El carnaval se afianza como herramienta de lucha

Todos los años, el carnaval se adueña de las calles de Buenos Aires para manifestar el descontento con diferentes problemáticas de la sociedad, sin perder la alegría que supone formar parte del sueño colectivo que propone cada murga.

El carnaval porteño viste los barrios de fiesta y protesta política

El carnaval porteño viste los barrios de fiesta y protesta política

Por Luján Gassmann

Año tras año, durante febrero y los primeros días de marzo se festeja el carnaval porteño. Los sábados y domingos por la noche, los barrios se visten de fiesta. Las murgas llenan de música y alegría los corazones de quienes participan de estos espacios.

Mezcla entre un género musical y teatral, las murgas, se fueron desarrollando en distintos países de América Latina. En la Ciudad de Buenos Aires se destacan por su vestimenta: las coloridas galeras y levitas, herencia de la parodia que los sectores populares les hacían a las clases altas a fines del siglo XIX.

Cada noche se vive una jornada cultural festiva, porque las murgas son arte. Llevan en su esencia la fusión cultural de los distintos pueblos, sus tradiciones y costumbres. Con los años, estas agrupaciones, también se fueron cargando de mensajes políticos.

La murga Atrevidos Por Costumbre, de Palermo, es un ejemplo de esto. “Desde hace 10 años están recuperando la alegría y ganando la calle con El Corso Loco”, afirma Santiago “Piui” Díaz, miembro de la agrupación.

Atrevidos por Costumbre crece desde el barrio porteño de Palermo.

Atrevidos por Costumbre es un formato de murga porteña que busca innovar con sus cantos y vestimenta. El canto es tan importante como la música, los bombos con platillo son la base musical y el baile es el complemento que permite fluir y darle lugar a la libre expresión.

Para Piui las murgas son una voz de la sociedad
Para Piui las murgas son una voz de la sociedad

Las murgas son una voz para contar lo que le está pasando a la sociedad, lo que nos pasa a nosotros y lo que no nos gusta… Con los años fuimos parándonos en un lugar político también y, por eso, criticamos y cuestionamos lo que no nos gusta”, comenta Piui.

Se trata de un acontecimiento que mueve a miles de personas. De a poco, el sonido empieza a hacer vibrar los corazones. La murga para Piui es la familia que elegió. “Además es un lugar de encuentro para construir de forma colectiva un sueño social y artístico”.

El Gallego dice que la murga es un acto colectivo, musical y político
El Gallego dice que la murga es un acto colectivo, musical y político

Rubén Espiño “El Gallego”, otro integrante de Atrevidos, reafirma: “Es un acto colectivo, musical y profundamente político. No hay nada más completo que una murga”. Y agrega: “Es un espacio para bailar, poder expresarnos, sostenernos, encontrarnos, es un ritual al aire libre”.

El carnaval ya está llegando a su fin. El próximo 5 de marzo se escuchará el último redoblante. Pero, por suerte, el proceso continúa y las murgas ya ponen la expectativa en el año que viene. Porque, como dice Piui, “lo que es de verdad nunca muere y las murgas son de verdad“.

¡Seguínos y tomáte un café diario con nosotros!
error

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *