Alternativas del rodaje de la ópera prima «En la mira»

Por Gastón Dufour (egastondufour@gmail.com)

Edición: Florencia Romeo (florenciaromeo06@gmail.com)

«En la mira«, producción nacional protagonizada por Nicolás Francella, recientemente estrenada, es la ópera prima de sus dos directores: Carlos Gil y Ricardo Hornos. El Café Diario entrevistó al primero de ellos para hablar de la génesis del proyecto, su primer contacto con el cine, su visión respecto de la industria audiovisual y el futuro del INCAA, entre otros temas.

¿En qué circunstancias conoció a Ricardo? 

Coincidimos en el rodaje de «La peste«, el film de Luis Puenzo, producción en la que fui segundo asistente de dirección y somos amigos desde entonces, hace ya 28 años. Luego de eso compartimos muchas experiencias de trabajo enriquecedoras.

¿Qué se tiene en cuenta al momento de filmar un largo de esta magnitud?

El desarrollo de un rodaje incluye limitaciones de tiempo y dinero, lo que implica ser consciente de ello. A mí me ayuda mi experiencia de haber en participado en 40 películas, entre producciones nacionales e internacionales. Eso hace que tenga las ideas claras, soy muy consciente de lo que quiero hacer y saber que los actores pueden traer las propuestas y estar abierto a oírlas.

¿Cómo nace la idea de reunirse para dirigir con Ricardo Hornos?

Pensamos muy similar respecto del cine que valoramos y nos gusta ver, y llevamos eso al plano profesional. Los miles de horas de charlas de café al respecto resultaron ser una inversión. 
¿Cómo fueron los primeros pasos, sobre todo en referencia a la búsqueda de financiamiento?

Uno de los otros productores participantes de «El robo del siglo«, producción en la que Ricardo había invertido un poco de dinero por medio de AZ films, le alcanzó un nuevo guion a adaptar. Empezamos a trabajar y, desafortunadamente, debimos suspender las reuniones por el inicio de la pandemia. 

¿Qué sucedió en medio de la pandemia con la negociación?

No estábamos seguros respecto de qué esperar, hasta que una seguidilla de llamados nos confirmaron el interés de Warner, primero, y luego siguió la confirmación de la intención de Paramount de unirse al proyecto. De todos modos, considerando la cantidad de emprendimientos que suelen caerse, algo que sucede en muchas oportunidades, decidimos tomar las cosas con calma.

Carlos Gil, codirector del film junto a Ricardo Hornos. Foto cedida por Carlos Gil. 

En detalle

¿Cómo describiría la película?

Se trata de una historia concisa, con la intención de ser bien narrada, que no posee segmentos innecesarios, más aún, tratándose de un thriller de tensión cuya forma se presenta desde el guion. «En la mira» es una historia magra, sin sobrantes, pensada a partir de un guion sin desperdicios.

¿Cómo pensaron la elección del actor protagónico?

El personaje de Nico fue escrito directamente para él. Teniendo en cuenta que probablemente fuera su primer protagónico, sabíamos que iba a ser puntilloso al momento de confirmar. El siguiente paso fue darle el guion y, finalmente, nos llamó y confirmó que deseaba hacer la película. Confiamos en él para el rol y la verdad que puso todo de sí, pero a la vez fue un gran trabajo en equipo. 

¿Cómo llegó a convocar a Maxi De La Cruz?

El personaje del jefe era «la batalla de Waterloo», un personaje border que se cree más que los demás. Gabriel Goity propuso a Maxi de la Cruz, que es una estrella en Uruguay. Para él fue una oportunidad de salir de su lugar de comediante. Le marcamos algunas cosas sobre la dinámica corporal y luego todo avanzó positivamente.

¿Qué se tuvo en cuenta para elegir al resto del elenco?

Respecto a Emilia Attias, lo primero que nos sorprendió fue su inteligencia y las preguntas acertadas que propuso respecto de su personaje. En cuanto a Goity, dudamos si aceptaría un personaje que solamente aparece en off. Sin embargo, aceptó, alegremente para nosotros.

Nicolás Francella, protagonista de “En la mira”, recibe indicaciones del director Carlos Gil. Foto cedida por Carlos Gil. 

¿Cómo ve la industria del cine en Uruguay, país que se sumó a la producción de la película?

Uruguay tuvo un gran crecimiento en el último tiempo, ya que su gobierno decidió armar una especie de film commission, algo parecido a lo que existe en Estados Unidos, una institución de coordinación que facilita el armado de las producciones por medio de un plan de avanzada. 

¿Cuál es su mirada respecto del INCAA y el futuro posible para el cine local?

En su rol de institución de apoyo a la cinematografía, el Instituto hace cuanto es posible, dado el contexto. Todos soñamos con una entidad transparente, que apoye los diferentes contenidos. El INCAA hoy por hoy tomó el carril correcto y se espera que funcione de manera cristalina y que apoye la mayor cantidad de producciones sólidas. Yo deseo que sigamos creciendo en cuanto a los contenidos ofrecidos.