival y en condiciones de necesidad extrema, coloca al equipo albiceleste en la segunda posición del grupo B con 4 puntos (la misma cantidad que tiene Paraguay), detrás de Ecuador (9 puntos), que ha disputado un partido más.

El golazo de Gonzalo ‘Maravilla’ Maroni.

Este sábado Argentina puede certificar su pase a la fase final si consigue otro buen resultado contra Perú, último clasificado del grupo y a priori, el rival más débil. Vencer a Uruguay, que siempre resulta un adversario duro, se juegue en la categoría que se juegue, le brinda a los de Batista una calma y un envión anímico en el momento justo. Si el fútbol es un estado de ánimo, Argentina ahora ve fortalecida su autoestima.

Al entrenador le salió bien la apuesta que hizo al remodelar más del 50% del equipo con vistas a este encuentro decisivo. Barquett, Balerdi, Vera, Moreno, Maroni y Gaich reemplazaron a Mura, Medina, Lo Celso, Insaurralde, De la Vega y ‘Tigre’ Romero. Esto, si bien De la Vega, tras ingresa en el segundo tiempo, se erigió en el socio ideal de Maroni en la jugada previa al golazo de Maravilla a los 67 minutos.

Argentina buscó el gol como lo hizo durante sus anteriores dos presentaciones frente a Paraguay y Ecuador, aunque esta vez mostró mayor frescura en sus movimientos. Y cuando las cosas se complicaron, como en algunos instantes del segundo tiempo, apareció la jerarquía de Manuel Roffo, arquero de Boca Juniors, para respaldar con una actuación soberbia a sus compañeros y amarrar un triunfo frente a los vigentes campeones sudamericanos, llamado a ser vital de cara a lo que viene.

Brasil corre peligro

La Selección de Brasil se enfrenta al examen más importante de la fase grupal del Sudamericano Sub-20. La caída frente al seleccionado chileno en Rancagua merced a un gol de Iván Morales dejó a la verdeamarelha juvenil con chances de quedarse fuera del hexagonal final.

El equipo liderado por Rodrygo arribó al certamen como uno de los candidatos a llevarse la corona, el pase al Mundial de Polonia y a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, pero para poder seguir soñando con ello deberá ganarle a la selección de Bolivia en el marco del grupo A. Un nuevo tropiezo, o un empate, obligarían a la canarinha a sacar la calculadora para hacer cuentas mientras sus jugadores observen el juego entre Colombia y Chile.

Después de caer frente a Chile, Brasil se juega su futuro en el torneo vs Bolivia.

Si cafeteros y trasandinos empatasen, al scratch solo le serviría igualar por el mismo marcador. Y si anotara un gol menos, quedará emparejado con el conjunto colombiano, con el que se sacaron ventaja (0-0) en el partido que los enfrentó. Entonces el pase al hexagonal se definiría por sorteo.

La Albiceleste con su derrota frente a Ecuador vive la misma incertidumbre. Indudablemente, una eventual eliminación de dos de las mejores selecciones de esta parte del continente sería un golpe demasiado duro.

El Cafe Diario punto com

Medio cooperativo. Periodismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *