Arena, un cuerpo superado por la angustia, el dolor y el sufrimiento

Por Guillermo Tagliaferri (guilletaglia60@gmail.com)

Edición: Florencia Romeo (florenciaromeo06@gmail.com)


En los 45 minutos que dura Arena, obra de teatro unipersonal, el actor Emiliano Carrazzone desarrolla un tremendo esfuerzo físico y textual transitando -con su cuerpo como bandera y su voz como estandarte- en un ambiente de alto dramatismo, el punto límite de la angustia y el miedo, el dolor y el sufrimiento. Y el caos es lo primero que aparece.

El personaje busca apagarse, porque la única manera de irse es irse. Arena refleja un espacio desfigurado, sin tiempo, sin orden. Es un unipersonal donde el mundo externo denso, áspero, seco desaparece en la intimidad de una mente aturdida. En Arena la obsesión habla, pero el cuerpo propone modos de acomodarse, de resistir y de habitar el dolor hasta liberarlo.

Un amplio repertorio de movimientos del actor, sumados a su destreza vocal y a lo que transmite su mirada, sus gestos y sus palabras, se desarrollan en un escenario ultra sencillo: un cuadrado iluminado en sus cuatro bases y una especie de pequeña tarima o cubo.

Arena es un unipersonal de alto contenido dramático. Foto: Diego Homez.

Patricia Tiscornia, la directora

Patricia Tiscornia, actriz, directora, profesora de teatro y productora de espectáculos, está a cargo de la Dirección General de Arena, y le contó a El Café Diario detalles de la obra, tras el estreno en Nun Teatro Bar, en el barrio porteño de Villa Crespo.

«Nace de necesidad de Emiliano Carrazzone y Zuleika Esnal, los autores de la obra, de hablar de ese cuerpo transitando el dolor, el duelo, la soledad, la pérdida. A partir de esa primera dramaturgia y los escritos surgió Arena. Es una obra de teatro físico, donde está muy expuesto el cuerpo atravesando el dolor«, explica.

Agrega que «el personaje está en soledad, atravesado por distintos factores de índole de la naturaleza y ese cuerpo lo demuestra. Hay todo un trabajo físico muy interesante de Emiliano, que además de ser uno de los autores, es el intérprete y performer. Busca dejar que duela, un poquito, este duelo constante en que el personaje está sumergido y atravesado«.

Tiscornia señala que «es una historia personal y, como toda historia autobiográfica, también tiene su parte de ficción. Está basada en hechos puntuales que le sucedieron al actor, trasladados claramente al personaje que interpreta. No es todo literal, tiene su parte de ficción, pero es bastante autobiográfico«.

Patricia Tiscornia, directora del unipersonal.

Sobre el actor a cargo del unipersonal, la directora destaca «la intensidad, lo interesante del cuerpo, de la palabra, de la escucha que él tiene en el escenario, de los silencios acompañados por música. Porque Emiliano también es músico y cantante, es muy completo, y eso queda reflejado en la obra«.

Reitera que «es el cuerpo atravesado por el dolor, el cuerpo atravesado por la palabra, el cuerpo en soledad, el cuerpo en conexión con lo terrenal, con el aire, con el fuego, elementos naturales que están todo el tiempo vinculados en la obra. Y con las ganas -sin ánimo de spoilear- del personaje que tiene de seguir adelante y que no puede, de luchar contra algo que termina siendo indefectiblemente caótico y mortal«.

Emiliano Carrazzone, dramaturgo, intérprete y compositor musical

 ¿Cómo fue el trabajo de coordinar la parte textual y la física?

Fueron dos etapas: la primera, la elaboración del texto la trabajamos con Zuleika Esnal, que es la otra autora, y después cuando Pato (Patricia Tiscornia), organizó todo eso y junto a Omar Sarabia le pusimos movimientos corporales a todo ese texto. Fueron dos etapas de trabajo, las dos igual de intensas y se empalmaron las dos de forma coreográfica.

Emiliano Carrazzone, autor y protagonista de Arena.

La preparación no habrá sido sencilla. ¿Cómo fue ese proceso?

Haciendo todas las preparaciones posibles, ja, ja. Así fue.

¿Qué lo motivó a escribir la obra?

Arena nació a partir de unas experiencias personales, cuando tuve que superar ciertas ausencias. Esas ausencias que tuve le dieron motivo al texto.

¿Nota que hay gente que se identifica con el personaje?

Me pasa lo siguiente: uno no va por la vida leyendo poesía. A menos que te suceda una situación límite: que se te muera una familiar, que tu pareja te deja. Entonces ahí agarras una poesía y decís a alguien le pasa lo mismo que a mí. De eso se trata la obra. Aparecen palabras que a mí se me ocurrieron y que a alguien le pase lo mismo y se pueda identificar.

Además de actuar también muestra en el escenario su otra faceta, la musical…

Sí, soy músico, tengo una banda que se llama Tire, y soy también solista. No me dedico a un género puntual, hago una mezcla de estilos, algo per se.

¿Cómo fue su formación actoral?

Empecé a estudiar teatro a los 14 años, este año cumplí 40, en diferentes conservatorios y con docentes como Agustín Alezzo, Pompeyo Audivert, Silvina Sabater, entre otros. Y después empecé a trabajar solo, porque hacer es una de las mejores formas de estudiar.

Arena

NÜN Teatro Bar

Juan Ramírez de Velasco 419, CABA

Miércoles de noviembre a las 21 horas.

Entradas por Alternativa Teatral