‘The shoes, industria argentina’, en teatro Boedo XXI 

Por Javier Santos Rodríguez (javiersantoz@yahoo.com.ar)

Editado por Bia Viteri (viteri.bia@gmail.com)

 ‘The shoes, industria argentina’ se encuentra en cartelera en el espacio de teatro Boedo XXI. Es una propuesta teatral que muestra la historia del país y la de su industria nacional y artesanal sin necesidad de explicitar épocas ni gobernantes de turno.

Escrita por Cristina Merelli, dirigida por Ciela Asad e interpretada por Dani Cuzzo, esta obra independiente lleva adelante una realización extraordinaria: narra la vida económica y social de Argentina desde los inicios del siglo XX hasta comienzos del siglo XXI, mediante un monólogo dramático, unipersonal, en una zapatería.

Se trata de una trama concisa, que habla de la crisis, pero no desde los diarios y las noticias de la tarde: cuenta la historia a través del día a día de un ciudadano de a pie.

Sobrevivir al paso del tiempo

En un local de trabajo artesanal a medida, tradición familiar de cuatro generaciones, Albertito —gerente y dueño— tendrá que lidiar con la velocidad del mundo, con el vértigo de las nuevas tecnologías, con lo absurdo del cambio de modas y estilos siempre demandantes de novedad, además de la inestable situación nacional y la globalización.

El protagonista, tercero de una generación de Albertos, muy a pesar suyo tendrá que ir accediendo, no sin resistencia, a ciertas imposiciones que vienen del imperialismo económico por parte de Estados Unidos, y también de un imperialismo cultural del mismo lado, bajo la forma de dominación lingüística, de tener que utilizar expresiones sajonas para conseguir más ventas. Rememora los tiempos en que realmente había buenas ventas a causa de una situación de país más favorable, pero también hará un recorrido por las diferentes crisis de la zapatería.

La tradición artesanal tendrá que adaptarse a los tiempos que corren. La zapatería, a fin de sobrevivir, irá transando con el posmodernismo, con lo neoliberal, con la frivolidad, con lo pasajero, al punto de llegar a importar hormas chinas de baja calidad y hasta poner un ciber y fotocopiadora para no fundir el negocio. La pérdida de identidad está marcada a fuego.

Dani Cuzzo, actor de ‘The shoes’ , en pleno momento dramático de su interpretación en Boedo XXI.
Foto: Wen Li Kohei
 
 

La función

The shoes, industria argentina tiene la duración de una hora aproximadamente. Pero esa hora baila en el aire, vuela, salpica, se mueve.

La actuación de Dani Cuzzo la hace fluida, intensa, emocionante, con humor por momentos, con dramatismo en otros. Se sostiene durante toda la hora, por su expresión corporal, su intercambio con el público, el uso múltiple de la voz para poner en escena otros personajes que están en la cabeza de Albertito.

La escenografía depende mucho de la iluminación, que es cuidada, pertinente y, a la vez, artística, contribuyendo con la excelencia de la obra. Juan Pablo de Rosse hace foco en cada escena para generar la ambientación correspondiente.

Identidad y soberanía nacional

En diálogo con El Café Diario, Dani Cuzzo, actor de ‘The shoes, industria argentina, respondió una breve entrevista al finalizar la función.

¿Cómo y cuándo se originó la obra?

La obra fue escrita por Cristina Merelli. El guion original fue pensado en femenino (la protagonista sería Albertita) e interpretado por ella, en sus orígenes, en el marco del Ciclo de Memoria, Verdad y Justicia del teatro municipal de Morón en el año 2013. Después, en conjunto con la dirección de Ciela Asad, me hice cargo de la actuación y se adaptó el guion al masculino, presentándose en varios lugares.

¿Qué representa para ustedes esta obra?

La obra en sí tiene un propósito de identidad y soberanía nacional: mostrar, dejar en claro un problema que depende —en cierta medida— de la memoria, la verdad y la justicia, porque sin identidad poco podemos hacer por todo eso.

¿Cómo responde en general el público?

Muy bien. Se ha acercado gente a abrazarme; muchos se sienten identificados con Albertito: han pasado por esos momentos difíciles y la obra empatiza con todos ellos.

¿Hasta dónde los cambios regidos por la moda son algo deseable? ¿No es acaso un ejemplo de sometimiento a valores extraños y extranjeros? ¿Hay lugar para la identidad, la soberanía y la tradición? ¿El flujo y la velocidad con que corren los acontecimientos, puede dar lugar al análisis de lo que se vive, y del propio pasado? ¿O es que se está a la deriva de lo que algunos pocos poderosos mandan y dictaminan desde lejos?

La imposición económica, el imperialismo yankie, a lo mejor van de la mano con la imposibilidad de darse tiempo para pensar y pensarse. De construir una industria con el sello argentino.

Dani Cuzzo, en el escenario de Boedo XXI, después de ser entrevistado por El Café Diario.
Foto: Javier Santos Rodríguez

Teatro Boedo XXI

El Espacio de teatro Boedo XXI tiene, en sí mismo, su propia historia que contar. Nació como proyecto en agosto de 2001, con la osadía y el riesgo que implicaba lanzarse a un emprendimiento artístico por aquellos años.

Está situado en Boedo 853, muy cerca de Av. San Juan, barrio típico del tango, las letras y las artes durante la década dorada del cuarenta en la ciudad de Buenos Aires.