Aborto legal: aumentaron las consultas para hacerlo

Por Inés Tiphaine (chinisst@gmail.com)

Edición: Florencia Romeo (florenciaromeo06@gmail.com)

A un año de la sanción de la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) (Ley 27.610) aumentaron los casos de aborto legal, algo que era esperable, teniendo en cuenta que hasta entonces sólo se permitía en casos puntuales. A partir de la sanción de la ley de IVE, el espectro es mucho más amplio.

Según los números oficiales, en 2021 –el primer año del aborto legal, seguro y gratuito en Argentina– se registraron 32.758 interrupciones legales del embarazo en el sistema público de salud en condiciones seguras, gratuitas, respetuosas e informadas.

Muchas mujeres consultaron, aprovechando que ahora pueden hacerlo a la luz del día, sin temer ser denunciadas. Tampoco es tan sencillo, sabido es que hay numerosos distritos donde se boicotea la acción, pero la buena noticia es que los números de consultas han aumentado, porque la ley avala a la persona gestante a hacerlo.

Testigo de esto es Sandra La Porta, licenciada en Obstetricia, integrante de la Red Argentina Casas de Partos, que trabaja en un Centro de Atención Primaria en el conurbano bonaerense y habla con El Café Diario sobre su experiencia de las consultas que hacen las personas interesadas en hacerse una IVE.

Cuando no se desea seguir adelante con un embarazo, ahora es legal realizarse un aborto legal (Foto: Aleksandr David Fotos para Canva).

¿Aumentaron las consultas en los centros de salud?

Las consultas han aumentado. Esto es consecuencia de que la ley ha logrado que las mujeres estén más informadas y también más protegidas y más cuidadas. Hay que aclarar que es probable que las consultas hayan aumentado porque también lo hicieron los casos. La explicación es que durante la parte más estricta de la cuarentena hubo menor accesibilidad a los centros de salud, en atención primaria de la salud, y por ende a los métodos anticonceptivos.

En su experiencia, ¿hace falta más información para prevenir o para pedir la IVE?

Quizás falta la implementación en el ámbito docente, en las currículas docentes, es decir, que la salud salga a las escuelas, para informar y para prevenir. Creo que todavía no está siendo una agenda y esto lo digo con el conocimiento de trabajar desde hace muchos años en atención a la salud primaria.

¿Qué es lo que se ve desde el ámbito de la salud?

Que salud no está trabajando interdisciplinariamente con la docencia. Hasta que no cambiemos esto, no vamos a poder revertir la situación. En las currículas tendría que haber, tanto en escuelas públicas como privadas, la aplicación de la ESI (Ley de Educación Sexual Integral). Debe de ser una prioridad nacional dentro del sistema de salud.

¿Se refiere a la promoción de la salud?

Los profesionales nos seguimos capacitando en salud y en educación, pero la promoción de la salud falta en las agendas. Se trata de brindar talleres, los horarios de esos talleres, las encuestas, pero todo esto no lo estamos teniendo porque estamos enfrentando una pandemia. Esto hizo que le pongamos mucha atención a lo asistencial, pero todo lo relacionado con promoción y prevención de la salud se ha quedado atrás.

Ya sea para evitar un embarazo, para llevarlo adelante en salud o para interrumpirlo, es clave la consulta y el asesoramiento con profesionales de la medicina (Foto: Smitt para Canva).

Aborto: la información es clave

La entrega del Misoprostol también aumentó. ¿Cuáles son los riesgos de tomar este medicamento sin la debida información y posterior acompañamiento?

La entrega del medicamento va de la mano del asesoramiento de su toma en los consultorios, tanto en los centros de salud como en los hospitales o en el primer y segundo nivel de atención de la salud. El medicamento no genera ningún riesgo si una mujer está bien asesorada y puede valerse por sus propios medios para hacerlo.

¿Se corren riesgos al hacerlo por cuenta propia en el hogar?

Creo que no hay agentes indicados para acompañar a la mujer en su domicilio a hacer esto. Y la verdad es que para la mujer no es sencillo. Esto lo digo como profesional de la salud que trabajo en el consultorio de atención primaria, no asesoro para consejería en el momento de realizar el aborto, pero si en la previa del aborto.

¿En qué consiste ese asesoramiento?

Les doy la orden de la ecografía y las derivo al consultorio pertinente. Lo que se puede observar es la falta de más equipos de campañas de información y prevención. La verdad es que no es muy bueno para ninguna mujer encontrarse frente a la decisión de tener que interrumpir un embarazo. Pero se ven muchísimo más vulnerables a partir de la pandemia, porque las mujeres no han podido llegar a la atención de anticonceptivos.

Para hacerse una IVE o consultar la posibilidad de hacérsela, ¿cómo acceden las mujeres a la información?

En cada consulta les preguntamos con qué método anticonceptivo se están cuidando, pero convengamos que la pandemia no hizo el mismo efecto en todos los municipios y en toda la provincia de Buenos Aires. Acceder a métodos anticonceptivos, a través de los centros de salud, pudo ser mucho más accesible que presentarse en un hospital.

¿Por la pandemia?

Sí, los hospitales pusieron barreras lógicas, por el coronavirus y una mujer que no tiene el sistema de accesibilidad al sistema de salud a través de un sistema de turnos o a través de preguntar en su barrio, no le resulta tan fácil conseguir un turno. Porque ahora se han restringido bastante las consultas y en los lugares donde las mujeres pueden llegar más es en los centros de salud, porque ir al hospital implica contagiarse de COVID.

¿Cuentan con recursos suficientes?

Durante 2020 faltaban profesionales y fueron afectados los insumos. Ahora, desde mediados del 2021 podría decir que estamos trabajando muy bien con los insumos respecto a los métodos anticonceptivos Creo que lo que todavía falta bastante en nuestros de centros de atención primaria son los espacios de talleres, charlas con la comunidad, todo lo que es trabajo grupal con la comunidad debido al COVID.