Amir Lane, el embajador del reggaetón  

Por Patricia Sobrino (www.instagram.com/turmia.ok)

Edición: Florencia Romeo (florenciaromeo06@gmail.com)

Dicen que nadie es profeta en su tierra y Diego Agustín González Lara, o Amir Lane, es un cantante y compositor de reggaetón, pop latino y urbano mendocino que triunfa en el exterior y sueña ingresar en el mercado nacional con su música. Con sus rasgos árabes, seduce y atrae cada día a más fans.

Aficionado a la música desde pequeño, participó de diversos concursos de canto como La Voz Argentina y Mendoza Canta, en el que llegó a la semifinal. En su adolescencia transitó por diferentes géneros musicales, desde el folclore al rock nacional, hasta que descubrió el reggaetón, del que se enamoró por completo y nunca más abandonó. Finalmente, a los 21 años fue su lanzamiento profesional como cantante con el sencillo Pasión de la mano del NewYorkeeno, productor de grandes artistas como Arcángel.

De todo esto y de su actualidad habló en la entrevista con El Café Diario.

Amir Lane: «La música me acompañó durante toda la vida«. Foto: gentileza entrevistado.

¿Por qué eligió Amir Lane como nombre artístico?

Amir quiere decir príncipe en árabe. Yo siempre me identifique mucho con esa palabra. De hecho mi nombre artístico iba a ser Amir el príncipe, ya que en el género urbano y en el reggaetón se suele poner apodos más allá del nombre artístico. Pero tuve que desistir porque hay un artista muy conocido en el ámbito que se llama Cosculluela el príncipe. Entonces, para no quedar como copión y ser más original, decidí poner solo Amir. Y Lane significa carretera o carril en inglés y sentí que esa palabra me identificaba bastante, porque estoy haciendo mi propio camino en la música.

¿Tiene ascendencia árabe?

Tengo algunos rasgos árabes que no puedo disimular como la forma de los ojos, la nariz, y la barba. Sin embargo, no tengo ninguna relación directa o al menos conocida con la cultura árabe.

¿Tiene algún familiar relacionado con la música?

Mi papá canta y toca la guitarra muy bien, pero nunca lo ejerció, ni siquiera en eventos familiares. Su mamá, mi abuela, era cantante lírica y mi bisabuela concertista de piano. Al enterarme de eso empecé a entender por dónde mi relación con lo musical, porque por parte de mis padres no tenía una influencia directa de la música.

¿Desde pequeño soñaba con vivir de la música?

La música me acompañó durante toda la vida, desde muy pequeño. He participado en un montón de concursos de canto desde mi infancia hasta el día de hoy. Pero si bien la música siempre fue mi pasión, cuando fui creciendo empecé a creer que el camino no iba por ahí, y que el sueño estaba lejos y era difícil de realizar, entonces me encaminé para otro lado. Antes de los 21 años yo no pensaba “Quiero ser cantante, quiero vivir de la música”.

Antes de empezar su carrera profesional, el cantante participó de numerosos concursos de canto. Foto: Amir Lane.

¿En qué momento de su  vida se dio cuenta de que lo suyo era el canto?

Yo estudie ingeniería en sistemas durante 3 años. Me iba bien pero en un momento me estanqué y eso me provocó mucho estrés, y la música estuvo ahí para salvarme. Era mi cable a tierra para desconectar de la tensión que estaba viviendo por el tema de la facultad. En ese momento, con 21 años, comencé a hacer covers de los temas que estaban de moda en ese momento y los subía a mi cuenta de Facebook. Y uno de mis contactos en esa red social, el productor Facundo NewYorkeeno Alaniz, me escuchó y le gustó lo que yo  hacía, entonces me invitó a su estudio. Un día fui y después de un par de horas salió mi primera canción, Pasión, que marcó el punto a partir del cual yo dije La música es lo mío«. No lo podía creer, pero ahí comenzaba mi camino como cantante.

¿Esos covers que subía a las redes los interpretaba en bares y fiestas o simplemente en la intimidad de su hogar?

Lo de los covers comenzó en casa. Me acuerdo que compré un micrófono de los más económicos y empecé a aprender cómo grabarme yo solo. Buscaba karaokes en internet y ponía mi voz sobre la música. Así fui armando los temas que iba subiendo a Facebook. Con el tiempo empecé a cantar en otros lados, como bares, cumpleaños y esas cosas.

¿Por qué eligió el género reggaetón?

Yo me crie escuchando baladas románticas como Cristian Castro, Diego Torres, Luis Miguel, Ricky Martin con mi madre y folklore con mi padre. Por eso, las primeras canciones que hice de chico, tanto en los concursos como en los cumpleaños, pertenecían a esos géneros. En mi adolescencia pasé por el rock, ya que escuchaba por influencia de mi grupo de amigos bandas como Los Piojos, La Renga, La 25 y Tan Biónica. Pero el reggaetón llegó a mí en la adolescencia con la canción Gasolina de Daddy Yankee y me enamoró, lo sentí en la sangre.

¿Qué fue lo que lo cautivó del reggaetón?

El reggaetón tiene como característica que lo podés bailar y también lo podés escuchar. Podés hacer las dos cosas, no es que te encasillás en una sola. Sus melodías son agradables de escuchar y te hacen mover un poco el esqueleto (risas).

¿Tiene planificado presentarse en Argentina?

Con mi representante nos estamos concentrando mucho en hacer shows en el exterior ya que, si bien el reggaetón es bastante consumido en la Argentina, uno no es profeta en su tierra.  Recién ahora están apareciendo exponentes fuertes del género urbano como Tiago PZK, Duki, María Becerra o Nicki Nicole. Pero para poder entrar en el mercado nacional, la tuvieron que pegar primero afuera.

Amir Lane: «Yo me crie escuchando baladas románticas«. Foto: gentileza entrevistado.

¿Ya hizo shows en el exterior?
Acabamos de volver de una gira por Perú con Daumas  (ex vocalista de Nene Malo) y gracias a Dios nos fue súper bien, llenamos estadios. A la gente le encantaron nuestras canciones. ¡La rompimos! Por eso la idea es apuntar un poquito afuera. Pronto volvemos a Perú y hay propuestas para ir a  México, Chile y Uruguay.

¿Forman un dúo con el ex Nene Malo?
Estamos promocionando un tema que hicimos juntos titulado Quinta Botella, cuyo videoclip se filmó en la Barbería Zimmermann de Gualeguaychú. El tema, que habla de un desamor, fue presentado en Perú con una gran aceptación y está disponible en todas las plataformas.

¿Los temas que interpreta son de su autoría?

Sí, tengo la suerte de poder escribir mis propios temas, de hecho, hay una serie de siete canciones que aún no están grabadas y existe la idea de lanzarlas en un EP. Otra posibilidad es llegar a editar un disco de 12 o más temas.